Status

Cookplay, la empresa que diseña vajillas de lujo y sostenibles para los mejores chefs

  • Entrevista con Ana Roquero, CEO y fundadora de Cookplay
  • La empresa ha vendido más de 2,5 millones de piezas de su gama desechable
  • Más de 500 reconocidos chefs alrededor del mundo usan sus colecciones
Madrid

Desde el estallido de la pandemia del coronavirus, la sostenibilidad y cuidado del medio ambiente se ha colocado más en el centro que nunca, y la mayoría de sectores realizan grandes esfuerzos para no quedarse fuera de juego. En el caso de la industria de la restauranción, tanto es así, que ya no solo importa el qué comemos, sino cómo lo comemos, pues el envase o cubiertos son tan importantes como el resto de factores. Ana Roquero, CEO y fundadora de Cookplay, supo ver esta necesidad y materializarla antes de tiempo. Concretamente, hace siete años, cuando fundó una empresa de vajillas de diseño y vajilas desechables en materiales compostables y 100% biodegradables que hoy es todo un éxito.

"Desde 2014 miramos hacia un futuro cercano de nuevos hábitos y comidas, de nuevas sensibilidades hacia la sostenibilidad y la responsabilidad con el medio ambiente, por eso nuestros productos de porcelana diseñados para durar y permanecer con nosotros se amplían hacia materiales biodegradables que permiten que las nuevas necesidades sigan teniendo en Cookplay un lugar de expresión y diseño", explica la fundadora. En los últimos dos años han vendido más de 2,5 millones de piezas de su gama desechable para delivery 100% biodegradable, CHIKIO, con un 70% de exportación en su gama completa a países como Kuwait, Canadá, México, USA y EEUU.

En la actualidad, más de 500 reconocidos chefs alrededor del mundo usan sus colecciones tanto de porcelana como de desechable. Entre ellos Gordon Ramsay, Anne Sophie Pic, Jose Andrés, Alain Ducasse, Yannick Alleno, Pierre Gagnaire, Hotel W Dubai, Hotel St Regis Mumbai, Hotel Four Seasons London.

¿Cómo surge la idea de crear este concepto tan novedoso?

Tras una trayectoria de más de 20 años como consultora de diseño para grandes marcas de consumo con estudios en Bilbao y Barcelona, en el año 2014 siento la necesidad de crear Cookplay, mi propia editora con nuevos productos de diseño más personal e innovador, dando respuesta a los nuevos hábitos de una sociedad en pleno cambio de modelo de vida.

Eran años donde la alta gastronomía había cobrado mucha relevancia dotando a los chefs de un gran poder de comunicación y mi intención fue posicionar el diseño de menaje al mismo nivel que poseía la gastronomía diseñando nuevos objetos para nuevos usos como el catering o los eventos en materiales desechables biodegradables.

Pero no fue el momento hasta el 2018 donde pudimos constatar un usuario más sensibilizado por la sostenibildad. Así que lanzamos nuestra primera colección Jomon, premio Red Dot Design 2014, en porcelana, un material que nos sigue acompañando por su nobleza y durabilidad. Actualmente conviven las dos líneas de producto, el desechable ecológico en caña de azúcar y mis innovadoras vajillas en porcelana.

¿En qué se inspiran a la hora de diseñar las vajillas?

Mi formación como diseñadora industrial siempre me ha llevado a pensar en las necesidades de los nuevos hábitos, a proponer nuevas funcionalidades para los nuevos usos. Por eso cada colección responde a una necesidad concreta en el mundo del menaje; comer de catering, dar forma a los platos esenciales, una vajilla para comer de forma sana y equilibrada, una colección que respeta los formatos de la comida global o como poner un punto de diversión en la mesa, sin olvidar nuestra gran apuesta por la sostenibilidad y por sustituir el uso del plástico desechable por materiales 100% biodegradables.

Cada colección responde a una necesidad concreta en el mundo del menaje; comer de catering, dar forma a los platos esenciales, una vajilla para comer de forma sana y equilibrada, una colección que respeta los formatos de la comida global o como poner un punto de diversión en la mesa.

En cuanto al punto de vista formal mi inspiración proviene de la naturaleza y de sus formas orgánicas donde el usuario interactúa con ellas estableciendo una relación a través del tacto. Me interesa la emoción que siente el consumidor final al tocarlas y disfrutarlas, no me fijo tanto en el chef ni en su cocina, sino en dotar a la mesa de piezas tan atractivas que ayuden a mejoren la percepción final del plato.

¿Tuvieron buena acogida por parte de los restaurantes de alta gama desde el primer momento?

Sï, ellos fueron los primeros en confiar en nuestras colecciones. Los chefs de la alta gastronomía son unos grandes creativos y supieron absorber rápidamente las formas innovadoras de mis vajillas, además de una forma internacional vendiendo ya en el primer año en Hong Kong, Miami, Dubai,... Pero con el paso del tiempo Cookplay es muy querida por los restaurantes de nivel medio que quieren optar por propuestas innovadoras.

¿Cuál son las tendencias actuales del mundo del menaje? ¿Ha influido la pandemia en éstas?

Efectivamente la pandemia ha logrado acelerar lo que ya estaba en transformación como los valores de sostenibilidad y de respeto por el medio ambiente. Durante el confinamiento hemos notado nuestra dependencia por la naturaleza y nos hemos cuestionado cómo queremos vivir en el futuro poniendo en marcha la llamada revolución "azul".

Ahora somos más conscientes del cambio hacia un modelo de vida más sostenible que implica tomar decisiones responsables y coherentes, desde el ámbito general al personal, con lo que consumimos, por eso es de gran importancia que otra gran tendencia que ha crecido especialmente durante la pandemia como ha sido el consumo del delivery y el take away llegue pronto a tener en los materiales biodegradables una propuesta firme de futuro.

¿Qué es lo que más demandan los usuarios?

Nuestra mesa actual se ha desestructurado, ya no tenemos tiempo para comer primer plato, segundo plato y postre. Las familias no comen a la vez, comemos solos delante del ordenador o del móvil, sentados en el parque o en el lobby de un hotel.

Comemos mientras trabajamos, mientras disfrutamos... y hoy más que nunca queremos vivir experiencias, por eso la comida se tiene que convertir en experiencia: bienvenido a la "mesa moderna" que nos demanda soportes para comidas más casuales, formatos más libres en menús más globales y de fusión donde el bol se convertirá en el protagonista de los menús mono dosis mejor adaptados a la comida delivery.

Comemos mientras trabajamos, mientras disfrutamos... y hoy más que nunca queremos vivir experiencias, por eso la comida se tiene que convertir en experiencia.

Pero en este mundo que demanda la inmediatez derivado de la masiva digitalización hay también una clara tendencia por el deseo de productos éticos y responsables, comidas más saludables y sostenibles fruto de los valores hacia lo más local, más natural y más casero.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.