Status

Las pirámides de Egipto comparte espacio con el arte contemporáneo

‘Greetings From Giza’, del artista callejero JR, que ha convertido en más de 4.000 NFT con jeroglíficos ocultos. Foto Art D’Égypte.

Los visitantes de las pirámides de Egipto tienen la oportunidad de experimentar los tesoros arquitectónicos de la meseta de Giza desde una nueva perspectiva, compartiendo espacio con una instalación de arte contemporáneo.

'(Plan of the Path of Light) . In the House of Hidden Places', de Shuster+Moseley. Foto S+M.

La cuarta exposición de Art D'Égypte comparte espacio con las Grandes Pirámides de Giza hasta el 17 de noviembre de 2021. Por primera vez en los 4.500 años de historia de las pirámides, comparten escenario con un conjunto de obras de arte contemporáneo internacional cuyo objetivo es reflejar la influencia global del antiguo Egipto basadas en la inclusión de las prácticas culturales contemporáneas.

'Eternity Now', Gisela Colón. Foto Art D'Égypte.

Los visitantes que tengan la suerte de pasearse estos días por las más famosas pirámides de Egipto van a poder contemplar –y capturar con sus cámaras– una imagen insólita de sus perfiles compartiendo escenario con el arte contemporáneo. La exhibición 'Forever is Now' representa una fusión del patrimonio antiguo y el arte contemporáneo en la más antigua –y la última que queda en pie– de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, que hoy sobrevive como uno de los referentes del patrimonio mundial de la Unesco.

'Barzakh (La casa comunal)', Moataz Nasr. Foto Art D'Égypte.

La exposición involucra a algunos de los principales expertos e instituciones culturales del mundo con siglos de experiencia y conocimiento sobre egiptología, y yuxtapone diez instalaciones de arte contemporáneo intercultural creadas para establecer un diálogo con las siluetas de las pirámides icónicas del país y el paisaje desértico que las rodea, y explorar el "continuo espacio-tiempo".

'Here', Sherin Guirguis. Foto Art D'Égypte.

Algo viejo, algo nuevo

Entre las piezas, cuatro esculturas de vidrio tallado y facetado sobre base de acero del dúo británico Shuster+Moseley, que reflejan las dunas y los cielos de Giza; 'La casa comunal' arquitectónica de Moataz Nasr, hecha de remos; y la escultura jenga, de siete metros de altura, del brasileño Joao Trevisan, realizada con 74 traviesas de ferrocarril reutilizadas para emular un obelisco contemporáneo, pero con espíritu atávico y primitivo. Completan la exhibición obras de talentos internacionales consagrados como Lorenzo Quinn, Alexander Ponomarev, Sherin Guirguis, Gisela Colón, Stephen Cox y Sultan Bin Fahad.

'Body that rises', Joao Trevisan. Foto Art D'Égypte.

No falta el tributo al arte ultracontemporáneo de la mano del artista callejero JR y su monumental instalación 'Saludos desde Giza', una suerte de trampantojo que completa un fragmento roto del pico de la pirámide y que el artista ha convertido en 4.591 NFT con cientos de jeroglíficos ocultos, un homenaje a las pirámides y sus secretos.

'Together', Lorenzo Quinn. Foto Art D'Égypte.

El Egipto contemporáneo en el mundo

Comisariada por Nadine Abdel Ghaffar, y organizada por un equipo íntegramente femenino, es la cuarta muestra anual realizada por Art D'Egypte, una firma multidisciplinar egipcia que brinda asesoría y servicios curatoriales sobre arte a instituciones, corporaciones y coleccionistas privados, que está ejerciendo una notable influencia en el panorama artístico y museológico del país. Entre sus objetivos, cerrar la brecha entre los artistas egipcios y el mundo, entre los jóvenes emergentes y los consagrados, desarrollar sólidas colaboraciones locales, regionales e internacionales, además de catalogar el patrimonio artístico moderno y contemporáneo de Egipto, con frecuencia opacado por el peso de la historia, y promover el perfil internacional del arte egipcio actual presentando una visión diferente de Egipto al mundo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.