Status

Manero, finalista en los Horeca New Business Models Awards 2021, abre sus puertas en Madrid

  • El nuevo local de moda en la capital madrileña, Manero
  • La decoración e interiorismo a cargo de Lázaro Rosa-Violán
  • Manero cuenta con su propia marca foodie, seleccionada personalmente por Carlos Bosch
Madrid

Al fin llegó Manero a Madrid. Sorteando todo tipo de vicisitudes propias de las circunstancias actuales, abre en tiempos en lo que apostar por la hostelería de calidad es un deporte de riesgo y un esfuerzo titánico.

Prueba de este espíritu perseverante es su reconocimiento, al momento de abrir, como finalista en la categoría "Design & Experience" de la edición 2021 de los Horeca New Business Models Awards otorgados en el marco de HIP (Horeca Professional Expo). Esta mención lo destaca como lo que es, el "bar neoclásico para quien busca disfrutar de la gastronomía de las tapas en un ambiente sofisticado, único y singular."

Manero es la taberna renovada en la que todo funciona. Buena comida, ambiente agradable, decoración top, y servicio sobresaliente. Un refugio neocastizo en el que quedar bien con todos a todas horas; un precioso espacio confortable y relajado.

Precedido del éxito del restaurante El Portal (Alicante), de Manero Alicante y de El Singular, Carlos Bosch, su artífice, define el proyecto de Madrid como "un bar boutique, el lugar definitivo donde se disfruta de una gastronomía basada en las tapas tradicionales españolas con un giro gourmet. Todo se marida con una gran selección de vinos por copas y cocteles. Un espacio sofisticado y atractivo basado en la decoración de los mejores bares de la Europa de principios del S.XX."

La localización juega también un importante papel. Se encuentra junto al Retiro, en el barrio de Salamanca y a un paso de la Puerta de Alcalá (Claudio Coello, 3). Un espacio "de siempre" con el sabor de las tabernas castizas pero con el twist del glamour clásico. Una vermutería que se mezcla con un espacio clandestino. Una suerte de "boite" que también es bar de copas, tasca a la antigua y lugar de encuentro. Un local definitivamente versátil y en el que siempre pasan cosas.

Para empezar, en la entrada, una gran barra en la que se exhiben un arsenal de botellas de vermuts, vinos, cervezas… Mientras continúan las restricciones sanitarias, la rodean algunas mesas altas, con todas las medidas vigentes, sobre las que los comensales pueden saborear un aperitivo especial, una comida rápida o una cena improvisada. La barra sirve de nexo conductor con el siguiente espacio, en el que ver cómo los chefs ultiman platos fríos, un ayudante corta embutidos o quesos, se exponen apetecibles frutas y verduras o se hacen ensaladas al momento. Esta zona recuerda sin duda a Manero Alicante, donde la barra opera como un auténtico espacio de showcooking.

Como sucede en ese (su hermano mayor), al fondo se "esconde" un clandestino. En esta ocasión hace las veces de comedor donde comer bien sentado con mayor tranquilidad que en las zonas que lo preceden aunque, cuando cae el día, se transforma en bar de combinados y cócteles con actuaciones musicales, shows en vivo y sesiones de DJ que prometen noches difíciles de olvidar.

Todos a la mesa

Platos que siempre apetecen y que están perfectamente ejecutados. Croquetas, una ensaladilla de verdad, mariscos de calidad o raciones caseras (albóndigas, tortilla, callos, canelones, cordero, carrillera, bacalao… "a la manera de las abuelas"). Aquí se encuentra todo ello en un mismo espacio sin olvidarse de conservas, embutidos, jamones, canapés, su famoso "bocata de calamares" y quesos seleccionados. No faltan los crudos (ostras, tiraditos, tartares, tatakis…) ni las ensaladas o los platos vegetarianos. ¿Postres? Todo delicioso: la torrija, el milhojas, el flan de queso, el helado de turrón de Jijona, y mucho más.

Con mucho gusto

La decoración e interiorismo, a cargo de Lázaro Rosa-Violán en comunión con el departamento de Valor Corporativo del Grupo GastroPortal (www.grupogastroportal.com), dirigido por Carlos Bosch y Raquel Giménez, evoluciona la idea de los bares clásicos y elegantes con una mezcla de aspectos modernistas en la arquitectura, Arts and Crafts en las paredes y Art Nouveau en parte de las barras y mobiliario. Una fusión elegante y chic que hace de Bar Manero Claudio Coello un lu-gar atractivo para el público local y visitante, un espacio que no dejará a nadie indiferente.

"Bar Manero es uno de los conceptos de restauración de los que más orgulloso me siento", explica Lázaro Rosa Violán: "Es un bar muy bien pensado y redondo, donde los clientes se sienten altamente atraídos por su singular propuesta. El estilo decorativo junto con la fuerza de su oferta lo hace un modelo sin igual. La exigencia del estilo y la gestión de Carlos Bosch, hacen de Manero el bar de tapas más atractivo que conozco, sin duda", asevera.

Shopping Manero

Manero cuenta con su propia marca foodie. Carlos Bosch selecciona personalmente productores top con los que trabaja codo a codo para lograr que cada incorporación sea perfecta. Por ejemplo, los vinos Manero, de casi todas las zonas de España, están elaborados junto a grandes enólogos y bodegueros. ¿Algunos nombres propios? Marqués de Riscal, Arzuaga, Casa Castillo (Vino de Finca), Jorge Ordoñez o los espumosos españoles de Pepe Raventós. Incluso cuenta con el champagne Manero elaborado en Avizy por la pequeña bodega Sanger, donde se forman todos los enólogos de champagne. Todos ellos se pueden disfrutar por copas o comprar botellas para llevar a casa.

En el terreno de lo "comestible" realizan sus conservas en Galicia de la mano del experto José Peña. Su jamón ibérico es de bellota, selección de los mejores cerdos ibéricos de Alburquerque y realizado en colaboración con Maldonado. También cuentan con productos mediterráneos y levantinos como el aceite Manero o los turrones Manero (elaborados en la única fábrica artesana que queda en Jijona y de la forma más tradicional).

www.barmanero.es

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.