Status

Un estudio de Delta demuestra que las pruebas previas a un vuelo reducen las tasas de infecciones activas por COVID-19 a bordo

Un estudio de Delta aboga por la eficacia de los test previos a un vuelo.

Una sola prueba molecular, dentro de las 72 horas posteriores a la salida, puede disminuir la tasa de infección activa a bordo de un avión comercial por debajo de las tasas de infección comunitaria activa.

El riesgo de exposición a la COVID-19 durante un viaje, después de que todos los pasajeros se hayan realizado una prueba previa al vuelo 72 horas antes –y el consiguiente negativo–, es inferior al 0,1 por ciento. Es la conclusión de un estudio realizado por el Departamento de Salud de Georgia y de la Mayo Clinic Proceedings en colaboración con la aerolínea Delta, que ha examinado los datos de clientes en los corredores de vuelo de Delta sometidos a la prueba de COVID-19 entre Nueva York-JFK, Atlanta y el aeropuerto Internacional de Roma-Fiumicino, en Italia.

El estudio ha demostrado que una sola prueba molecular de COVID-19 realizada en las 72 horas anteriores a la salida del vuelo podría reducir la tasa de personas activamente infectadas a bordo de un avión comercial a un nivel notablemente inferior a las tasas de infección activa de la comunidad. Un ejemplo: cuando la tasa media de infección en la comunidad era del 1,1 por ciento, las tasas de infección en los vuelos sometidos a la prueba de la COVID-19 eran del 0,05 por ciento.

"Vamos a convivir con las variantes de la COVID-19 durante algún tiempo. Estos datos reales, y no los modelos de simulación, son los que los gobiernos de todo el mundo pueden utilizar como base para exigir vacunaciones y pruebas en lugar de cuarentenas para reabrir las fronteras a los viajes internacionales", según el doctor Henry Ting, director de Salud de Delta. "El riesgo de los viajes aéreos varía en función de las tasas de casos y de vacunación en el origen y el destino, el uso de mascarillas y otros factores. No obstante, los datos recogidos en este estudio demuestran que el uso rutinario de una única prueba molecular en las 72 horas previas a un vuelo internacional para personas no vacunadas mitiga significativamente el riesgo de exposición y transmisión de COVID-19 en los viajes en avión".

La experiencia de Delta y el protocolo de pruebas demuestran que es posible alcanzar un riesgo menor de transmisión de la infección, según el director de Salud de la aerolínea, lo que confirma los modelos de simulación anteriores de transmisión viral en los aviones.

Test antiCOVID previo a un vuelo transatlántico de Delta Airlines.

Programa de pruebas transatlánticas

El estudio comenzó en diciembre de 2020 con el programa de pruebas transatlánticas de la COVID-19 que permitió la entrada sin cuarentena en Italia e hizo posible a los equipos revisar y modelar varias estrategias de pruebas para su viabilidad, establecer las tasas de falsos positivos y las de detección de casos. Ahora, los resultados de este estudio están disponibles, proporcionando datos únicos sobre el riesgo de exposición al SARS-CoV-2, las tasas de infección a bordo y mostrando la viabilidad de poner en marcha un protocolo de pruebas con un impacto significativo.

"Cuando se une la tasa de infección extremadamente baja a bordo de un vuelo a prueba de COVID-19 con los niveles de protección a bordo, incluyendo el uso obligatorio de mascarilla y la filtración de aire de grado hospitalario, el riesgo de transmisión es inferior a uno entre un millón, por ejemplo entre Estados Unidos y el Reino Unido", ha comentado el doctor Ting. "Estas cifras mejorarán aún más a medida que aumente la tasa de vacunación y disminuyan los nuevos casos en todo el mundo".

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

¿¿??
A Favor
En Contra

OBVIO, DE TODA OBVIEDAD....

Puntuación 0
#1
Usuario validado en elEconomista.es
amatperez
A Favor
En Contra

Los gobiernos de todo el Mundo sometidos a la ignorancia de la medicina, que hacen que se persiga a las víctimas, y no a los inventores de la pandemia.

Puntuación 3
#2
Usuario validado en elEconomista.es
amatperez
A Favor
En Contra

Yo con mis 80 años cumplidos y una comida sana me permito ver los toros desde la barrera, perdón digo la historieta del covid - 19.

Cuando él hombre incumple las leyes del hombre puede terminar en la cárcel, pero cuando incumple las leyes de la naturaleza puede terminar y de hecho suele terminar en la caja de pino a edad temprana, viendo antes un viacrucis en manos de los intereses de la medicina, dicho de otro modo médicos y hopitales que en la mayoria de ocasiones solo sirven para alargar la agonia del incauto de turno.

Puntuación 2
#3
Nh3 para españa
A Favor
En Contra

Los del estudio han tenido que quedarse calvos de tanto pensar.

Puntuación 0
#4