Status

La acústica inalterable de los relojes con sonería de Chopard

Madrid

Los relojes con sonería son la cumbre de la relojería, una combinación sutil de técnica, artesanía y pasión. Por eso, la colección L.U.C Chopard ha lanzado su nuevo trío de relojes con sonería para celebrar su 25 aniversario, como parte de una iniciativa de ajuste y de análisis promovida por Karl-Friedrich Scheufele, copresidente de Chopard.

La sensibilidad, color y emoción que se percibe en estas piezas son fruto de la intervención de Gautier y Renaud Capuçon, hermanos virtuosos del violonchelo y del violín, que han realizado los ajustes acústicos de los modelos L.U.C Strike One, L.U.C Full Strike Sapphire y L.U.C Full Strike Tourbillon.

El origen del sonido

El L.U.C Full Strike, presentado en 2016, fue el primer reloj de repetición de minutos de la Casa y nació fruto de seis años de trabajo y de más de 17.000 horas de desarrollo. Así, se convirtió en el broche de oro de las celebraciones por el veinte aniversario de Chopard Manufacture y su amor por el progreso de la Alta Relojería. Las innovaciones que hacen destacar su maquinaria son numerosas y cuatro de ellas han sido patentadas.

Destaca su calibre L.U.C 08.01-L de Chopard Manufacture, que supera el funcionamiento de las demás repeticiones de minutos existentes, donde el sonido se genera mediante un martillo que golpea los timbres de metal que forman parte del movimiento. En el caso del L.U.C Full Strike, el calibre cuenta con unos timbres de zafiro separados del movimiento y unidos al cristal que recubre la esfera; de este modo, ambas partes se trabajan en una sola pieza, sin discontinuidad ni soldaduras, en un bloque de zafiro macizo.

Exclusivamente el desarrollo de esta pieza única supone tres años de trabajo, pero consigue que el sonido generado por el martillo y el timbre se transmita hacia el exterior a través del cristal, en un medio homogéneo, garantía de una transmisión ideal. De esta forma, el sonido es cristalino, ya que surge de un cristal de corindón puro (zafiro).

La innovación y sonoridad de este reloj fue reconocida en 2017, otorgándole la Aguja de Oro en el Gran Premio de Relojería de Ginebra.

Un paso más allá

En 2018, inspirado por un concierto del violinista Renaud Capuçon en las Cumbres Musicales de Gstaad, Karl-Friedrich Scheufele concibió un reloj de repetición de minutos que debía ser percibido como un instrumento musical, de manera que aportara emoción. Así, con el objetivo de optimizar y perennizar la riqueza acústica del sistema de timbres y cristal de zafiro monobloque del Full Strike, Karl-Friedrich Scheufele emprendió una nueva iniciativa. 

Los hermanos Capuçon son especialistas en acústica y sonoridad, ya que ambos tocan instrumentos únicos que mezclan tecnicidad, habilidad manual y una buena parte de misterio. Por ello, formaron parte activa en la elaboración de una nueva serie limitada de relojes con sonería. 

Con este reto, colaboraron con los ingenieros de Chopard Manufacture y ajustaron con su sensibilidad artística el sonido que se produce mediante la tecnología de timbre y cristal de zafiro patentada por Chopard. Esta iniciativa recibió la aprobación científica del Laboratorio de Acústica Aplicada de la escuela de ingenieros de Ginebra, la HEPIA. Su responsable, el profesor Romain Boulandet, creó un programa de análisis que incluía la del sonido tal y como lo percibe el oyente. De esta manera, observó que el sonido era más puro, más largo y más armonioso que el de los mecanismos de repetición tradicionales de metal. 

Los relojes son objetos que pueden conservarse durante toda una vida y, entre todos los tipos, los de sonería son los que mejor se conservan gracias todo el cuidado que se dedica a su ensamblaje, a su ajuste y a su puesta en escena sonora. Los timbres de zafiro son inalterables: no se deforman, ni envejecen, ni se dilatan con el calor. Por eso, mantiene siempre la sonoridad.

Asimismo, las cajas del reloj Full Strike se fabrican con un material que también participa en la coloración del sonido. Se han fabricado varias ediciones en serie limitada, en oro rosa, blanco, platino y acero. 

De esta manera, todo el conjunto cumple con el objetivo evitar la necesidad de realizar ajustes en los relojes con sonería de Chopard, entrando en una auténtica permanencia. 

La colección L.U.C

Con estos criterios se ha gestado la colección L.U.C, formada por un trío de nuevas piezas con complicación que utilizan el sistema de timbre y cristal de zafiro monobloque, buscando mantener una calidad sonora homogénea a lo largo de su vida útil. 

El modelo L.U.C Strike One está llevado a cabo en una serie limitada de 25 ejemplares de oro rosa ético con una esfera de oro en guilloché, que aporta una nueva dimensión de elegancia a la sonería.

El L.U.C Full Strike Sapphire incorpora una caja completamente fabricada en zafiro transparente a los componentes de la sonería ya tallados en este material cristalino, una repetición de minutos que no tiene equivalente y editada en 5 ejemplares.

Y, por último, el L.U.C Full Strike Tourbillon logra la hazaña de integrar un tourbillon en el espacio de un calibre de repetición de minutos de Chopard Manufacture. Está editado en veinte ejemplares con una caja de oro ético rosa que alberga una esfera en guilloché de oro.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin