Status

Los pueblos y entornos naturales más bonitos para disfrutar de la seguridad y amplitud de la provincia de Huesca

  • Miradores donde fotografiar la belleza de la naturaleza de la provincia
  • Una visita a las cuatro 'Pueblos más Bonitos de España' en Huesca
  • Una ruta en bicicleta por la frondosa naturaleza del Valle de Tena
Alquézar, miembro de la agrupación de 'Los Pueblos más Bonitos de España"
Madrid

El turismo rural y alejado de los destinos turísticos más típicos y masificados es una de las tendencias que está marcando las vacaciones de la nueva normalidad. Lo confirma el director-gerente de la sociedad promotora de turismo TuHuesca, Fernando Blasco: "Los turoperadores que antes vendían destinos lejanos, están mostrando interés por la provincia de Huesca y también nos van a dar visibilidad, haciéndose eco de esta tendencia del turista de volver su mirada hacia su propio territorio, disfrutando de lo más cercano que el cliente había dejado para otro momento". A continuación, tiene varias opciones para conocer esta provincia.

Un gran paisaje rural donde perderse

La provincia de Huesca tiene cuatro de sus localidades dentro de 'Los Pueblos más Bonitos de España', una asociación que trabaja por apoyar el turismo rural en España.

1. Roda de Isábena

Esta localidad transcurre por el valle del río Isábena, en la comarca de Ribagorza, y está rodeada de tres sierras; la de Esdolomada, la del Chordal y la de Sís. Destaca porque se alza sobre un promontorio que domina el acceso al valle del río Isábena, pues en el siglo X era un lugar fortificado. Además, posee la Catedral de San Vicente mártir, vestigios de su rico pasado y que le convierte en la población más pequeña de España que cuenta con un templo catedralicio.

2. Ansó 

Ubicada en el valle pirenaico del mismo nombre, que limita con Navarra y Francia; esta localidad conserva uno de los cascos urbanos mejor conservados del Pirineo Aragonés, que fue declarado Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Aragón como conjunto arquitectónico. Además, la región ofrece un extenso territorio que cuenta al norte el Parque Natural de los Valles Occidentales y al sur el Paisaje Protegido de las Foces de Fago y Biniés.

3. Aínsa

Ubicado en la comarca de Sobrarbe, al norte de la provincia de Huesca, este pueblo tiene una ubicación perfecta para disfrutar del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara y el Parque Natural Posets-Maladeta. Además, en el año 1965 el casco antiguo de Aínsa fue declarado Conjunto Histórico-Artístico, aunque desde 1931 la parroquia y el castillo tenían categoría de Monumento Nacional.

4. Alquézar

Encaramada a 660 metros de altitud sobre una de las sierras paralelas al Pirineo, este pueblo se integra perfectamente en el paisaje de calizas modelado por el río Vero. Así, es un lugar perfecto para prácticas deportivas como el barranquismo o el senderismo por el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Además, el pueblo cuenta con su majestuosa Colegiata, que fue declarada Monumento Nacional en 1.931, y la arquitectura y trazado medieval de su casco urbano, que es Conjunto Histórico Artistico desde 1.982.

Una ruta en bicicleta por el valle de Tena

El Valle de Tena es muy famoso en invierno, por estar cerca de las pistas de esquí de Formigal y Panticosa. Sin embargo, durante la primavera y el verano es un bello paraje verde por descubrir. Por ejemplo, en bicicleta eléctrica. Una nueva modalidad BTT, que gracias a su motor permite subir por caminos de alta montaña sin un esfuerzo físico excesivo.

Algunos de los pueblos de obligada visita de esta región son Biescas, Oros, Gavín o Lárrede, cuyas iglesias románicas hacen las delicias de los amantes del arte basado en la sencillez y la practicad. Y para los más pequeños está Lacuniacha, un parque natural en el que se pueden ver animales autóctonos como ciervos, lobos y hasta osos, con mucha seguridad.

Miradores donde fotografiar la belleza de la naturaleza de Huesca

La abrupta naturaleza de Huesca no solo se puede describir en rutas de senderismo o de bicicleta, a los miradores que hay a continuación se puede llegar en coche o tras dar unos pocos pasos desde el aparcamiento.

1. Mirador de los Buitres (Sarsamarcuello)

Las vistas desde el Mirador de los Buitres son espectaculares, ya que se sitúan a una altura mayor de las formaciones geológicas de los Mallos de Riglos (en la foto) y permite ver los nidos de las aves rapaces que anidan en sus paredes verticales. Abajo, como miniaturas, aparecen los pueblos de Riglos y Murillo de Gállego, con Agüero al fondo. El acceso al Mirador de los Buitres está adaptado a personas con discapacidad.

2. Mirador del Parque de la Gabarda (Monegros)

Este mirador forma parte de la ruta por los torrollones desde la Gabarda. Desde él se puede contemplar las múltiples atracciones que cuenta el Parque de Aventura de La Gabarda, así como el resto de formaciones rocosas.

Foto: Wenceslau-Graus
comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin