Status

"Quiero tener el top mundial de la edición en el Grupo Planeta": así alcanzó José Manuel Lara la élite del sector editorial con Artika

  • Artika es una de las divisiones más queridas del Grupo Planeta
  • "Es una nueva categoría de arte, es el Ferrari de los coches"
  • Lo cuenta en esta entrevista Joan Ribalta, CEO de Artika
Joan Ribalta, CEO de Artika. Fotografías: Luis Moreno
Madrid

El coronavirus ha posicionado al libro y la estantería como la contraportada oficial de cualquier videollamada de trabajo que se precie. Es cierto que plataformas como Microsoft Teams o Zoom dan la posibilidad de poner fondos, de la propia oficina o una playa paradisíaca, pero nada como una estructura de madera de roble repleta de libros. Cabe confesar que estas piezas de papel, que cada vez se leen menos, siguen aportando elegancia, sabiduría y nobleza. Los ejemplares de la editorial Artika, una división del Grupo Planeta, no podrían estar en una estantería, pues pueden alcanzar los 30 kilos de peso. Sin embargo, uno solo de sus libros llenaría el salón o el despacho más desnudo. ¿Su secreto? Son una obra de arte. Joan Ribalta, CEO de Artika, lo deja todavía más claro: "Es una nueva categoría de arte, es el Ferrari de los coches". "Nosotros queríamos editar obras de arte, queríamos sacar al libro de la estantería", añade.

José Manuel Lara marcó unas pautas muy claras de cómo se debía desarrollar Artika: "Yo quiero tener el top del mundo de la edición dentro del Grupo Planeta, así que hay que meterle todos los recursos".

Ediciones limitadas que se venden a 3.000 y 4.000 euros el ejemplar

Para los que no se hagan una idea del calibre, es interesante describir alguno de los trabajos de esta editorial. Por ejemplo, el último, el de la artista española Lila Cabelllut. Se presentó este año, primero en Nueva York, en el centro cultural español La Nacional, y luego en España, en ARCO Madrid, poco tiempo antes de que todo se desbaratase por el coronavirus. Esta obra es un libro de gran formato del que sólo se han editado 1.998 copias que rinde homenaje a Federico García Lorca. En concreto, está formado por 31 láminas que reproducen en detalle las pinturas creadas por Cabellut sobre Bodas de sangre, y que están acompañadas por el texto completo de la tragedia del autor en español y en inglés. La artista necesitó cuatro años de trabajo y pintó más de noventa obras para las que necesitó de modelos reales que recreasen las escenas de la obra. "Les he hecho que vinieran a Ibiza, que vinieran a mi casa de La Haya, les he colgado boca abajo, les he tocado, les he manchado, les he tirado pintura y les he abrazado", contó Cabellut sobre el intenso proceso creativo durante la presentación.

Joan Ribalta junto a la obra de Lila Cabellut que homenajea a Federico García Lorca

Otras creaciones de Artika son piezas de Rembrandt, Francisco de Goya, Vincent Van Gogh, Pablo Picasso, Toulouse Lautrec, Salvador Dalí, Joaquín Sorolla, Antoni Tapies, Antonio López, Antonio Saura, Eduardo Chillida, Joan Miró y Miquel Barceló. También, tiene sobre el catalán Jaume Plensa, proyecto en donde el equipo de la editorial no solo entró en el estudio del artista de obras como Crown Fountain, del Parque del Milenio de Chicago, para realizar fotografías, sino que reprodujeron sus cuadernos con anotaciones y dibujos. Así, el libro 61, de Plensa, publicado en 2019, son dos ejemplares que tienen cabida dentro de un estuche hecho en poliuretano rígido de color negro mate que reproduce en tres dimensiones la cara de una de las niñas que ha sido modelo de las obras del catalán. Y, también, el libro Las mujeres de Botero, de 2018, que consiste en diversas piezas que se presentan dentro de una caja forrada de lienzo en la que está impreso el rostro de una de las muchas féminas retratadas por el artista colombiano. El precio medio de estas publicaciones está entre los 3.000 y 4.000 euros.

Artika, une nueva categoría de arte

Joan Ribalta explica en esta entrevista para Status que los libros de Artika han sido creados para ser entendidos como un nuevo rengo de expresión artística: "Es una nueva categoría de arte que pretende estar muy cerca del original, una réplica con una serie de copias hechas con mucho cariño". Así, el principal compromiso de Ribalta, y del equipo de 60 personas que trabaja en cada ejemplar, es alcanzar el culmen de la edición de libros a través de un trabajo totalmente artesanal de primer nivel. Un producto pensado para los amantes del arte, para ser una obra en sí misma y que necesita de tres o cuatro año de trabajo, en el que el artista vivo se implica al máximo.

"Nosotros tenemos varios equipos que a lo largo del año tienen la tarea de buscar artistas con los que pudiéramos trabajar. Si está vivo, le explicamos el proyecto, y se tiene que enamorar; si no pasa, no sale", explica el director general sobre el sistema de trabajo. "Es un proceso que tarda unos tres o cuatro años, hay mucha confidencialidad, además es un producto complejo porque cada proyecto es perecedero. Y hay mucha tensión y responsabilidad porque no se puede fallar. Es una presión bestial porque el problema es que queremos productos muy trabajados, que innoven, que no se repitan, y después está la parte artesanal: estos libros solo se hacen desde Barcelona, y en cada proceso trabajan unas 50 o 60 personas. Es una forma de trabajo que genera muchos costes, pero no podemos escatimar", concluye.

"José Manuel Lara era un gran empresario, tenía muchos retos y nos exigía a los altos directivos el día a día del negocio, pero también nos pedía que innováramos"

Un proyecto de José Manuel Lara

La intención de este proyecto nace con José Manuel Lara -presidente del Grupo Planeta y de Atresmedia Corporación hasta su muerte– en el año 2003-2004 en una de las reuniones con su equipo directivo. "José Manuel Lara era un gran empresario, tenía muchos retos y nos exigía a los altos directivos el día a día del negocio, pero también nos pedía que innováramos. Yo tenía con él reuniones quincenales en las que solo hablábamos de innovación, pero para nosotros la innovación no puede ser solo en cosas digitales como pueda esperar la gente, había que pensar algo dentro de lo nuestro. Y de pronto surgió uno de esos conceptos: ¿por qué no entramos en el mundo del arte?", explica. Así fue cómo nació Artika, pero José Manuel Lara, además, marcó unas pautas muy claras de cómo se debía desarrollar: "Yo quiero tener el top del mundo de la edición dentro del Grupo Planeta, así que hay que meterle todos los recursos".

Joan Ribalta junto el ejemplar homenaje a Botero

Esas palabras las escuchó Joan Ribalta y, según él, fue una de las mejores directrices que recibió en su carrera: "Cuando te dicen esto, te vas a casa muy contento", relata. Y la razón principal se debe a que la rentabilidad no es el objetivo principal de Artika. "Somos el cuerpo de élite en el Grupo Planeta, donde los proyectos empresariales tienen una fecha de salida con unos objetivos de rentabilidad y hay que pensar en los costes. Aquí lo que se busca es la excelencia del producto por encima de todo. Hasta el punto de que hay proyectos en los que hemos perdido dinero", explica el director general. "Lo que más diferencia a Artika de otras áreas de negocio en las que he trabajado es que hay una presión distinta y unos objetivos distintos. Si en este negocio nos quedamos encallados seis meses y todo se retrasa un año, no pasa nada, lo importante es la obra del artista y la artesanía. Este es un producto que entra en el mundo del arte, queremos jugar en primera división con un concepto diferente", añade. Y la mayor satisfacción del equipo de Ribalta es que el producto tiene muy buena acogida: "A la gente le gusta y funciona, aunque no tenga por qué ser un éxito empresarial".

Una editorial para trascender (de padres a hijos)

Esta apuesta empresarial, sin miedo a la rentabilidad y con el arte como vehículo, tiene como intención trascender, heredarse por generaciones. Carmen Reviriego, presidente de Callia Art y asesora de grandes patrimonios en cuestiones de arte, ya explicó en una entrevista a Status que una de las funciones que tiene el arte es la oportunidad de trascender: "Si los Thyssen no hubieran creado la colección nadie hubiera sabido quienes son", manifestó, sincera, la experta. August Thyssen (1842-1926) fue un empresario del acero que amasó la fortuna familiar que permitió a los barones Heinrich y su hijo Hans Heinrich atesorar una de las colecciones de pintura más importantes. Lo mismo sucedió con Henry Clay Frick (1849 -1919), también empresario siderúrgico que ahora es conocido por The Frick Collection, un destacado museo de arte de Manhattan. Igual sucedió con el español Joaquín Rivero (1944- 2016), expresidente de Metrovacesa, que acumuló en Jerez de la Frontera, su ciudad natal, una colección de obras maestras de Zurbarán, El Greco, Goya o Velázquez

Así, el trabajo que realiza el equipo dirigido por Ribalta tiene el compromiso de la excelencia artesanal, el de rendir un homenaje a un gran artista y el de hacer trascender de manera tangible el nombre del Grupo Planeta. De hecho, el director general de Artika no quiere entrar en si adquirir alguno de sus ejemplares es una inversión que se pueda recuperar en un futuro. Sí que entiende que son ediciones limitadas, no reeditables y que actualmente está casi todo el catálogo vendido, "entonces, lo que está claro es que aquí no vas a perder dinero", dice.

"No queremos jugar con la cuestión de las inversiones. Si una de nuestras obras pasa de padres a hijos, para mí ya es una inversión"

Sin embargo, Joan no quiere hablar de activos económicos ni vender sus ejemplares como un producto financiero, porque su objetivo es que esta pieza trascienda y pase de generación en generación: "No queremos jugar con la cuestión de las inversiones. Si una de nuestras obras pasa de padres a hijos, para mí ya es una inversión. Además, al ser un producto artesanal sin nada de tecnología, puede pasar a la posteridad. Nosotros queremos que este libro siga siendo una pieza de arte dentro de cien años".

Quién y cómo se compra un libro de Artika

Esta editorial suele sacar un libro al año, siempre en ediciones limitadas que van desde los 998 a los 2.998 ejemplares, y suelen tener un precio medio de entre 3.000 y 4.000 euros. Es decir, los productos de Artika no se venden en librerías por el propio valor que tiene el ejemplar, que está numerado y debe ser tratado con guante blanco, y porque se instaura en una nueva categoría de arte: "Necesita un experto que te lo explique", asegura el CEO de este singular sello editorial, y añade: "El mejor símil es el de la venta en banca privada: cuando alguien te quiere comprar un determinado fondo, vas al despacho del cliente o te pasas por la sucursal".

El Don Quijote de Dalí, del que la Casa Real compró varios ejemplares como obsequio en un viaje por todos los países latinoamericanos

La radiografía del cliente que compra estas piezas es bastante dispar. Ribalta cuenta que en primer lugar está aquella gente que le gusta el arte, que está interesada en tener una pieza original de un artista reconocido pero que todavía no lo ha hecho porque no se atreve, no conoce el mundo del arte o no tiene el dinero suficiente. "Entonces, ese cliente ve en Artika una categoría de arte más asequible que le permite disponer de una pieza bella, bonita y original y que de la que hay como máximo 2.998 piezas en todo el mundo". Después está un mercado medio de gente que compra estos ejemplares como si comprara un mueble antiguo, y el apasionado y experto en arte o en un creador que adquiere una pieza relacionada con él.

Otro tipo de clientela interesante son las fundaciones y organizaciones de artistas, que adquieren el libro del personaje protagonista de su ente. Y luego está el mercado que quiere hacer un regalo institucional como el Don Quijote de Dalí, del que la Casa Real compró varios ejemplares como obsequio en un viaje por todos los países latinoamericanos.

Además, Ribalta cuenta que según el tipo de artista que trate el libro, hay mucho comprador internacional. Fue el caso del ejemplar de Botero, que tuvo mucho cliente colombiano y mexicano. También, este tipo de producto ha tenido muy buena acogida en el mercado norteamericano, pues les llama mucho la atención, cuenta el CEO, la calidad del libro: que sea artesanal y que esté completamente hecho en la ciudad de Barcelona.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin