Status

Las mansiones a la medida de los "herederos" de la serie de moda, 'Succession', están en venta

  • La mayoría de casas, áticos y propiedades que aparecen en la serie de HBO-Max están a la venta
Woolworth Towers, Nueva York. Foto Sotheby's International Realty.

Los escenarios de la serie 'Succession' se han convertido en un catálogo de las propiedades más exclusivos de la alta sociedad neoyorquina. Y están a la venta.

Los seguidores de la exitosa serie de HBO-Max 'Succession', que acaba de estrenar su tercera temporada, están acostumbrados a la colección de vehículos de (muy) alta gama, entre coches, limusinas, helicópteros y yates. Pero en esta tercera entrega no pasan desapercibidas las propiedades.

El impresionante y superexclusivo apartamento en el que se instala Kendall Roy (el heredero natural del imperio, interpretado por Jeremy Strong), y que pertenece a su ex mujer, no es un decorado y está en venta, por 23,3 millones de dólares, en el catálogo de Sotheby's International Realty.

La casa en cuestión tiene nombre, Pavilion A, y es un dúplex de lujo situado en el edificio histórico de estilo neogótico conocido como Woolworth Towers, en Nueva York. Situada en la planta 29ª del número 2 de Park Place, en Tribeca, ocupa una de las 32 plantas superiores del edificio que acaban de ser completamente remodeladas por el prestigioso arquitecto francés Thierry W. Despont. Cuenta con 623 metros cuadrados, cinco habitaciones, cuatro baños y dos tocadores, techos de más de seis metros de altura y una terraza exterior con vistas panorámicas de la ciudad. Y, por supuesto, como en todo edificio residencial de lujo que se precie, cuenta con instalaciones y servicios exclusivos para los propietarios de los condominios, en este caso hasta una sala privada de cata de vinos.

En el mismo edificio, el fastuoso ático que ocupa las plantas de la 50ª a la 58ª, conocido como The Pinacle, también se encuentra en venta, por 79 millones de dólares.

35 Hudson Yards, Nueva York. Foto Corcoran.

También está identificado el ático en el que se instala el protagonista tras su paso provisional por la casa de su ex. Se trata de un ático en el piso 90º del número 35 de Hudson Yards, una de las nuevas zonas más exclusivas de la ciudad. Tiene la terraza más alta de la ciudad, cinco habitaciones y seis baños en sus más de 900 metros cuadrados. También está a la venta desde el pasado mes de abril por 54'5 millones de dólares a través de la firma inmobiliaria de lujo Corcoran.

El control de Waystar RoyCo desata la guerra entre los herederos de Logan Roy (Brian Cox). Foto HBO 

La serie cuenta la historia del dueño de un imperio de la comunicación, Logan Roy (Brian Cox), y su familia, en su batalla para hacerse con el control de la compañía, Waystar RoyCo. Cuentan que está inspirada en la vida –y en la familia– de Rupert Murdoch, y aunque su creador, Jesse Armstrong, insiste en que los personajes –tan ricos como despiadados– son pura ficción, los paralelismos familiares son más que evidentes. Sobre lo que no hay duda es de su éxito desde el estreno de su primera temporada en 2018: cosechó siete premios Emmy en la última edición, correspondientes a su segunda temporada, incluyendo el de mejor serie dramática.

La casa de los Hamptons, en Montauk. Foto Realtor.com

La casa de la playa

Pero los apartamentos de Manhattan no son los únicos que está levantando revuelo en los medios estadounidenses: la impresionante mansión de la playa del inversor multimillonario Josh Aaronson, interpretado por Adrien Brody, acaba de entrar en la lista de propiedades de Corcoran. Está en los Hamptons, en el vecindario de Montauk, a "tiro de helicóptero desde Nueva York", y tiene seis dormitorios y 11 baños, en una propiedad que se extiende por 11.000 pies cuadrados en un área de dos acres. Y aunque se puso a la venta en octubre de 2020 por 52 millones de dólares, en septiembre ha sido retirada del mercado, después de rebajar su precio a 49,5 millones de dólares y tras casi un año sin ofertas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.