Status

Las reservas con pocos días de antelación se convierten en la 'nueva normalidad' de los viajes de negocios

  • Es la principal conclusión de un análisis de tendencias realizado por BizAway
  • El lapso de tiempo entre la reserva y el 'check-in' apenas sobrepasa la semana
  • A pesar de todo, las reuniones presenciales van a seguir siendo imprescindibles
El clima de incertidumbre en el que vivimos está afectando a la forma de viajar del hombre de negocios.
Madrid

¿Sabe usted lo que hará durante la primera semana de septiembre? Si esta misma pregunta nos la hubieran realizado hace justo un año, uno hubiera consultado la agenda electrónica de su móvil y hubiese contestado en un segundo. De hecho, es probable incluso que su empresa ya se hubiera encargado de reservarle vuelo y hotel si tuviera que viajar por motivos de trabajo durante esas fechas.

Hoy, sin embargo, con los continuos rebrotes interiores, las cuarentenas de los gobiernos extranjeros (encabezadas por Reino Unido) o la cierta confusión que acompaña la mayoría de las noticias que leemos han provocado un nivel de incertidumbre a medio plazo que no favorece en nada la previsión.

"¿Cómo van a ser los viajes de negocios en este segundo semestre del 2020?", se preguntan muchos directivos o empresarios.

Tras la pausa brusca del confinamiento, intensa y obligada, el mundo intenta recomponerse para volver a la actividad anterior en convivencia con el virus. Pero parece que nada volverá a ser como antes durante un tiempo.

Giovanni Bernardi, responsable de Desarrollo de Negocio de BizAway, resume las tendencias observadas por la plataforma con la definición de un nuevo perfil del viajero de negocios:

"Estamos asistiendo a una redefinición del viaje de negocios y al nacimiento de nuevas tendencias".

Reservas a última hora

Entre estas tendencias, destaca el cambio de hábitos provocado por la incertidumbre: "Hemos apreciado una variación significativa en la temporalidad de las reservas: el viajero corporativo post covid realiza las reservas con poco margen de antelación".

En este sentido, los datos obtenidos por BizAway desvelan que los viajeros de negocios ya no reservan a futuro, sino que lo hacen con muy pocos días de antelación.

Así, en relación a los vuelos, la diferencia entre la fecha de creación de la reserva y la fecha de chekck-in es de tan solo 8/9 días; respecto a los hoteles, esta diferencia se reduce a 5/6 días (antes de la aparición del coronavirus, la media para los aviones era de 14 días y para los hoteles, de 10).

"Creemos que este cambio de hábitos se va a mantener en el tiempo y trabajamos con este planteamiento de cara a septiembre: la incertidumbre va a provocar que el viajero espere hasta el último momento para confirmar sus reservas de vuelos, hoteles y coches", infiere Bernardi.

Reuniones presenciales (a pesar de todo)

Por otro lado, y por lo que respecta a otras tendencias, BizAway afirma que los viajeros de negocios van a seguir apostando, pese a todo, por las reuniones presenciales

"Los grandes acuerdos o las reuniones de calado tendrán que seguir siendo presenciales, por lo que el sector volverá a recuperar su actividad más pronto que tarde", afirma Bernardi.

Asimismo, argumenta que el nuevo viajero está ahora más preocupado por la sostenibilidad, por lo que limitará las reuniones presenciales innecesarias.

Barcelona, líder en reservas de viajes de negocios antes del veto

Los últimos datos analizados por BizAway destacan la Ciudad Condal como la más demandada por los viajeros, seguida por París, Estocolmo, Frankfurt y Luxemburgo. Otros datos que revelan las estadísticas de la plataforma es que la reserva de hoteles sigue liderando el vertical más solicitado por los usuarios (entre un 60 / 65% del total), seguido por vuelos, trenes y coches de alquiler.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin