Status

Siete casas solariegas con jardines de ensueño en Gran Bretaña

  • El jardín oculto de Burghley House, diseñado por Capability Brown
  • Palacio de Blenheim, lugar de nacimiento de Winston Churchill
  • Cliveden es actualmente un hotel de cinco estrellas
Madrid

Gran Bretaña brinda una colección de casas señoriales donde la jardinería y la horticultura juegan un papel clave. Tanto si quieres rodearte del aroma de cientos de flores y plantas, ver un ejemplo del arte de la topiaria inspirado en un vestido de la reina Isabel I, o admirar el trabajo del famoso paisajista inglés Capability Brown, seguro que encuentras el jardín de tus sueños. Aquí presentamos a los amantes de las plantas algunos de nuestros jardines estrellas, que prometen darles todas las ideas que necesitan para ir planeando un futuro viaje a Gran Bretaña.

Cliveden, Buckinghamshire

Mandada construir por el II Duque de Buckingham para la Condesa de Shrewsbury, Cliveden es una fascinante mansión de estilo italiano situada en el condado de Buckinghamshire, a unos 50 kilómetros del centro de Londres. Antigua residencia del príncipe Federico de Gales, actualmente la propiedad acoge un hotel de cinco estrellas. Entre sus elementos más destacados encontramos un amplio jardín lleno de esculturas y muestras de topiaria, y un espectacular Parterre de casi 2,5 hectáreas dividido en 16 espacios triangulares que lucen las mejores flores de cada estación. También hay un tranquilo jardín acuático de inspiración asiática donde encontrarás flores japonesas, una pagoda china reformada y un estanque con nenúfares donde varias carpas koi nadan a sus anchas. Repleto de fantásticas esculturas del siglo XIX, el entorno de Cliveden ha estado en manos del Duque y la Duquesa de Sutherland, innovadores coleccionistas de arte, y posteriormente de William Waldorf Astor y Nancy Astor, la primera mujer en ocupar un escaño en la Cámara de los Comunes del Parlamento británico. Algo más que no te deberías perder es la romántica Fuente del Amor, una majestuosa fuente con forma de concha y decorada con querubines y figuras femeninas de mármol.

Castillo de Sudeley, los Cotswolds

El castillo de Sudeley fue frecuentado por el rey Enrique VIII, Ana Bolena y Ricardo III, y ha sido el tesoro más preciado de los montes Cotswolds desde 1442. Esta imponente residencia presume de una finca de 485 hectáreas y diez jardines simple y llanamente espectaculares. Desde el encantador jardín secreto hasta las solemnes reliquias del siglo XV que esconde el Jardín de las Ruinas, cada uno de estos espacios plasma a su manera la historia del castillo. El elemento central es el Jardín de la Reina, un rediseño victoriano del parterre original que alberga 80 tipos de rosas y tejos históricos. El jardín de nudos también rinde homenaje a la historia de esta propiedad. El patio resguardado y el intricado diseño de espacios enmarcados por setos tienen como fuente de inspiración el vestido que la reina Isabel I lleva en el cuadro La familia de Enrique VIII. Alegoría de la sucesión de los Tudor. Al parecer, en 1592 en esta propiedad hubo tres días de festejos para celebrar la visita de la reina Isabel I y el aniversario de la derrota de la Armada española.

Palacio de Blenheim, Oxfordshire

Lugar de nacimiento de Winston Churchill y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, el palacio de Blenheim es una de las casas más grandiosas de toda Gran Bretaña. En armonía con el esplendor barroco del palacio, las 60 hectáreas de jardines a su alrededor incluyen una increíble explanada con fuentes, un jardín secreto y un jardín con rosales que impregnan el aire con su aroma. Otro de los platos fuertes es el laberinto Marlborough, de algo más de tres kilómetros, formado por miles de tejos que te guían por el pasado de Blenheim.

También está el jardín en memoria de Churchill, que ofrece una mirada diferente de la vida de esta histórica personalidad política. Siguiendo el sendero del jardín, podrás conocer curiosidades y acontecimientos clave en la vida de Churchill, como el lugar donde se declaró a su mujer y cuáles eran sus flores favoritas, que crecen a lo largo del sendero.

Tredegar House, Newport

Considerada una de las propiedades más impresionantes de Gales, Tredegar House es una mansión del siglo XVII con fachada de ladrillo rojo que fue residencia de la familia Morgan más de cinco siglos. Imagínate una visita en un futuro temprano: pasear por más de 35 hectáreas de jardines amurallados, entre ellos, un pomar que también presenta invernaderos y la "casa del párroco", y un jardín con parterres y cedros, algunos de ellos centenarios, que brinda el marco perfecto para hacer un pícnic.

Por último, el más pequeño de los jardines, la Orangerie, nos remonta al pasado para ofrecernos una idea de cómo era este lugar hace dos siglos. El público puede pasear entre los mismos árboles frutales y plantas herbáceas que se plantaban aquí en el siglo XVIII. Además, este jardín también presenta senderos creados con diferentes materiales, desde conchas de mar y polvo de carbón hasta arenas blancas y mortero de cal.

Burghley House, Lincolnshire

En 1555, William Cecil encargó la construcción de Burghley House, una de las mansiones de la época isabelina más impresionantes que aún se conservan en Gran Bretaña. Actualmente, esta propiedad incluye un jardín de las sorpresas, con fuentes cantarinas y un jardín acuático. Pero son muchas las curiosidades que te aguardan aquí, entre otras, la semioculta casita de musgo, la cueva de Neptuno cubierta de conchas y un fantástico laberinto con espejos, el lugar perfecto para vivir una aventura en familia.

Además, tienes la oportunidad de explorar unos jardines que permanecieron ocultos a la vista durante años. Diseñado por Capability Brown, el paisajista más famoso de Gran Bretaña, el Jardín de las Esculturas fue recuperado en 1994 y actualmente acoge muestras escultóricas anuales, mostrando algunas de las mejores piezas de la colección de Burghley. También encontrarás una espectacular escarpa caliza, un arroyo serpenteante y una fascinante nevera con forma de cúpula.

Chatsworth House, Derbyshire

Hogar del Duque y la Duquesa de Devonshire, Chatsworth House está anclada en los límites del Distrito de los Picos en el lado de Derbyshire. Es una de las casas señoriales más lujosas de Gran Bretaña y presume de más de 40 hectáreas de jardines.

Diseñados por Capability Brown en el siglo XVIII, los jardines de Chatsworth también presentan una cascada de 24 escalones por donde cae el agua, originalmente creada en 1696 por el ingeniero francés Monsieur Grillet. Otro de los elementos protagonistas de este espacio es la majestuosa Fuente del Emperador, que se basa en la fuerza de la gravedad para lanzar un chorro de agua a una altura de 60 metros. Tampoco te puedes perder Azalea Dell, un espacio lleno de azaleas que crecen junto a un arroyo; el laberinto, con su reloj solar humano; o el Great Conservatory, donde se cultivaban, y se siguen cultivando, bananas Cavendish enanas. Si lo que te gusta es el arte, prepárate a admirar una hermosa colección de esculturas de artistas, tanto pasados como actuales, mundialmente famosos.

Mount Stuart House, Escocia

Una combinación de arquitectura georgiana y victoriana neogótica, la Mount Stuart House, en la isla escocesa de Bute, es una caja de sorpresas. El deslumbrante techo del salón de mármol (Marble Hall) y el fantástico diseño interior son los grandes protagonistas de esta propiedad y sus jardines de puro lujo.

La mansión está rodeada de más de 120 hectáreas de espacios verdes que incluyen un huerto lleno de vida; plantas exóticas en el Wee Garden; y un llamativo jardín de estilo asiático, el Rock Garden, que luce una majestuosa magnolia de seis metros y una serie de estanques que crean una imagen de postal. Para dar un paseo revitalizador por un bosque tranquilo, puedes explorar uno de los Pinetums más variados de Gran Bretaña. Sinónimo de serenidad, este espacio creado en la época victoriana es hogar de 800 imponentes coníferas que se extienden en hilera hasta el litoral.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.