Status

El ecommerce de belleza en la pospandemia: "Una oportunidad para la venta de productos nuevos y no solo reposición"

  • "El ecommerce se ha acelerado y probablemente no frene"
  • "Hemos sido pioneros situando la prueba de producto al hogar"
  • "Las consumidoras han dedicado más atención al cuidado de la piel"
Madrid

El comercio electrónico es una consecuencias más palpables que se pueden extraer de la era pospandemia. Como ejemplo está Birchbox, empresa de belleza por suscripción, que ha superado la cifra de 50.000 suscriptoras de pago en España que reciben mensualmente una selección personalizada de productos de cosmética. Un equipo de Status entrevista a Alex Vallbona, presidente para Europa de la compañía, sobre cómo será la evolución del e-commerce en España.

¿Esperan mantener ese empuje de suscriptores tras la crisis del Covid?

Creemos que el empuje del ecommerce, en general, se mantendrá. También en nuestro sector y, por supuesto, en nuestra compañía. Muchos de los cambios en los hábitos de consumo permanecerán tras esta crisis sanitaria porque ya venían empujados por el consumidor. No hay marcha atrás para la digitalización y lo puesto en marcha a gran velocidad ha de aprovecharse. El ecommerce se ha acelerado en todos los sectores y probablemente no frene.

Creemos que el ecommerce de belleza por suscripción tiene un gran futuro por delante y muchísimas posibilidades debido a una tendencia que veíamos venir ya desde 2012 y que, tras la pandemia, se ha acelerado: el cocooning. Se trata de una predisposición de querer salir menos de casa y vivir más experiencias dentro de nuestro hogar que estamos viendo en todos los ámbitos -ocio, restauración, cine… - y refuerza nuestro modelo de negocio porque incide en la prueba y disfrute de los productos de belleza en los hogares.

¿Esperan un empuje generalizado del e-commerce en España?

El aumento de las compras online y la dificultad para probar los productos cosméticos in situ, debido a las medidas de seguridad e higiene, harán que el ecommerce se consolide cada vez más. En ese sentido, desde Birchbox tenemos mucho camino recorrido, ya que hemos sido pioneros en este campo: trasladando la prueba de producto al hogar. La suscriptora recibe una selección de productos personalizados en casa, los prueba y decide, en la tranquilidad de su hogar, qué productos quiere comprar en la tienda online que ponemos a su disposición.

Tradicionalmente el ecommerce de cosmética y belleza se ha visto como un canal de reposición de productos. Ahora, tenemos la oportunidad de convertirlo en un canal de compra de productos por primera vez donde la prueba de producto es clave para no perder esa experiencia sensorial que tanto buscamos en el mundo de la cosmética.

¿Qué productos son los que más se han comprado durante el confinamiento?

Las consumidoras han dedicado más atención en este periodo al cuidado de la piel. Los productos más vendidos durante esta etapa en nuestra e-shop han sido las mascarillas, sérums y cremas hidratantes. Y, en la recta final de la cuarentena y el inicio de la desescalada, el fotoprotector solar ha sido el producto estrella.

¿Han notado un cambio de hábitos de consumo? 

Al haber incrementado el tiempo en nuestros hogares ha hecho que dispongamos de más tiempo para nosotros y nuestras consumidoras han optado por invertir ese tiempo en cuidarse más, tal y como hemos visto reflejado en nuestras ventas. Durante la pandemia del Covid-19, las consumidoras han dedicado más atención al cuidado de la piel y el cabello. Desde Birchbox, hemos observado un aumento en ventas en las categorías de productos faciales y corporales. Es decir, todos aquellos productos que nos hacen tomar conciencia de nosotros mismos y que son básicos para nuestro bienestar.

¿Cómo piensan que afrontará el comercio minorista el periodo de pospandemia?

Las tiendas físicas van a tener que adaptarse a la nueva situación ya que, hasta ahora, en el sector de la cosmética y belleza, todo se basaba en una experiencia sensorial. Tras la pandemia del Covid-19, los retailers van a tener que priorizar la seguridad de los consumidores para evitar los contagios tomando todas las medidas de higiene y protección que sean necesarias.

Nos tenemos que olvidar de las pruebas de los productos -los tester- en tiendas físicas, en centros comerciales, en cadenas de cosméticos, etc. Los retailers están apostando por la inteligencia artificial permitiendo la prueba digital de los productos (maquillaje especialmente) por medio de realidad aumentada, de esta manera se aporta una solución, en nuestra opinión queda a medio camino, dado que la consumidora puede ver el efecto del producto, pero se pierde la experiencia sensorial, un factor muy importante y decisivo a la hora de adquirir nuevos productos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin