Status

Examen carnívoro para sibaritas: ¿Te sabes las 10 mejores partes del cerdo ibérico más allá del jamón o la paleta?

  • El jamón o la paleta no son el único majar de nuestro cerdo ibérico
  • La carnicería Rubiato Paredes presenta 10 cortes exquisitos
  • El secreto, el chuletón o el lomo son algunos de lo más conocidos
Madrid

El cerdo ibérico se asocia sobre todo al jamón o la paleta, desde luego un majar. Sin embargo, del resto del animal se aprovechan los andares y hasta 10 cortes que hacen las delicias de los amantes de su carne. Unas piezas que destacan por su jugosidad. "Los animales de raza Ibérica tienen una mayor capacidad de acumular grasa subcutánea y de infiltrarla en el músculo, una grasa alta en ácidos grasos insaturados, especialmente en oleico. Esta característica hace que la carne de cerdo ibérica sea saludable y se caracterice por ser más jugosa y sabrosa". Lo cuenta a Status Raúl García, jefe de ventas de la carnicería Rubiato Paredes, que presenta estos 10 cortes de carne.

1. Presa, pura finura

Para muchos, la presa es el corte más preciado del ibérico: una carne extremadamente veteada y tierna, oscura y con un sabor potente, perfecta para la plancha o la brasa.

2. Pluma, ternura al cuadrado

La pluma ofrece un corte de gran ternura y finura con un veteado medio. Es una pieza de calidad contrastada que resalta tanto a la plancha como a la parrilla.

3. Solomillo, placer libre de grasas

La pieza más magra del ibérico, el solomillo es un corte muy tierno y de sabor suave, perfecto para ser la base de elaborados platos y para cocciones a fuego lento.

4. Abanico, nada más meloso

Procedente de la punta del costillar, el abanico es una carne muy jugosa y sabrosa, con una enorme melosidad, perfecta tanto para cocciones rápidas como para el horno.

5. El secreto, el corte estrella

El secreto es el corte más conocido del ibérico. Un fuerte veteado con un sabor y aroma únicos, y una textura extremadamente jugosa perfecta para cocciones rápidas

6. Secreto papada, el poder de los matices

Un filete finísimamente entreverado que combina a la perfección una textura suave con un sabor intenso y cargado de matices. Perfecto a fuego muy fuerte.

7. Lágrimas, una experiencia única

Las lágrimas ibéricas son lo mejor del costillar ibérico: una delicia gastronómica intensa y melosa, perfecta tanto para cocciones rápidas como para el horno.

8. Entrecot, corte exquisito

Con un grosor especial que lo hace tremendamente suculento, el entrecot ibérico ofrece un sabor sorprendente y una textura ternísima en cocciones rápidas.

9. El chuletón, placer carnivoro

Al igual que su homólogo vacuno, el chuletón ibérico ofrece una experiencia carnívora suculentísima y total: grueso, intenso, tierno y aromático, perfecto para la parrilla o la plancha.

10. Lomo ibérico, puro sabor

El lomo ibérico, con su fino y abundante veteado, ofrece un sabor intenso y limpio, unido a una jugosidad sin precedentes en una loncha de lomo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin