Status

Los miradores más románticos de España para celebrar el Día de los Enamorados

  • Planes alternativos para celebrar un San Valentín atípico
  • Los cinco miradores más románticos alrededor de España
  • Monte Igueldo se encuentra a 181 metros sobre el nivel del mar
Monte Igueldo
Madrid

Este año tendremos que celebrar el Día de los Enamorados de una manera más íntima de lo habitual y es que las restricciones de movilidad y de encuentros derivados de la pandemia, obligará a muchas parejas a buscar planes alternativos a las tradicionales cenas en restaurantes. Esto, que en principio parece fácil, puede no serlo ya que los enamorados deben encontrar no sólo un lugar aislado para la celebración sino, también, un entorno que sea romántico.

Por ello, y con el fin de ayudar a todas aquellas parejas que no sepan cómo celebrar San Valentín en este año tan atípico, Indie Campers, una de las plataformas líderes de alquiler de autocaravanas y furgonetas camper en España y Europa, ha recogido algunos de los miradores más románticos de España que podemos visitar el próximo 14 de febrero con nuestros enamorados.

Mirador de San Nicolás (Granada)

Este mirador, situado en el Albaicín, no solo es uno de los lugares más conocidos de Granada sino, también, uno de los rincones más románticos ya que desde allí podemos observar una panorámica completa de La Alhambra con Sierra Nevada al fondo. Además, se considera que el Mirador de San Nicolás, al que se puede llegar a pie desde la zona baja de la ciudad y que se encuentra frente a la Iglesia del mismo nombre, tiene una de las puestas de sol más hermosas del mundo, por lo que es uno de los mejores lugares de España para celebrar San Valentín.

Mirador de El Colomer o Sa Creueta (Mallorca)

Si visitamos este mirador, situado a más de 200 metros de altura en la punta de la Nao de la península de Formentor, disfrutaremos de una de las mejores puestas de sol del Mediterráneo y podremos contemplar unas increíbles vistas de los acantilados de la Serra de Tramuntana y del islote de Colomer. Además, el mirador se encuentra cerca de la atalaya de Albercutx, por lo que podremos visitar este punto de vigilancia edificado en el siglo XVI.

Bunkers del Carmel (Barcelona)

En lo alto del Turó de la Rovira en el barrio del Carmel se encuentra este mirador desde el que se puede ver toda la ciudad condal. Los bunkers están situados a 262 metros de altura y, aunque se llamen bunkers, en realidad no lo son, pues lo que se construyó durante la Guerra Civil, y lo que queda hoy en día, son los restos de una batería antiaérea y sus instalaciones. Desde el mirador podemos contemplar dos impresionantes panorámicas de la ciudad, una si miramos hacia el mar y otra si nos giramos hacia la montaña.

Mirador de Monte Igueldo (San Sebastián)

Desde este precioso mirador, que además cuenta con una terraza dentro del Parque de Atracciones Monte Igueldo, se tiene la mejor vista de Donostia-San Sebastián, por lo que no es de extrañar que se haya convertido en visita imprescindible para quienes acuden a la ciudad. De hecho, la panorámica que ofrece el mirador es una de las imágenes más reconocidas de la ciudad. Además, la cima del Monte Igueldo se encuentra a 181 metros sobre el nivel del mar y es una de las tres cumbres que podemos ver desde la famosa playa de La Concha.

Mirador de Humboldt (Tenerife)

Desde este mirador podemos disfrutar de las mejores vistas del Valle de La Orotava en la isla de Tenerife. Una imagen que cautivó tanto al científico Alexander Von Humboldt en su visita a la isla en el siglo XVIII, que la describió en su libro de crónicas magistrales. De ahí, que este mirador reciba su nombre. Junto al Valle de La Orotava el mirador también nos ofrece unas magníficas vistas de la ciudad de Puerto de la Cruz y El Teide.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.