Status

Las mejores sitios para hacer deporte al aire libre en Palma de Mallorca

  • Palma ofrece diferentes espacios para disfrutar actividades deportivas
  • Es la forma más segura de hacer deporte y evitar contagios
  • Además, es posible disfrutar a la vez de su entorno monumental
Madrid

Una vez va finalizando el verano y las temperaturas dan un respiro, el otoño es una buena estación para disfrutar al aire libre practicando deporte y, en estos momentos, aún más, ya que de esta forma puede realizarse en un entorno más seguro para evitar contagios.

Para ello, Palma cuenta con varias áreas que combinan la vida activa con un entorno artístico-monumental de gran valor cultural. Entre ellos, el Parque del Mar, el Paseo Marítimo, la zona de Castillo de Bellver, el parque de Son Gibert o Ciudad Jardín. Una forma de hacer deporte respirando aire puro que se convierte en una delicia disfrutando de la ciudad en esta época del año, que invita a conocer sus atractivos desde otra perspectiva. Enclaves que dejan ver las mejores vistas de la capital balear mostrando su patrimonio histórico, sus zonas verdes, sus playas y los aledaños de su espectacular casco antiguo.

Parque del Mar

Con 9 hectáreas de superficie, se trata de uno de los principales parques urbanos de la ciudad. En él se puede correr, andar en bicicleta o patinar mientras se admira la excelente vista de la fachada marítima de Palma, la muralla que rodeaba la ciudad antigua adornada de vegetación y el gran lago de agua salada situado en uno de sus extremos.

Paseo Marítimo

Un excelente espacio para correr, patinar o dar un paseo en bicicleta con la compañía inigualable del mar, su brisa y su paz. Muchos runners lo utilizan para ejercitarse durante las primeras horas del día: todo un espectáculo con el que además de ponerse en forma respirando aire fresco y puro, pueden deleitarse con la hermosa postal que ofrece el amanecer en Palma. Para los más nocturnos, la estampa viene adornada por las bonitas luces que proyectan los barcos mar adentro.

Castillo Bellver

Una ruta perfecta para corredores que permite disfrutar de la naturaleza con una vuelta por la magnífica periferia del bosque de Bellver. Cuenta con una cuesta de 300 metros conocida como La Dolorosa, capaz de desafiar la forma física de los que deciden escalarla. Además, una vez se llega a la explanada de la parte superior, se puede seguir la ruta en dirección al singular Castillo de Bellver, el único en España con forma circular.

La localización de esta ruta no solo permite ejercitarse, sino también alejarse del ruido de la ciudad mientras se inhala el aire limpio de este pulmón verde de Palma desde donde se ven unas espectaculares panorámicas de la capital balear. Por otra parte, si se trata de disfrutar con niños, el parque infantil Jovellanos es un lugar ideal.

Parque Son Gibert

Situado en la periferia de la ciudad, este parque parece un escenario extraído de un libro o película, ya que está ubicado frente al imponente conjunto de edificios del Seminario Nou y sus pinos y cipreses. Con 20.000 metros cuadrados de extensión, permite correr, patinar y, además, hacer piruetas en el skatepark que lleva el mismo nombre.

Ciudad Jardín

A pocos kilómetros del centro de la ciudad, localizado en una zona residencial muy bien comunicada y justo en la bahía de Palma, se encuentra el Parque Ciudad Jardín. Un espacio donde los deportistas pueden realizar sus ejercicios rodeados de vegetación. Además, dispone de una cancha de fútbol y una pequeña área de juegos para los más pequeños.

A tan solo unos metros, se localiza la playa del mismo nombre, donde se organizan encuentros de patinadores, swing, grupos para la práctica de nordic walking, runners y ciclistas, que aprovechan su carril bici y su paseo peatonal para entrenar a cualquier hora del día.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.