Status

El otoño en Extremadura es una fiesta llena de magia

  • En el Otoño Mágico participan los ocho mil habitantes de los ocho pueblos que conforman el Valle del Ambroz
La sucesión de aromas, colores, sabores... de una zona inigualable; el Alcornoque de la Fresneda, un auténtico “dinasuario arbóreo”.

El Otoño Mágico en el Valle del Ambroz brinda, un año más, la posibilidad de vivir una experiencia única en la naturaleza y descubrir pequeños tesoros en forma de paisajes, colores, olores y sabores.

Es tiempo de castañas, de setas, de olor a lumbre y hojas mojadas. Y no hay un lugar mejor para sumergirse en la naturaleza en esta época del año como el Valle del Ambroz, al norte de Cáceres, y su Otoño Mágico, Fiesta de Interés Turístico desde 2017, la única de este tipo enfocada en la naturaleza y, como cada año, cargada de senderismo, música y gastronomía.

En esta fiesta participan ocho pueblos de la comarca extremeña.

Es una fiesta coral en la que se involucran los ocho mil habitantes de los pueblos que forman la comarca: Abadía, Aldeanueva del Camino, Baños de Montemayor, Casas del Monte, Gargantilla, Hervás, La Garganta y Segura del Toro. El escenario es un valle protegido por frondosos bosques de castaños y robles, muchos centenarios y con nombre propio, que se visten con sus mejores colores antes de soltar las hojas y prepararse para pasar el invierno, atravesado por el río Ambroz y la calzada romana conocida como Vía de la Plata, a los pies de la Sierra de Gredos.

No hace falta que luzca el sol para admirar la belleza del paisaje.

El agua siempre está presente, y salpica el paisaje en su recorrido en forma de charcas –donde bañarse en época de buen tiempo–, cascadas y gargantas que alimentan espectaculares piscinas naturales. Es su edición número 24 y la programación se ha volcado para recuperar el tiempo perdido, revivir la magia de los bosques y recobrar la energía que nos da la naturaleza.

El otoño es la época en la que los aficionados a la micología pueblan los campos.

Entre las actividades, que se prolongan hasta finales de noviembre, algunas clásicas como la Marcha Senderista Bosques del Ambroz o las rutas Paisaje y Paisanaje, además de decenas de rutas para hacer caminando, en bicicleta o a caballo. Pero este año también hay algunas novedades, como el juego Pasaporte de Otoño y muchas sorpresas en forma de contenidos especiales a lo largo de algunas de las rutas activas que es posible disfrutar con la ayuda de una aplicación en el móvil. El Pasaporte puede obtenerse a través de la página visitaambroz.es o en las oficinas de turismo y establecimientos turísticos del Vale del Ambroz.

En lo más profundo de los bosques se pueden encontrar maravillas como esta.

Fiesta de la Naturaleza

El Valle del Ambroz celebra la llegada del otoño con un amplio programa de actividades culturales y lúdicas (teatro, conciertos, espectáculos de humor, magia y circo, la Fiesta de la Trashumancia, jornadas micológicas, mercados de artesanía…). Pero para disfrutar de la Fiesta de la Naturaleza, así, con mayúsculas, dos visitas imprescindibles: el Alcornoque de la Fresneda, uno de los mayores ejemplares del mundo, declarado Árbol Singular, un "dinosaurio arbóreo" de más de 20 metros de altura, un tronco de casi siete metros de perímetro y más de 27 metros de perímetro de copa. Y los castaños del Temblar, situados en el paraje del Arroyo del Temblar, en Segura de Toro, cerca de la Garganta Grande. Es un conjunto de cinco árboles monumentales protegidos por la Junta de Extremadura bajo la figura de árboles singulares, de entre 500 y 800 años, que conforman un paraje de excepcional belleza. Hay una ruta de senderismo de poca dificultad de seis kilómetros de ida y vuelta desde Segura de Toro.

La fauna también pone su gota de color en el otoño extremeño.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.