Status

10 obras clásicas de amor que todo amante de la lectura debería tener en sus estanterías

  • Las categorías más leídas del 2020 fueron ficción, no ficción, novela romántica, misterio y thriller y niños
Madrid

Si podemos sacar algo positivo de de pasar tanto tiempo en nuestros hogares, es que el tiempo de lectura se ha disparado entre los españoles. En este sentido, el informe 'Rakuten Kobo 2020', de Kobo by Fnac, revelaba a finales del 2020 que las categorías más leídas siguieron la tendencia de años anteriores (ficción, no ficción, novela romántica, misterio y thriller y niños), aunque los géneros que más crecieron durante ese año mostraban la forma en que los españoles invirtieron su mayor disponibilidad de tiempo: en la mejora personal (+98%) y las aficiones o 'hobbies' (+81%).

Para los amantes de la lectura y, más concretamente, de las novelas románticas, a continuación proponemos 10 grandes obras de amor que todo apasionado de la literatura debería tener entre sus estanterías:

Orgullo y prejuicio, de Jane Austen

"Orgullo y prejuicio, publicada en 1813 tras el éxito de Juicio y sentimiento, reúne de forma ejemplar sus temas recurrentes y su visión inimitable en la historia de las cinco hijas de la señora Bennett, que no tiene otro objetivo en su vida que conseguir una buena boda para todas ellas. En sus páginas, el opresivo ambiente de la familia, la presión del matrimonio, la diferencia de clases, el fantasma de la pobreza y la delicada sensibilidad de una heroína decidida, pero no libre de errores de juicio y dudas de comportamiento, se conjugan para crear una obra maestra leída a lo largo de más de dos siglos".

Bodas de sangre, de Federico García Lorca

Bodas de sangre de Federico García Lorca es una des las obras maestras de la poesía y dramaturgia en español. Es una tragedia escrita en verso y en prosa y publicada en 1931. "El tema de esta obra surgió a raíz de una noticia aparecida en prensa: dos amantes se fugan en la víspera de la boda de la mujer con otro hombre. Y a partir de ahí, García Lorca convierte la realidad en poesía combinando en su obra hay ansias de libertad, andalucismo, simbolismo y muerte, pero por encima de todo, poesía dramática. Bodas de sangre es una obra teatral donde las desgarradas pasiones de sus protagonistas se desatan ante la atenta mirada de la luna, personificación hermosa y terrible de la muerte".

Cumbres borrascosas, de Emily Brontë

Cumbres Borrascosas es la única novela de Emily Brontë. Fue publicada por primera vez en 1847 bajo el seudónimo de Ellis Bell. "Esta obra, considerada como un clásico de la literatura inglesa, transita por la épica historia de Catherine y Heathcliff, situada en los sombríos y desolados páramos de Yorkshire, y constituye una asombrosa visión metafísica del destino, la obsesión, la pasión y la venganza".

Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell

La obra de Margaret Mitchell es uno de los libros más vendidos de la historia, un clásico de la literatura de los Estados Unidos que, junto su adaptación en cine, es uno de los mayores iconos de la cultura universal. "La obra se sitúa en 1861, en los prolegómenos de la guerra de Secesión. Scarlett O'Hara vive en Tara, una gran plantación del estado sureño de Georgia, y está enamorada de Ashley Wilkes, que en breve contraerá matrimonio con Melanie Hamilton. A Butler le gusta Scarlett, pero esta sigue enamorada de Ashley, que acaba de hacer público su compromiso con Melanie. Despechada, Scarlett acepta la propuesta de matrimonio de Charles, el hermano de Melanie, al que desprecia. Años más tardes, y como consecuencia del final de la guerra, ya viuda, Scarlett debe afrontar situaciones nuevas como el hambre, el dolor y la pérdida e instalarse en Atlanta, donde Melanie espera noticias y de Ashley y Butler aparece de nuevo".

El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez

"García Márquez traza la historia de un amor que no ha sido correspondido por medio siglo. Aunque nunca parece estar propiamente contenido, el amor fluye a través de la novela de mil maneras: alegre, melancólico, enriquecedor, siempre sorprendente. La historia de amor entre Fermina Daza y Florentino Ariza, en el escenario de un pueblecito portuario del Caribe y a lo largo de más de sesenta años, podría parecer un melodrama de amantes contrariados que al final vencen por la gracia del tiempo y la fuerza de sus propios sentimientos, ya que García Márquez se complace en utilizar los más clásicos recursos de los folletines tradiciones. Pero este tiempo -por una vez sucesivo, y no circular-, este escenario y estos personajes son como una mezcla tropical de plantas y arcilla que la mano del maestro moldea y con las que fantasea a su placer, para al final ir a desembocar en los territorios del mito y la leyenda.".

El doctor Zhivago, de Borís Pasternak

Tal y como reza la contraportada de la obra, Yuri Andréyevich jamás podría olvidar la primera vez que vio a Larisa Fiódorovna en la habitación de aquel hotel decadente. Allí, sumido en la penumbra, el joven Zhivago se sintió devastado por la fuerza ignota que oprimió su corazón. La visión de aquella joven atormentada marcaría su destino, presagio de un futuro preñado de extraños y sugerentes encuentros entre ambos que desembocarían en una relación tempestuosa, protagonistas de un amor imposible, trágico y apasionado en el marco de una Rusia desgarrada violentamente por la revolución de 1917 y el advenimiento de un nuevo orden.

Madame Bovary, de Gustabe Flaubert

"La novela más conocida de Gustave Flaubert y una de las grandes obras de la literatura universal nos acerca a la historia de Emma Rouault, una joven de origen campesino y huérfana de madre que contrae matrimonio con el médico Charles Bovary. El afán por ser la protagonista de una vida romántica presidida por el amor, ambición que su marido no puede satisfacer, será la perdición de la ingenua muchacha, que buscará por todos los medios, con aventuras y con amantes, escapar al tedio, la monotonía y la exasperación que se han apoderado de su vida".

Ana Karenina, de Leon Tolstoi

"La sola mención del nombre de Anna Karénina sugiere inmediatamente dos grandes temas de la novela decimonónica: pasión y adulterio. Anna Karenina, que Tolstói empezó a escribir en 1873 y que no vería publicada en forma de libro hasta 1878, es una exhaustiva disquisición sobre la institución familiar y, como dice Víctor Gallego (autor de esta nueva traducción), 'una fábula sobre la búsqueda de la felicidad".

Como agua para el chocolate, de Laura Esquivel

"Con gran sabisuría y sensualidad chispeante, su autora consigue, en los fogones de una vieja cocina, traducir la pasión y el amor reprimidos por la dura moral de una familia mexicana. Reflexión generacional, elogio del secreto y del amor".

El paciente inglés, de Michael Ondaatje

"En los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, cuatro personajes se reúnen en una villa en ruinas en la Toscana: un enigmático hombre sin memoria, que agoniza con el cuerpo completamente quemado, una joven enfermera que cree traer la desgracia a cuantos ama, un cínico superviviente mutilado y un sij dedicado a la desactivación de explosivos… Cuatro extranjeros de sí mismos, atrapados en la retaguardia de sus recuerdos, que van recomponiendo el destrozado mosaico de sus identidades a través de las intermitentes y atormentadas revelaciones de una historia de amor y celos".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin