Status

Un viaje por los seis pueblos de España famosos por sus aquelarres

  • Desde la famosa caza de brujas de Salem hasta las brujas medievales de Noruega
  • La brujería ha formado parte de la historia de casi todas las culturas
  • Ahora, estas leyendas son un atractivo turístico de pequeñas localidades
San Salvador de Coiro (Pontevedra)
Madrid

Las historias de brujas y sus aquelarres han formado parte de las leyendas populares de prácticamente todas las zonas del mundo. Desde las famosas cazas de brujas en Salem hasta las llamadas brujas medievales de Noruega, pasando por la temible Calon Arang de Indonesia; la brujería ha formado parte de la historia de prácticamente todas las culturas del mundo.

No es necesario irse demasiado lejos para encontrar historias de terror, misterio, fantasmas y, por supuesto, brujas. Así, Civitatis, la empresa líder en la venta de visitas guiadas, excursiones y free tour en español por todo el mundo, ha preparado un listado que recoge los seis pueblos de España más famosos por sus aquelarres para todo aquel que quiera (o se atreva) visitarlos en estos tiempos de turismo de proximidad.

1. Zugarramurdi (Pamplona)

En pleno Valle del Baztán se encuentra Zugarramurdi, el pueblo de las brujas por antonomasia. Ya lo plasmó hace años el cineasta Álex de la Iglesia en su película Las Brujas de Zugarramurdi, pero las leyendas sobre aquelarres que hacen referencia a este pequeño pueblo navarro vienen de muchos siglos atrás, concretamente de la época en la que la inmisericorde Inquisición recorría España en busca de herejes y brujas para hacerles pagar por sus pecados.

En Zugarramurdi, además de un curioso museo sobre la brujería inaugurado en 2007, es posible visitar la conocida como Cueva de las Brujas. En esta preciosa gruta, según cuentan las leyendas, se reunían los aquelarres para llevar a cabo sus prácticas de brujería y ocultismo.

2. Trasmoz (Zaragoza)

La localidad de Trasmoz es otro de esos lugares que deben aparecer en esta lista de los pueblos de España famosos por sus aquelarres. No en vano es la única localidad oficialmente maldita y excomulgada por la Iglesia. Localizado en la provincia de Zaragoza, Trasmoz presume de ser uno de los pueblos más misteriosos de España. Según cuentan sus menos de 100 habitantes, en el pasado, el castillo de Trasmoz era el lugar de reunión de distintos aquelarres.

Actualmente, el pueblo ha encontrado un filón turístico en estas misteriosas historias, y ofrece a los turistas un Museo de la Brujería y, el primer sábado del mes de julio, la peculiar Feria de la Brujería y Plantas Medicinales.

3. San Salvador de Coiro (Pontevedra)

En la provincia de Pontevedra, entre las rías de Vigo y Aldán, se encuentra San Salvador de Coiro, una pequeña localidad conocida por su pasado relacionado con la brujería y el esoterismo. Cuenta la leyenda que los aquelarres se reunían en la playa de Coiro para realizar sus hechizos y llamar a las ánimas errantes de la zona. Sin embargo, la parte de esta historia que más perturbaba al pueblo era cómo convocaban esta reunión: según cuentan, la campana de la iglesia de San Salvador de Coiro resonaba en toda la localidad sin que nadie la tañese para llamar a las brujas.

4. Soportújar (Granada)

Soportújar se sitúa en la zona de La Alpujarra, a poco más de una hora de Granada. Cuenta la leyenda que este pequeño municipio fue fundado por un aquelarre procedente de Galicia que huyó al sur para escapar de las garras de la Inquisición. Paseando por el pueblo es posible encontrar multitud de referencias a las primeras hechiceras que poblaron este lugar. Desde la enorme cabeza de la bruja nórdica Baba Yaga, que da la bienvenida al pueblo, hasta el Mirador del Aquelarre o la Cueva Ojo de Bruja. Incluso, durante el mes de agosto, los soportujeros (¡también llamados "brujos"!) celebran la Feria del Embrujo.

5. La Lastra (Madrid)

A los pies de la Sierra de Guadarrama se encuentra la antigua aldea de La Lastra, un lugar que fue arrasado por los bombardeos durante la Guerra Civil. Además de ser un lugar famoso por sus apariciones y actividad paranormal, dicen que antes de que llegasen los fantasmas de la guerra este ya era un pueblo de brujas. Según cuentan los habitantes de los pueblos vecinos, en La Lastra vivían grupos de mujeres que se adentraban por la noche en el bosque para practicar magia negra. Incluso se dice que, allí donde practicaban sus hechizos, brotaban setas formando un círculo que señalaba dónde había estado el aquelarre.

La leyenda llegó a trascender hasta tal punto que los vecinos de localidades aledañas de Madrid como Robledo de Chavela o Valdemaqueda se organizaban por las noches para cazarlas y obligarlas a confesar sus pecados.

6. Cernégula (Burgos)

Esta pequeña aldea burgalesa de no más de 70 habitantes fue en el pasado un importante foco de brujería que trajo de cabeza a la Iglesia católica. Cuentan que la Charca de Cernégula, conocida por los locales como La Pila, era el lugar de encuentro de distintos aquelarres procedentes de Cantabria, Navarra y Castilla durante los siglos XV y XVI. A orillas de estas aguas, las brujas se reunían a orillas para intercambiar pócimas y hechizos y aumentar su poder.

A día de hoy, en Cernégula es posible admirar la escultura de una bruja de hierro en medio de la charca, como homenaje al oscuro pasado de esta localidad.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
ParksintaParquet
A Favor
En Contra

El museo de la brujería de Zumarragurdi es genial. Desconocía la existencia de los otros pueblos.

Puntuación 2
#1
Usuario validado en elEconomista.es
el Teo
A Favor
En Contra

¿Zugarramurdi Pamplona? ¿En el valle de Baztán? El que ha escrito esto es un INCULTO, así con letras mayúsculas. Pamplona es la capital de Navarra, comunidad donde se encuentra Zugarramurdi. Del valle de Baztán a Zugarramurdi existe un puerto de montaña conocido por el puerto de Otsondo que, precisamente, se llama carretera del Baztán. Antes de publicar nada, documéntense para no hacer el ridículo.

Puntuación 5
#2