Status

Los 10 whiskies de ultra lujo más caros de la historia

  • Más que destilados 'premium', se trata de auténticas rarezas de coleccionista
  • La escasez de botellas y la antigüedad de la añada encarece siempre el producto
  • Te proponemos un 'top ten' para paladares delicados, pero carteras bien musculosas
El contenido de estas botellas, aunque de color ámbar, podrían pasar por oro líquido.
Madrid

El pasado octubre, una botella de whisky escocés tuvo a gala convertirse en el vino o espirituoso más caro jamás adquirido en una subasta. Cuando el mazo dio el golpe final, la puja había alcanzado los 1,9 millones de dólares.

Se trataba de un Macallan Fine and Rare de 1926, un whisky tan excepcional que con aquella cifra le robaba el puesto ¡a otra botella exactamente igual!: otro Macallan 1926 vendido justo un año atrás en otra subasta por 1,2 millones de dólares.

Desde entonces, al menos seis botellas de este mismo whisky han sido vendidas sin bajar nunca su precio del millón de dólares.

¿Pero qué tiene este espirituoso para ser el más caro del mundo? Pues parte de la respuesta se encuentra en el líquido ámbar y parte, también, en su continente.

Para empezar a entenderlo hay que retroceder hasta 1926, cuando en la destilería de The Macallan, en Speyside (Escocia), decidieron utilizar su barrica número 263, que previamente había contenido vino de Jerez, para envejecer su nuevo single malt. Y el whisky estuvo envejeciendo en ella la friolera de 60 años.

Cuando en 1986 decidieron abrir la barrica, su contenido dio para rellenar tan solo 40 botellas. Nacía así The Macallan 1926 - 60 Year Old, un whisky tan especial que era necesario 'vestirlo' a la medida.

Para ello, en 1989 se eligió a sir Peter Blake (artista responsable, entre otras, de la portada del álbum de The Beatles Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band) para que diseñara la etiqueta de las 12 primeras botellas.

El éxito de la propuesta llevó a que, cuatro años después, se eligiese a otro artista legendario del pop art, el italiano Valerio Adami, para pinar a mano otra docena de recipientes.

Y mientras esas primeras 24 unidades desataban la locura en ventas privadas y subastas, el artista irlandés Michael Dillon era seleccionado, ya en 1999, para pintar a mano solo una botella, con cuyo diseño quiso evocar la Easter Elchies House, hogar la destilería de The Macallan.

¿Qué ocurrió con las otras 15 botellas de esta singular añada? Ya con su etiqueta al uso, fueron incluidas en la colección Fine & Rare de The Macallan, aunque no por ello su precio dejó de resultar destacado: en 2007, apenas una década después de su lanzamiento, ya se pagaba por ellas 22.600 dólares.

Pero echemos un vistazo a otros 9 scotch con precios astronómicos, y si empezamos por el más alto, es inevitable volver a hacer parada en Speyside:

The Macallan in Lalique, Cire Perdue

Solo existe una botella de este whisky de 64 años, diseñada por la prestigiosa cristalería Lalique para conmemorar los 150 años de nacimiento de su creador. Tanta exclusividad eleva su precio hasta los 460.000 dólares.

Dalmore 64 Trinitas

En este caso, como indica su nombre, fueron solo tres botellas. Contenían un whisky tan exquisito y refinado que se llegó a pagar por cada una de ellas 160.100 dólares.

25-Year-Old Pure Pot Still Whisky

Esta fue una de las últimas botellas producidas por la popular destilería irlandesa Nun's Island, que cerró sus puertas en 1913, un honor que eleva el precio de este whisky hasta los 143.000 euros.

W & J Mutter's Bowmore 1850

En la fecha que figura en la etiqueta, William Mutter decidió vender su participación en la destilería que lleva su nombre. Desde entonces, la botella fue pasando de mano en mano a través de sus herederos, haciendo que la misma alcanzase un precio en subasta de 60.135 dólares.

The Dalmore 62 Single Hiland Malt Scotch

The Dalmore produjo solo doce botellas de esta edición tan especial, que ha llegado a alcanzar los 58.000 dólares en subasta. Cuenta la leyenda que fue justamente el hombre que pagó ese precio el único que se ha atrevido a descorcharla para probar el whisky.

The Dalmore Oculus

Se emplearon maltas maduradas desde mediados del XIX para elaborar este exclusivo destilado que solo dio para llenar una botella, recipiente que por tanto, debía estar a la altura: fue realizada en cristal de Baccarat, y por ella se han llegado a pagar 46.600 dólares.

Glenavon Special Liqueur Whisky

Este destilado es pura historia. Entre otras cosas nadie es capaz de datar con exactitud el whisky, dado que la destilería Glenavon cerró sus puertas en 1850. Lo que, por otro lado, sí que permite estimar una edad mínima del licor, y eso eleva su precio hasta los 28.900 dólares.

Glenfiddich Rare Collection, 1937

Otra botella exclusiva, en este caso por su capacidad especial: es la única de 750ml que existe de este destilado. La razón la encontramos en las normas de importación de Estados Unidos en aquellos años. Tan curioso legado histórico ha alcanzado en el mercado los 20.000 dólares.

Dalmore Selene

58 años estuvo envejeciendo este whisky, líquido elixir que fue extraído de barriles de 1781. Solo se embotellaron 30 piezas para todo el mundo, lo que hace que su valor ascienda a los 18.750 dólares.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.