Status

Una receta de Roscón de Reyes para hacer en casa y decir adiós a conservantes y aditivos

  • Los roscones de supermercado están llenos de conservantes
  • Una mejor opción son los roscones artesanales de pastelería
  • O también se pueden hacer en casa, con la receta de 'Espía en la cocina'
La receta del portal 'Espía en la cocina' de Roscón de Reyes relleno de nata
Madrid

El análisis de la OCU de los mejores roscones de Reyes de supermercado reveló que ninguno conseguía el sabor original y que presentaban muchos aditivos y conservantes. Así, se puede acudir a los roscones de reyes artesanales de pastelería o hacer uno mismo este postre. A continuación, la receta de roscón de Reyes de nata que nos proporciona el portal Espía en la cocina.

Ingredientes para un Roscón de Reyes

- Para la masa: 250 g  de harina de fuerza, 50 g de azúcar blanco, tres g de sal, un huevo talla M, 25 g de levadura fresca, 25 de mantequilla sin sal a temperatura ambiente, 50 ml de leche, una corteza de limón, una corteza de naranja, 10 ml de agua de azahar

- Para decorar: un huevo talla M, gotas de leche, frutas confitadas, tres cucharadas de azúcar blanco, gotas de agua

- Para el relleno: 500 ml de nata para montar, 125 grs de azúcar blanco. dos sobres de estabilizante Natafix de Dr. Oetker (opcional). Figurita y haba seca

Cómo elaborar el Roscón de Reyes relleno de nata en casa

1. Aromatizar la leche: en un cazo ponemos los 50 ml de leche y las cortezas de limón y de naranja y las cocemos a fuego suave durante 5 minutos. Después, dejamos que temple. Lo pasamos todo a un bol, lo tapamos con film transparente y lo guardamos en la nevera durante toda la noche.

2. Comenzamos con la masa: en un bol grande echamos el huevo, el azúcar y el agua de azahar y batimos todo bien. Después, incorporamos la mantequilla troceada y la sal y la harina previamente tamizada en tandas. Añadimos la levadura troceada y continuamos amasando. Por último, agregamos la leche ya colada (desechando las cortezas) poco a poco. Es importante echar los 50 ml que pone la receta porque al infusionar se evapora un poco así que añadiremos el resto de leche que nos falte. Estaremos amasando por lo menos unos 15-20 minutos hasta formar finalmente una bola lisa y homogénea. Tiene que estar elástica. Para comprobarlo pellizcamos un poco de masa y la estiramos, tiene que verse una membrana casi transparente y no debe romperse. Si se rompe, amasaremos un poco más.

3. La masa tiene que reposar: Una vez lista la masa, la metemos dentro de un bol untado con aceite y lo tapamos con film transparente. Dejamos que repose durante 15 minutos a temperatura ambiente. Después, la volcamos de nuevo sobre la mesa, metemos los dedos suavemente para desgasificarla y amasamos ligeramente hasta formar de nuevo una bola. Para hacer el círculo hueco del centro, metemos los dedos y vamos abriendo poco a poco hasta hacer un agujero a la vez que vamos girando para formar la rosca que tiene que tener el mismo grosor en toda su longitud. Dejaremos un grosor más fino que grueso ya que cuando leve aumentará de tamaño.

4. La masa tiene que volver a reposar: con cuidado colocamos el roscón sobre la bandeja de horno cubierta con papel vegetal. Para mantener el agujero central, colocamos en el centro un aro metálico untado de aceite. Metemos el roscón en el horno apagado durante 12 horas para que leve a ritmo natural, así que mejor dejarlo toda la noche.

5. El momento del horno: al día siguiente sacamos la bandeja del horno y comprobaremos que ha aumentado mucho su volumen. Precalentamos el horno a 175º C con calor arriba y abajo. Colocamos la fruta confitada alrededor del roscón. Pincelamos con huevo batido mezclado con unas gotas de leche y añadimos el azúcar grueso espolvoreado por encima. El azúcar grueso lo hacemos metiendo el azúcar en un vaso, echamos unas gotas de agua y mezclamos hasta que se apelmace. Horneamos nuestro roscón durante 20 minutos hasta que esté dorado. Cuando esté listo lo sacamos del horno, esperamos 5 minutos a que se temple y lo pasamos con el papel sobre una rejilla para que se enfríe completamente. Quitamos el aro metálico del centro con cuidado.

6. Montar la nata: preparamos mientras tanto la nata montada para rellenarlo. Es muy importante que tanto los bricks de nata como el bol estén lo más fríos posible. Montamos la nata con la batidora eléctrica de varillas y cuando empiece a coger cuerpo será el momento de añadir el estabilizante para nata y luego el azúcar. Cuando la nata haga picos y los bordes estén ligeramente amarillos es que está preparada.

7. Rellenar el roscón: la nata la metemos dentro de una manga pastelera con la boquilla que más nos guste y la dejamos en la nevera mientras cortamos el roscón en dos capas con un cuchillo de sierra y con mucho cuidado. Ahora rellenamos el roscón con la nata montada y es el momento de esconder la figurita y el haba. Si se ven, pondremos un poco de nata por encima para ocultarlo bien. Colocamos la capa superior encima y ya tenemos listo nuestro Roscón de Reyes relleno de nata.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin