Status

Nueve razones por las que deberías incluir quesos suizos en tu dieta mediterránea

  • El 27 de marzo se celebra el Día Mundial del Queso
  • Los beneficios de las variedades Emmentaler AOP, Appenzeller o Tête de Moine
Madrid

El 27 de marzo se celebra el Día Mundial del Queso, un alimento que uega un papel fundamental dentro de la dieta mediterránea si es consumido en las proporciones y frecuencias correctas. Las guías de alimentación saludable de referencia recomiendan la toma diaria de leche y derivados lácteos entre dos y tres veces al día. De éstos, los quesos en una cantidad sugerida de entre 40-60 g en el caso de los quesos curados y más grasos y de entre 80-125g para los quesos frescos. Un informe elaborado por la Fundación Alicia para Quesos deSuiza facilita información argumental y técnica sobre la calidad y versatilidad de estos quesos.

Dicho informe indica que las variedades Emmentaler AOP, Appenzeller o Tête de Moine AOP pueden aportar beneficios importantes dentro de la dieta mediterránea: 

1. Destacan por su alto contenido en proteínas de elevado valor biológico y digestibilidad. Debido a la hidrólisis de la caseína (en el proceso de elaboración), además de contribuir a la adquisición de características organolépticas particulares, hace que aumente la digestibilidad de la proteína sin alterarse su valor nutritivo.

2. La presencia de componentes bioactivos en la leche de vaca (péptidos), genera gran interés nutricional al evidenciar propiedades inmunomoduladores, antimicrobianas, antihipertensivas y antitrombóticas.

3. Son fuente de calcio, una ración de queso suizo proporciona un cuarto de las necesidades diarias de calcio en población adulta. 

4. Los Quesos de Suiza aportan una pequeña pero constante cantidad de fósforo, magnesio, potasio y zinc. Algunos autores opinan que la eliminación de los quesos en general dentro de la dieta puede estar relacionada, a menudo, con una ingesta insuficiente no solo de calcio, sino también de otros nutrientes.

5. Brindan, además, una aportación interesante de vitaminas (cantidades significativas de vitamina A, betacaroteno, B2, B12) y especialmente de vitamina D. Desde que se ha generalizado como uno de los parámetros que se miden, muchas personas han descubierto que tienen déficit de vitamina D, imprescindible para la salud ósea y muscular. En este sentido, los quesos suizos son una excelente opción para favorecer la ingesta de vitamina D.

6. Al estar elaborados a partir de leche cruda, es decir, que no son sometidos a ningún tratamiento de pasteurización previo, se mantienen muchas de sus características nutricionales intactas. Esto evita pérdidas significativas de ciertas vitaminas como las B2, B12 y E.

7. Los lípidos o grasas se encuentran en alimentos tanto de origen vegetal como animal y proporcionan al cuerpo energía y ácidos grasos esenciales. La SENC (Sociedad Española De utrición Comunitaria) establece que las grasas deberían representar como máximo 594kcal de las 2000kcal para un adulto promedio. De la aportación de las grasas, la mitad de esta cantidad proviene de las denominadas grasas "ocultas" (como las de los productos lácteos, huevos, carnes, frutos oleaginosos, etc.). Una ración de queso suizo (30g) aporta aproximadamente un 2% de la ingesta calórica total para el día.

8. Aunque en los quesos en general, la proporción de ácidos grasos poliinsaturados es bastante pequeña, los quesos suizos de vacas alpinas puramente alimentadas con pasto tienen una proporción relativamente alta de ácidos grasos poliinsaturados, omega-3. Los ácidos grasos omega-3, considerados esenciales, cumplen funciones importantes, principalmente ardio protectoras.

9. Son quesos "inclusivos", es decir, aptos para la mayoría de la población, debido a que aturalmente son libres de lactosa gracias a su proceso de elaboración.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.