Status

Ejecutivos teletrabajando desde una casa de lujo, la oportunidad del sector inmobiliario español

  • España es un país que ofrece buen clima y estado de bienestar
  • Un reclamo para los teletrabajadores de zonas de Europa más frías
  • Los inversores extranjeros demandan villas sostenibles y seguras
Madrid

El teletrabajo, lejos de perfilarse como una tendencia temporal impulsada por la pandemia del coronavirus, parece estar convirtiéndose en una realidad que ha venido para quedarse. El mercado laboral de todos los países occidentales lo ha vivido como una tendencia que ha cambiado las reglas del juego en poco tiempo, pero que también trae la ventaja de poder trabajar desde lugares remotos, gracias a las posibilidades que las tecnologías ofrecen en el desempeño de las tareas cotidianas laborales o empresariales.

En el caso de los profesionales extranjeros, se ha elevado el número de quienes escogen trabajar desde España, especialmente en áreas como el sur del país, donde el clima, la luz natural, los paisajes o la calidad de vida seducen cada vez más a directivos y altos profesionales.

Esta tendencia creciente plantea una gran oportunidad para el sector residencial, pues, a medida que más empresas deciden implantar el trabajo a distancia en su totalidad o en un elevado porcentaje, los profesionales optarán por establecer su residencia en el sur español o, al menos, adquirir una segunda casa en la zona. Esto afecta también al sector residencial de lujo, que repara en que los profesionales extranjeros se están decantando cada vez más por áreas privilegiadas para trabajar y vivir.

Una oportunidad para el mercado inmobiliario

ARK Architects, estudio de arquitectura especializado en el mercado premium de la vivienda en urbanizaciones de lujo de Málaga, explica que esta nueva situación laboral  plantea una gran oportunidad para el país, para atraer a teletrabajadores ejecutivos de rentas elevadas.

Ya antes de acelerarse la tendencia del teletrabajo y tras la previsión de mayor llegada de extranjeros a áreas muy demandadas de España, el sur del país estaba viviendo una evolución única en sus proyectos arquitectónicos. Si bien España se posiciona actualmente como el 10º país del mundo en cuanto a millonarios que residen o tienen viviendas propias en su territorio, se prevé que fomento del teletrabajo nos haga escalar puestos en dicho ranking.

Manuel Ruiz Moriche, director creativo de ARK Architects, explica que su compañía apuesta por un lujo sostenible propio del siglo XXI diferenciador, con sistemas tecnológicos de última generación, como automatización y control inteligente de toda la vivienda, altavoces invisibles e inteligentes, autorregulación de temperatura, detección por huella dactilar, iluminación inteligente, sistemas de seguridad y ciberseguridad, etc. De esta manera, el cliente se sienta en una smart home totalmente real, con todas las comodidades para vivir, trabajar, descansar o divertirse.

Además, Ruiz Moriche relata que se ha incrementado la demanda de los servicios de ciberseguridad. "La seguridad es muy importante para nuestros clientes", añade. Varias fortunas del Ibex ya han solicitado los servicios de esta firma de arquitectos porque, para ellos, sentir la sensación de total seguridad en sus villas es una prioridad.

Las villas de este estudio suelen superar los 1.000 metros cuadrados de superficie, permiten una perfecta delimitación de espacios, para separar ambientes y poder realizar múltiples actividades dentro de la casa. Cuentan con instalaciones como dormitorios suite, bodega, terrazas, salas de masajes, piscinas infinity, gimnasio o zonas de spa y wellness.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.