Status

Todo lo que debes saber sobre Hyde Park, el mejor parque del mundo para correr

  • Hyde Park tiene una historia de cuatrocientos años
  • Reúne todos los requisitos para clasificarse como uno de los grandes parques urbanos del mundo
  • Los profesionales amplían el perímetro para incluir Green Park y Saint James
Dreamstime.
Madrid

En su artículo dominical en El Pais, del 15 de noviembre, Mario Vargas Llosa festeja el treinta aniversario de su colaboración con el periódico. Cuando empezó a escribir en ese medio vivía en Londres y aprovechaba sus carreras o paseos por Hyde Park para pensar en su siguiente columna. Son muchos los que usan sus paseos por el parque para ordenar sus pensamientos pero pocos tienen el éxito del Nobel hispano peruano.

Y es que Hyde Park,que tiene una historia de cuatrocientos años, reúne todos los requisitos para clasificarse como uno de los grandes parques urbanos del mundo. En primer lugar su exquisita ubicación, rodeado de los mejores barrios de la ciudad como Knightsbridge, Mayfair o Bayswater, su tamaño: grande: 140 hectáreas, similar a El Retiro de Madrid , pero manejable y unido durante el día a los jardines de Kensington, otras 110 hectáreas. Los profesionales amplían aún mas el perímetro de su carrera para incluir también los vecinos Green Park y Saint James, comunicados todos ellos hasta conseguir un circuito de catorce kilómetros, admirando algunos de los lugares más destacados de la ciudad como White Hall y hasta el Palacio de Buckingham.

En el parque y alrededor ocurre todo lo que puede ocurrir en Londres, manifestaciones, conciertos al aire libre y kilos de cultura. La gran entrada en el Hyde Park Corner está vigilada por la Aspley House, la mansión de Wellington, poco conocida pero que alberga una magnífica colección de pintura española fruto de los "regalos " de nuestro Fernando VII al Duque.

El esquinazo de más éxito con los turistas sigue siendo el llamado Speakers corner, cerca de Marble Arch , especialmente los domingos cuando se juntan decenas de excéntricos que, subidos a los taburetes que ellos mismos han llevado, peroran sobre los divino y lo humano como recuerdo de una, hoy innecesaria, libertad absoluta de expresión, circunscrita a esa esquina.

Los fines de semana los grupos, si el tiempo lo permite, se juntan por nacionalidades para merendar sus viandas típicas y charlar en múltiples lenguas.

Pero los verdaderos connoisseurs, sobre todo si viven en barrios del Noroeste como Marylebone -yo tuve la fortuna de hacerlo durante seis años- prefieren el Regent's Park, diseñado y desarrollado, como su nombre indica, en tiempos de la Regencia del futuro Jorge IV, a comienzos del XIX, como parte del diseño modernizador de John Nash que incluía la construcción de Regent Street para unir el Palacio del Principe con el nuevo Parque.

El adjetivo más adecuado para el parque es "precioso", extremadamente cuidado, lleno de jardines, entre los que destacan los de la Reina Mary, en el circulo interior.

El circulo exterior tiene una circunferencia de algo más de cuatro kilómetros por terreno asfaltado, suficiente para los que luego tienen que ir a la Oficina, y el interior dos , para el paseo de los mayores. Todo ello solo para peatones.

Los más aventureros pueden extender el circuito unos cuantos kilómetros mas, saliendo del parque junto al zoológico para alcanzar la cima de Primrose Hill, disfrutar de una de las mejores vistas de Londres, y regresar hasta el canal a para admirar alguna de las grandes mansiones en la orilla sur, como la residencia del Embajador Americano. Orillando el canal se llega a Camden Town siguiendo a las barcazas que siguen transportando productos.

Al regreso y saliendo por la zona de Baker Street llaman la atención las hileras de casas adosadas diseñadas también por Nash para inquilinos de clase media y hoy objeto de deseo de los mas afortunados.

En el Parque está la Gran Mezquita de Londres, con la consiguiente afluencia los viernes y fiestas de guardar de numerosos fieles mahometanos. Los domingos las muchedumbres se dirigen al cercano Crickets Lord, la catedral de ese pasivo y largo deporte inventado por los ingleses cuando los domingos todo estaba cerrado.

Los aventureros que quieran saber más sobre el asunto pueden acercarse al Regent's Park Cricket Club en el Circulo Interior para aprender y ver sobre el campo el juego de los aficionados. Los verdaderos corredores apenas echaran un vistazo, ocupados en lo suyo.

Y una ultima cosa, en Londres, como es bien sabido, hace buen tiempo y no llueve jamas. Es imprescindible tener esta creencia bien interiorizada para no perder ni un solo día de carrera.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin