Status

Icono de la moda: Thierry Hermès, el peletero que hizo un emblema del lujo y la artesanía

  • Thierry Hermès (1801-1878) se mudó a Francia en 1821
  • Hermès abría su primera tienda de sillas de montar y arneses en 1837
  • Emile-Maurice patentó la cremallera y empezó a incorporarla en sus diseños
Thierry Hermès.
Madrid

Cuando Thierry Hermès (1801-1878) se mudó a Francia en 1821 para buscarse la vida como peletero, sin mucha más opción, no imaginó lo que, generaciones después, pasaría a significar la empresa que lleva su apellido en el mundo entero.

Thierry, que fue el sexto hijo de unos padres posaderos, nació en la ciudad de Krefeld (Alemania) en el momento en el que formaba parte del imperio de Napoleón, por lo que obtuvo la nacionalidad francesa. Cuando solo tenía 20 años, perdió a toda su familia a causa de la enfermedad y la guerra, y decidió irse a Francia a buscar un futuro mejor.

En 1837, gracias a su virtuosismo y habilidad en el mundo de las pieles, Hermès abría su primera tienda de sillas de montar y arneses para caballos en la Rue Basse du Rempart, en el parisino barrio de Grands Boulevard. Una de las particularidades de sus productos es que integraban una puntada que solo podía realizarse a mano, al más puro estilo artesano, algo que, combinado con la calidad de las pieles y sus diseños, llamó la atención de la alta sociedad y realeza europea, con clientes como Napoleon III y su esposa, la emperatriz Eugenia. Poco más tarde, el negocio pasó a incorporar baúles, cremalleras y carteras, en 1929, la maison Hermès presentaba su primera colección femenina y ocho años más tarde, se crea el icónico primer carré de la casa francesa.

Hermès se casó con Christine Pétronille Pierrart (1805-1896), con quien tuvo a su hijo Charles-Emile. Éste se hizo cargo del negocio que había fundado su progenitor y decidió trasladar la tienda de arneses al 24 rue du Faubourg Saint-Honoré, un conocido barrio en el que vivían personas adineradas. Charles-Emile tuvo dos hijos, Adolphe y Emile-Maurice, quien también estaban involucrados en el negocio familiar. Sin embargo, Adolphe creía que la empresa no tendría mucho éxito en la época de los carruajes y decidió dejarla en manos de su hermano Emile, quien realizaría un hallazgo que cambiaría el rumbo del negocio y de la moda.

A Emile-Maurice le encantaba descubrir mundo, y en uno de sus viajes por Canadá se topó con un artilugio denominado 'cierre relámpago', del que se hizo con la patente y empezó a utilizarlo en sus prendas de vestir y bolsos, creando así la popular y actual cremallera. Sin embargo, esta no fue la única gran aportación del nieto de Thierry Hermès a la empresa, ya que consiguió un gran crecimiento y expansión del negocio familiar debido a la colaboración que inició con artistas y diseñadores de la época de la talla de Le Corbusier o Sonia Delaunay.

Tras el continuo acecho del conglomerado francés de lujo LVMH por absorberla, la firma Hermès ha conseguido sobrevivir generación tras generación en manos de la familia, con Axel Dumas como actual director ejecutivo y miembro de la sexta generación de la familiar Hermès-Dumas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin