Status

Aston Martin AMR-CO1, el simulador de carreras (el más lujoso y caro del mercado) que cuesta más que un coche de verdad

  • Nace fruto de la colaboración entre Aston Martin y la compañía Curv Racing Simulators
  • Tan solo hay disponibles 150 unidades a un precio de salida de unos 62.000 euros
  • Tanto su futurista aspecto exterior como su experiencia inmersiva de conducción son excepcionales
Sus líneas futuristas configuran un aspecto impresionante por fuera, casi tanto como la tecnología virtual que lo 'mueve' por dentro (fotos: Aston Martin).
Madrid

Se llama AMR-C01 y es uno de los caprichos más extravagantes y caros que un amante de los Aston Martin (la marca favorita de James Bond) pueda permitirse. Cuesta casi tanto como un deportivo de lujo, pero no se puede conducir fuera de casa (ni siquiera se guarda en un garaje).

En realidad, se trata del primer simulador de carreras premium (absolutamente de lujo) diseñado en comandita por la firma automovilística Aston Martin y la empresa tecnológica (especializada en 'universos virtuales') Curv Racing Simulators, pensado tanto para campeones de los e-Sports como para -incluso- pilotos profesionales (del 'mundo real', estos sí) que deseen perfeccionar sus habilidades en el salón de su -suponemos- enorme casa (obviamente, el AMR-C01 ofrece una experiencia inmersiva única y excepcional).

Lo fundamental de esta colaboración es que cada parte de la suma se ha dedicado a lo que realmente domina. Aston Martin, por un lado, se ha encargado sobre todo del diseño y la empresa Curv Racing Simulators del 'motor' tecnológico que recrea toda la parte virtual.

El AMR-C01 ha sido confeccionado en fibra de carbono y su interior recrea el espacio de conducción (el asiento posee la misma posición e inclinación) de un auténtico Aston Martin Valkyrie, uno de los grandes deportivos de la firma británica.

La parte delantera, de líneas muy elegantes, evoca la característica parrilla de los Aston Martin, mientras que las aletas laterales, con forma de tiburón, lo asemejan a un impresionante animal mitológico (presume de una apariencia futurista muy poderosa pero al mismo tiempo mantiene el nivel de refinamiento y calidad en los acabados clásicos del sello Aston Martin)

El director creativo de firma británica, Marek Reichman, lo expresa de esta manera:

"Ha sido todo un desafío para nuestro equipo de diseño ya que, aunque el simulador no es un automóvil en sí mismo, está completamente inspirado en nuestros auténticos modelos de competición. El AMR-C01 tenía que irradiar esa misma elegancia, con las líneas dinámicas y ese equilibrio de proporciones que emparenta a cualquier Aston Martin con su prestigioso linaje. Para mí, es AMR-C01 es casi más una escultura que un simulador, entendido ésta como una verdadera obra de arte"

En lo referente a la aportación tecnológica de Curv Racing Simulators, la compañía está fundada y dirigida por el piloto profesional Darren Turner (tres veces ganador de Le Mans), quien lleva más de dos décadas trabajando con simuladores de Fórmula-1.

El AMR-C01, montado artesanalmente a mano, ha sido equipado con el último software Assetto Corsa. "Para nosotros", explica Turner, "este proyecto es casi una declaración de amor al mundo de la velocidad y las carreras. Hemos creado un simulador doméstico con una inmersión tan increíble que ofrece a los usuarios la oportunidad de pasar un buen rato compitiendo en el mundo virtual, desde la comodidad de su propio hogar ".

Como suele ocurrir con los vehículos más lujosos de Aston Martin, el AMR-C01 estará disponible en una serie limitada de tan solo 150 ejemplares.

Su precio de salida es también de lo más exclusivo: unos 62.000 euros (sin impuestos).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.