Status

Silbon apuesta por la tienda física en tiempos de Covid: "Nuestros establecimientos son casi como un club social"

  • "Nosotros estamos muy contentos con este formato de tienda"
  • "Actualmente, la venta digital representa entorno al 40%"
  • "Yo creo que a las instituciones no les interesa una Navidad mala"
Madrid

La firma Silbon, especializada en moda masculina, ha elegido la capital de España para abrir (en estos tiempos de incertidumbre) su primera flagshipstore fuera de Andalucía. Una decisión valiente que se cimienta en la solidez del crecimiento de la firma, también durante la pandemia: "Nosotros tenemos un público de poder adquisitivo medio alto y que la gran mayoría no están viviendo una situación delicada", explica Pablo Lopez, CEO de Silbon, en esta entrevista a Status.

Ha sido muy valiente animarse con esta apertura en un momento tan complejo, sobre todo en Madrid

Nosotros estamos muy contentos con este formato de tienda que inauguramos hace unos dos años en Córdoba y la idea es seguir ese camino cuando nos lo permita nuestras posibilidades y cuando se abran oportunidades como la del local que hemos abierto en Madrid. Sí que es cierto que en esta época de pandemia mucho consumidor se ha ido al mercado digital, pero en Silbon pensamos que para que la gente vuelva a las tiendas hay que ofrecer un establecimiento más atractivo. Es por eso por lo que nos hemos venido a Lagasca 19 y esta es la apuesta: atraer de nuevo al cliente para que vuelva a la tienda, que tenga un incentivo más.

¿Cómo definirías la experiencia de compra en Silbon?

Nosotros tratamos de dar un trato exquisito, trabajamos para que nuestra atención al cliente sea excelente, para que el cliente entienda una tienda de Silbon casi como un club social, al que puede ir ya no solo a comprar. Es interesante que el cliente no sienta una venta agresiva en el punto de venta, se deben sentir cómodos mirando y que luego compren por Internet. O que compren online, pero luego se acerquen a devolverlo en tienda.

Y vuestro servicio online, ¿estuvo preparado para afrontar esta crisis?

Sí, nosotros en ese sentido estábamos preparados. Llevamos apostando por el comercio digital desde el año 2011, siempre lo entendimos como el futuro. Y esa apuesta por lo digital nos ha ayudado mucho, sobre todo en 2016, cuando se registró un boom de la venta online de este tipo de ropa. Y, por ejemplo, el porcentaje de venta online a cierre de 2019 fue del 27%. Entonces, casi un tercio del porcentaje de nuestra facturación venía del e-commerce cuando comenzó la pandemia. Y, actualmente, la venta digital representa entorno al 40%.

¿Volverá ese comprador digital a la tienda?

Lo que ha pasado es que ha habido un trasvase lógico de la venta física a la digital. Y lo que pasa es que la parte de e-commerce ha crecido como si hubieran pasado varios años, ahora estamos en cifras que se esperaban para dentro de tres o cuatro años. Lógicamente, habrá un ajuste cuando la pandemia remita, pero ahí también está el reto del comercio para recuperar al cliente, con una buena atención y una buena experiencia de compra.

¿Cómo han capeado la crisis del coronavirus?

Nosotros estamos bien. Al cierre del mes de agosto en facturación estábamos solo un 14% por debajo del año anterior y crecimos en ventas en los meses de julio y agosto en un 17%. Además, si consolidamos este crecimiento, no hay cierres y no hay nada excepcional, podremos cerrar el año superando las ventas de 2019. Y otro dato importante, porque no solo hay que mirar la facturación, es que el primer semestre lo hemos cerrado en positivo, menos que el año pasado, pero en positivo.

¿Cómo explican esos buenos resultados?

Ese resultado positivo se debe a un ajuste de costes, una buena negociación con proveedores, una negociación de la renta de locales o un ajuste de movimientos de tiendas, con algunos cierres.

¿Cómo prevén que discurra la Navidad? 

Nosotros somos positivos, basándonos, sobre todo, en los datos de julio, agosto y lo que llevamos de septiembre. Entonces, el cliente de nuestro perfil parece que se ha adaptado a la situación actual y que está consumiendo y gastando. Hay que alcanzar esa normalidad. Yo creo que a las instituciones no les interesa una Navidad mala.

¿Cómo es el cliente Silbon?

Nosotros tenemos un público de poder adquisitivo medio alto y que la gran mayoría no están viviendo una situación delicada. Además, es un perfil que está teletrabajando. De hecho, hemos notado un repunte de ventas en ciudades pequeñas como Jaen o Granada por las personas de Madrid que se han ido a teletrabajar en sus provincias de origen.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Borja Mari de los Montero
A Favor
En Contra

"Nuestros establecimientos son casi como un club social"

En nivel de gilipollismo de algunos está alcanzando cotas estratosféricas

Puntuación 3
#1