Status

Iconos de la moda: Givenchy, el diseñador que hizo del vestuario cinematográfico una leyenda

  • El modisto nació en Francia en el seno de una familia aristócrata
  • En 1952 abrió su primera tienda bautizada como 'Casa de Modas Givenchy'
  • En 1988 el conglomerado francés LVMH compraba su firma
Hubert de Givenchy.
Madrid

Hubert James Marcel Taffin de Givenchy (Beauvais, 1927-París, 2018), más conocido como Hubert de Givenchy, fue el hijo menor del marqués de Givenchy y su esposa Béatrice Badin. Criado en el seno de una familia protestante y con raíces italianas, pasó su infancia y juventud en la ciudad de Beauvais, donde estaba la fábrica de tapices de su abuela.

Desde que era joven, Givenchy dejó claro su interés y gusto por el mundo de la moda. Sin embargo, su familia quería que estudiara derecho y fuera abogado, ya que dedicarse al sector textil no estaba bien visto en aquella época. No obstante, Givenchy siguió su propio camino y estudió Bellas Artes en la École des Beaux-Arts.

Al acabar la guerra, el modisto decidió trasladarse a París para comenzar su carrera como diseñador, y fue allí donde empezó a trabajar en las casas de moda de Lucien Lelong, Piguet, Jacques Fath y Elsa Schiaparelli. En 1952 abría su primer taller bajo el nombre Casa de Modas Givenchy, y poco después conoció a Cristobal Balenciaga, quien se convertiría en su íntimo amigo, fuente de inspiración y mentor.

El diseñador frances había admirado desde siempre al de Guetaria, y tanto su influencia como la de otros maestros como Dior, Schiaperelli o Fath podían verse en sus diseños, donde mezclaba con acierto la feminidad, el refinamiento y la fantasía. "Como en las grandes obras de arte, la única manera de crear alta costura es eliminar y eliminar para obtener la esencia de la línea, que es la inteligencia de una prenda", repetía una y otra vez el diseñador. Un mantra que le acompañó toda la vida y que ha dejado para la posteridad en algunas de sus grandes creaciones, como el escote Sabrina o la silueta globo.

Audrey Hepburn con un vestido de Givenchy.

En esta misma década, Givenchy comenzó a vestir a algunas de las mujeres más influyentes de la época, como Audrey Hepburn (quien lució sus diseños en películas como Funny Face, Desayuno con diamantes, Cómo robar un millón y Charade) y Jackie Kennedy, que se convirtieron en embajadoras de la marca durante la década de los 50 y los 60.

Givenchy y Audrey Hepburn.

Pese a haber vestido a rostros tan conocidos como Elizabeth Taylor, Marlene Dietrich, Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Sophia Loren, Grace Kelly o Maria Callas, entre muchas otras, la relación que el modisto entabló con Herpburn fue la más especial de todas. En sus propias palabras: "Diseñé la ropa de muchísimas mujeres, muy importantes y conocidas, como Marlene Dietrich o Liz Taylor, pero ninguna es tan especial como lo fue Audrey. Su carácter cambió mi forma de diseñar y de ver mi profesión. Mi ropa favorita es la que ella usaba".

El diseñador, que hizo del prêt-à-porter todo un éxito, diversificó su negocio en los años setenta con la creación de una colección masculina, una línea deportiva, accesorios para el hogar, joyería y perfumes. En 1988, el conglomerado francés de lujo LVMH compraba la firma Givenchy. Poco después, el modisto francés dejaba el puesto de director creativo y ocupaba su lugar el diseñador John Galliano, quien más tarde era sucedido por Alexander McQueen. El mundo entero se despidió de esta gran leyenda de la moda en 2018, cuando Givenchy fallecía en las inmediaciones de París a los 91 años.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin