Status

Cómo prevenir las agujetas y los mejores remedios para quitarlas

  • Son unas microrroturas en las fibras musculares que producen dolor
  • Suelen aparecer entre las 12 y las 24 horas siguientes
  • Tres consejos fundamentales para intentar prevenirlas
Dreamstime.
Madrid

Cada año nuevo que empieza viene siempre acompañado de muchos deseos, esta vez, quizás, el más importante sea dejar atrás el año 2020 que tan duro ha sido para todos y con la esperanza puesta en que 2021 sea totalmente diferente. Este año, más que nunca, los españoles piden salud para si mismos y para los demás, quizá por eso, uno de los propósitos que más gente se ha hecho para gozar de una buena salud es adelgazar y hacer deporte. Con lo segundo, sobre todo para aquellos que no están muy familiarizados con el ejercicio, existe un hándicap añadido: las temidas ajugetas. Esa molesta sensación que perdura en el cuerpo durante varios días y que hace que moverte sea un suplicio. Pero, ¿sabemos realmente qué son y por qué se producen? ¿cómo podemos combatirla?

¿Qué son las agujetas?

Tal y como explican desde www.nutritienda.com, la tienda online de salud y belleza líder en España, las agujetas, o como se conocen científicamente: dolor muscular de aparición tardía (DMAT), son unas microrroturas en las fibras musculares que producen dolor, tensión muscular, pérdida de fuerza e inflamación que aparece tras realizar ejercicio.

¿Por qué se producen?

Las causas de las agujetas han sido estudiadas desde varias teorías por lo que podemos encontrar en la historia muchas posibles causas, aunque actualmente la teoría inflamatoria y la mecánica son las más extendidas: la inflamación que se produce tras constantes movimientos de las fibras musculares que hace que se produzcan roturas y como consecuencia los músculos se inflaman y se genera dolor. Aparecen tras realizar una intensidad de ejercicio a la que nuestro cuerpo no está acostumbrado. Normalmente entre las 12 y las 24 horas siguientes y suelen tener un pico de intensidad a las 48 horas. Pueden durar hasta 7 días en algunos casos.

¿Realmente se pueden evitar?

La respuesta es sí, en la gran mayoría de los casos. Si hace tiempo que no se practica deporte lo aconsejable es ir poco a poco, día a día ir aumentando la intensidad, pero no intentar hacer una vez mucho deporte y luego no moverse varios días. Para intentar prevenirlas hay que seguir estos tres consejos fundamentales:

1. Realizar un calentamiento moderado antes de hacer ejercicio. Y progresivamente ir aumentando la intensidad.

2. Realizar estiramientos después del ejercicio durante quince minutos sin rebotes, ya que cuando la musculatura ha ganado flexibilidad y aumentado la temperatura si se hace de una manera brusca uno se puede lesionar.

3. Seguir siempre una dieta sana, equilibrada e hidratarse de forma correcta.

Y si se tienen ¿hay remedios para quitarlas?

Realmente no hay remedios o medicamentos milagrosos para acabar con el dolor de manera instantánea, el cuerpo se irá recuperando poco a poco hasta su completa desaparición, pero hay ciertas cosas que pueden aliviar ese dolor:

Crioterapia

Consiste en aplicar frío sobre la zona en la que tengamos agujetas, esto produce un efecto de vasoconstricción que disminuye la hinchazón y la inflamación. El frío, en tejidos superficiales, disminuye la velocidad de conducción nerviosa, reduciendo los espasmos musculares y el dolor. La temperatura del agua debe de estar entre 10 y 15 grados centígrados y debemos introducir por completo la o las extremidades que más hayamos utilizado en la realización de la práctica deportiva entre diez y quince minutos.

Masaje deportivo

Un masaje puede reducir la inflamación y el dolor. Además es una técnica fabulosa para drenar los líquidos procedentes de la inflamación de un tejido.

Estiramientos y ejercicio

Hacer estiramientos suaves y algo de ejercicio de menor intensidad puede reducir el dolor en la zona afectada ya que aumenta el flujo sanguíneo.

Mantener una correcta hidratación y alimentación tras el ejercicio

Una adecuada recuperación post-entrenamiento ayuda a reponer los nutrientes que el cuerpo necesita para recuperar las reservas energéticas, las proteínas y electrolitos necesarios para el mantenimiento de nuestros músculos en buen estado. Por lo que es fundamentar beber agua antes del ejercicio, durante y después del mismo. Y al acabar los mejores alimentos son: arroz, pasta, pan, legumbres, huevos, pescado, carne, frutos secos, verdura, frutas y lácteos. Todos hemos oído que beber agua con azúcar ayudaba a eliminar las agujetas y no hay nada más errónea que esta teoría, después del ejercicio debemos evitar tomar azúcar, fritos y grasas saturadas.

Darse una ducha

En una ducha, puede alternar la temperatura del agua: rociar la zona con agua fría y después con agua caliente para ayudar a aliviar las agujetas.

Descansar y dormir

Descansar y dormir siempre ayuda a que el dolor desaparezca.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin