Status

El primer verano del Parador de Muxía: el mejor punto de partida para enamorarse de 'A Costa de Morte'

  • Esta primavera se inauguró el Parador de A Costa da Morte
  • Un proyecto que nació en el año 2002 tras el Prestige
  • Es el mejor punto de partida para explorar toda la región
Malpica, Costa da Morte. Foto: Dreamstime
Madrid

El recién inaugurado Parador de Muxía es la consecuencia de acuerdos políticos para recuperar la comarca tras el desastre del Prestige que tuvo lugar el 13 de noviembre del 2002. El resultado es bueno. Recupera la misión original de abrir nuevas zonas al turismo, iniciada hace más de 90 años con el Parador de Gredos. No es que no hubiera turismo en la Costa da Morte, lo que no había era oferta hotelera de alto nivel.

Situado a unos cinco kilómetros del pueblo y construido sobre varios niveles que se adaptan a la ladera natural, llama inmediatamente la atención cuando te acercas por la carretera. Todo es nuevo. Aquí no había monasterio o fortaleza que rehabilitar. Desde luego no parece un Parador al uso.

Se ha inaugurado en junio y desde entonces ha estado prácticamente lleno. Las 65 habitaciones están orientadas al mar con preciosas vistas sobre la vecina Playa de Lourido, al pueblo, al santuario de la Virxe da Barca y al cabo Vilano con su famoso faro; el primer faro eléctrico de España que cuenta con una majestuosa torre de granito rosado de 24 metros de alto.

Las buenas salas de reuniones, el amplio spa y la calidad del restaurante garantizan una digna ocupación durante los largos meses del invierno gallego, gracias también a su proximidad con Santiago y con Coruña. Desde ambas ciudades se llega en menos de una hora. Se ha convertido ya en una visita obligada para los turistas que se acercan la zona.

Una región de naufragios 

Muxía está en el centro de la Costa da Morte. Merece la pena iniciar desde allí las excursiones. El nombre tiene justo un siglo y fue consecuencia de la documentación de los más de mil quinientos naufragios registrados en la zona, al parecer más que en cualquier otra zona del mundo, debido a los acantilados y a los temporales. Algunos naufragios son realmente impresionantes como el que tuvo lugar el 28 de noviembre de 1.596 cuando 25 buques de la Armada española se hundieron frente a la ría de Corcubión y 1.706 personas perdieron la vida, o el del buque de guerra inglés HMS Captain que se fue al fondo del mar con cuatrocientos tripulantes. Hacia el sur se llega hasta Fisterra-Finisterre-, pasando por Cee.

El cabo Fisterra

El cabo de Fisterra es el segundo lugar más visitado de Galicia. El verdadero final del Camino de Santiago y el único tramo que tiene su inicio donde los demás terminan. Algunos valientes aún siguen hasta Muxía. Hay que ir al Mirador para disfrutar de la puesta del sol. En Fisterra se visitan el puerto y la iglesia románica de Santa Maria das Áreas

Cerca de Fisterra la Playa de Langosteira – siempre pensando en lo mismo- ofrece casi tres kilómetros de arena blanca y agua cristalina como tantas otras en todo el recorrido , alguna abiertas otras en lugares recónditos , siempre con espacio y con aguas que algunos consideran frescas.

Como es lógico también Fisterra tiene su faro desde el que se puede iniciar, o terminar -esto es Galicia-  'O camiño dos faros', en el que se visitan los citados y algún otro como el de Touriñan, hasta llegar a Malpica pasando por el Faro de Roncudo.

El municipio de Muxía

Parador de Muxía

Al norte de Fisterra, Cee y luego Muxía, que es lugar de veraneo. Cuenta con centro histórico modesto pero interesante, pero los conocedores se desplazan en seguida al Santuario de San Xiao de Moraime, edificio románico del S. XII, cuya rectoral ha sido reconvertida en hostal. Y, en las cercanías, el conjunto de San Martiño de Ozón, con su hórreo de 27 metros de largo construido en granito sobre pies y cepas circulares.

Muxía era famosa desde hace un par de siglo porque allí se comercializaban los encajes de bolillos que se vendían en toda España y se enviaban a los emigrantes en América. El trabajo original procede de Camariñas. Las palilleiras, vestidas de negro, sentadas en silla baja, en la calle de varios lugares, entrelazando bolillos sobre una superficie mullida producían un sonido y un movimiento que hipnotizaba. Es uno de los recuerdos de mi infancia coruñesa.

El resto de la zona

Los verdaderos conocedores se acercan al Santuario de la Virxe da Barca, centro de peregrinación de origen pagano con tradiciones ligadas a las piedras locales con propiedades curativas.

Hacia el Norte se encuentra Laxe con su playa urbana y sus buenos restaurantes. Por el interior hay que acercarse a Cabanas de Bergantiños para visitar el Dolmen de Dombate, el monumento megalítico-seis mil años de antigüedad - más importante de Galicia y que, tras arduos esfuerzos los responsables han conseguido que sea casi desconocido. Se termina en Malpìca, que tiene el apellido de Bergantiños, con su buen puerto.

También se puede llegar por la costa visitando el faro do Roncudo, lugar impresionante, en cuyas cercanías los percebeiros consiguen los mejores moluscos.

Ya se sabe que el percebe sabe aquí mejor, igual que la nécora y otros mariscos recién cogidos. La simple y exquisita gastronomía de la Costa da Morte es otro de los incentivos para realizar el viaje.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin