Status

Cómo purificar el aire dentro del hogar: plantas, pintura y hábitos que deberías tener

  • Además de por la confluencia de personas, el aire puede cargarse de otros olores
  • Es conveniente ventilar la casa en algún momento del día en cualquier estación
  • Si eres alérgico, es mejor evitar las horas donde la polinización es más intensa
Dreamstime
Madrid

Llega el otoño y con él las lluvias y las bajadas de temperatura. En esta época del año volvemos a cerrar las ventanas. Y, aunque conviene hacerlo durante determinados momentos del día para evitar las horas en las que la polinización es más intensa (especialmente si eres alérgico), también es necesario ventilar la casa para evitar la humedad y mantener nuestro bienestar físico y mental.

¿Por qué se carga el ambiente?

No se trata exclusivamente de una gran confluencia de personas en un espacio pequeño o de la acumulación de polvo, como muchos pueden llegar a pensar. El aire también se carga de olores de, por ejemplo, detergentes. Seguro que, en alguna ocasión, tras realizar una limpieza con lejía, has notado el efecto tan desagradable que causa el aroma, y eso se mantiene en el aire durante horas, a veces incluso de forma imperceptible para nuestros sentidos. Sucede lo mismo con determinados electrodomésticos que están continuamente enchufados, como el frigorífico.

Todo ello puede terminar afectando a la calidad del aire y, por tanto, a nuestro bienestar en el hogar, un factor que casi 7 de cada 10 españoles considera muy importante, de acuerdo con el estudio Radiografía de la felicidad en los hogares españoles elaborado por Kobold®, la marca especializada en aspiradores ergonómicos de alta calidad. A continuación, revelamos seis trucos para purificar el aire de nuestra casa y seguir manteniendo el ambiente cálido.

1. Abrir las ventanas sea la estación que sea

Aunque sea tan solo 5 o 10 minutos al día. En el exterior el aire nunca estará libre de polución, sobre todo en grandes ciudades, pero siempre es mejor que mantener estanco el aire del interior de nuestra casa. Ahora bien, no es necesario tener las ventanas abiertas todo el día, basta con abrirlas algunos minutos a primera hora de la mañana o a última de la tarde. ¡Apúntate estas horas especialmente si eres alérgico! La concentración de alérgenos en el aire habitualmente es inferior que en las horas centrales del día.

2. Adquirir un purificador

No puedes tener uno en cada estancia, pero sí en las que más tiempo pasas o en las más concurridas. Estos limpian con eficacia y en un tiempo reducido los malos olores y posibles compuestos tóxicos en el aire. Además, existen modelos que también actúan como calefactores en invierno.

3. Aspiradores con alta capacidad de filtrado

Este tipo de aspiradores cuentan con filtros purificadores de aire que pueden atrapar micro partículas como el polen, los ácaros del polvo, la caspa de los animales, las esporas de moho o el humo del tabaco. Es decir, garantizan un aire higiénico gracias a su recogedor de partículas de alta eficiencia.

4. Plantas de interior

Además de darle un toque de estilo a tu hogar conseguirás llenarlo de aire limpio. Las plantas nos aportan confort y son fuente de salud, por algo a los parques de las grandes ciudades se les llama los 'pulmones' de la ciudad. Se trata de una solución económica y eficaz, ya que convierten el CO2 en oxígeno y nos ayudan a eliminar partículas tóxicas y contaminantes del aire. Sin embargo, hay unas que realizan esta labor mejor que otras, algunas recomendaciones son: el potus, la palmera de bambú, la lengua de tigre o la flor de la paz.

5. Aceites esenciales

Toda una experiencia sensorial y purificante. Ciertos aceites esenciales elaborados a base de romero, limón, clavo, eucalipto, tomillo, abeto balsámico, ravintsara, etc. evitan que virus, bacterias, hongos e, incluso, moho puedan llegar a sobrevivir en nuestro hogar. Úsalos regularmente o añádelos a productos de limpieza o detergentes naturales para gozar de un aire más puro.

6. Pinturas purificadoras

Son una opción habitualmente desconocida, pero aplícala en tus paredes y verás que notas cómo mejora la calidad del aire. Son ecológicas, repelen el polvo y la suciedad, neutralizan los malos olores y eliminan todas las bacterias de las superficies. Y lo mejor es que solo necesitan luz para activarse.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.