Status

Así es la App española que te notifica si hay mesa libre en los restaurantes más deseados de Madrid

  • Maybein, el proyecto de un grupo de emprendedores españoles, llega a Madrid
  • Cuenta con un portfolio de más de 25 restaurantes en Valladolid y Madrid
  • Los restaurantes Don Lay, El Señor Martín, Grupo Cañadío, entre ellos
Don Lay.
Madrid

A lo largo y ancho de toda la geografía española hay restaurantes que se han convertido en objeto de deseo de foodies, gastrónomos y de todos aquellos que no se quieren perder el último place to be de la ciudad y en los que siempre hay una eterna lista de espera para poder reservar. Ahora, con el lanzamiento de la aplicación Maybein, esos restaurantes se vuelven accesibles y alcanzables de forma sencilla y con tan solo un click.

Este proyecto, fruto del trabajo de un equipo de emprendedores españoles, es un motor y gestor de reservas que permite conocer la disponibilidad de mesas libres de los restaurantes más punteros y, además, da la posibilidad de crear alertas para reservar en tiempo real las mesas que son canceladas en el último momento.

Con presencia en Valladolid, la plataforma acaba de aterrizar en Madrid y ya cuenta en su portfolio con restaurantes de renombre y reconocido prestigio como Bichopalo, Don Lay, El Sainete, El Señor Martín, El Viejo Almacén de Buenos Aires, Grupo Cañadio, Grupo Escondite, Grupo Zoko, Ikigai, La Tasquita de Enfrente, Latasia, Maddock, Santerra y Taramara, entre otros. (Todos ellos con un ticket medio superior a 35 €).

Además de con el objetivo de ofrecer al público la oportunidad de disfrutar de experiencias gastronómicas inolvidables en los restaurantes más demandados y deseados de la capital, Maybein pretende dar al sector de la hostelería una herramienta que reduzca el impacto de las reservas no presentadas y canceladas a última hora. Que un cliente haga una reserva en un restaurante y no se presente a la hora convenida ni avise de la cancelación es lo que en hostelería se conoce como no show, un tema de suma importancia en la viabilidad del establecimiento, no sólo por cuestiones económicas, sino también de gestión de stock y probabilidades de que los productos se echen a perder. Estas cancelaciones de último momento y los no shows suponen para muchos restaurantes un 15% en su facturación semanal, ya que no dejan margen de maniobra y provocan la pérdida de producto, trabajo y dedicación del restaurador.

Así, con la finalidad de que el restaurante pueda rentabilizar esas mesas libres o canceladas en el último momento, la App se convierte en el canal de comunicación entre el restaurante y el comensal ya que es la propia mesa la que busca al comensal, un valor diferencial con respecto a las plataformas de reservas que existían hasta el momento.

Además, el restaurante puede utilizar esta herramienta sólo para comunicar las cancelaciones o también como libro de reservas online. La comunicación de las cancelaciones y su proceso de reserva es sencillo y accesible tanto para el restaurante como para el comensal: con un solo clic, el restaurante libera su mesa y, automáticamente, los clientes que tienen activada su alerta lo descubren a través de una notificación en su teléfono –que reciben independientemente de que tengan abierta la aplicación o no –. Así, los clientes más rápidos, aquellos que sean capaces de ser los primeros en aceptar la reserva, se quedarán con la mesa liberada, todo gestionado desde cualquier móvil o tablet, sin necesidad de paneles de gestión. De esta manera, los clientes reciben en tiempo real una alerta con las mesas libres en sus móviles, lo que permite a los restauradores salvar sus mesas anuladas gracias a las reservas de último minuto.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.