Status

Exquisito erotismo: un recorrido por las 'Pasiones Mitológicas' en el Museo Nacional del Prado

  • La exposición rinde homenaje a las grandes pinturas mitológicas de la segunda mitad del siglo XVI y del XVII
  • Una muestra de solo 29 cuadros, todos ellos obras maestras
  • La obra podrá visitarse hasta el próximo 4 de julio en el Museo del Prado
Museo del Prado. Dreamstime.
Madrid

Hay que felicitar a los curadores de esta extraordinaria exposición, el Director del Museo Miguel Falomir y Alejandro Vergara, conservador jefe de pintura flamenca del mismo Museo, por la labor realizada. Los que hemos tenido el privilegio de poder acudir en persona a rendir homenaje a las grandes pinturas mitológicas de la segunda mitad del siglo XVI y del XVII les estamos agradecidos.

Es encomiable haberlo conseguido en medio de la pandemia y también en esta época tan sensible al tratamiento de la mujer. La mitología parece más bien una disculpa para el erotismo y en ese erotismo mitológico hay violencia y rapto contra las mujeres en escenas que, si fueran pintadas hoy día, tendrían dificultades para ser expuestas, pero aquí el erotismo es exquisito y se le permiten y agradecen ciertas licencias.

Lo han conseguido con una muestra de solo 29 cuadros, todos ellos obras maestras. Nos regalan el exclusivo placer de admirar las seis " poesias " de Tiziano que el veneciano pintó para Felipe II y que, con la excepción de los tres días que estuvieron juntas en la National Gallery de Londres el pasado año, en una exposición que se inauguró y se cerró inmediatamente, llevaban mas de cuatrocientos años sin verse. Solo dos han quedado en España y ahora se alojan en el Prado, una se encuentra en la Wallace Collection y otra en Aspley House, la colección del Duque Wellington, ambas en Londres; la pareja adquirida conjuntamente por la National Gallery de la capital londinesa y la National Scotish Gallery de Edimburgo y la última, que se exhibe en Boston en el Museo Isabella Stewart Gardner, coorganizador junto con la Galeria de Londres y el Prado.

Poder ver a las seis "poesías" juntas hubiera sido un motivo más que justificado para visitar la exposición, pero es que además, están escoltadas por otras obras maestras de la pintura mitológica de la época. En la sala en la que se encuentran las "poesias" hay un séptimo Tiziano, dos Veroneses, un Rubens y las Hilanderas de Velásquez. No se puede pedir mas en tan poco espacio.

En el resto de las salas hay cuadros de Allori, Ribera, Poussin y Van Dyck, la mayor parte del propio Museo en una demostración de lo que se puede hacer cuando se dispone de semejante fondo de armario, especialmente en esta época especial en que tan difícil es trasladar las pinturas. La exposición se cierra magistralmente con Las Tres Gracias de Rubens pintada casi ochenta años después de las" poesías", un momento en el aún se seguía recurriendo a la mitología para las pinturas eróticas.

Tiziano no tuvo que pintar para la Iglesia como la mayor parte de sus antecesores y coetáneos de la escuela de Venecia gracias a contar con patronos tan importantes como Carlos V y su hijo Felipe II. Estos cuadros no fueron pintados para que ocuparan lugares públicos sino que iban destinados a las habitaciones privadas de los afortunados propietarios para su gozo solitario.

La alusiones mitológicas, comunes en aquella época: Adonis, Venus, Cupido, Diana y Acteon, Perseo y Andrómeda , el Rapto de Europa, nos quedan lejos, como la Metamorfodis de Ovidio o la Eneida de Virgilio pero la belleza, mitológica o no, es eterna y hoy día basta con tener la suerte de poder comprar un billete de entrada y entrar efectivamente en el Prado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin