Status

Ringo Starr, el mítico baterista de los Beatles, pide "paz y amor" como regalo al cumplir 80 años

  • Los dos Beatles que sobreviven, Ringo y Paul, siguen a tope en plena tercera edad
  • El baterista ha lanzado nada menos que 20 discos en solitario desde 1970
  • Su mayor éxito fue "Photograph", en 1973, compuesto por Ringo junto a George Harrison
Ringo Starr, a los 80 años, más joven que nunca, con su característico gesto "Peace and Love"

Cómo pasa el tiempo. El 7 de julio de 2020 Ringo Starr, el baterista de los Beatles, cumple 80 años. Medio siglo después de su separación, el de Liverpool sigue siendo el grupo más "actual" de la historia.

En conmemoración del primer 80º cumpleaños de un Beatle, repasamos hoy lo bueno y lo mejor de la trayectoria de Sir Richard Starkie, más conocido como Ringo Starr, el baterista del mejor grupo de la historia, los cuatro chicos de Liverpool que, 50 años después de su separación, siguen vendiendo millones de discos.

Esta es la historia de Ringo Starr, con sus acontecimientos más importantes, leída y analizada a través de sus canciones más importantes.

Richard Starkey, junto a su madre, Elsie, y su padrastro, Harry, en la modesta casa de Liverpool donde creció

Un chico de Liverpool…

Richard Starkey nació el 7 de julio de 1940 en un suburbio de Liverpool (Inglaterra, Reino Unido). Joven muy enfermizo, llegó a estar diez semanas en coma a los seis años tras una peritonitis, y dos años en un hospital a los trece por una pleuresía. Tras el divorcio de sus padres, Richard creció junto a su madre, Elsie, y a su padrastro, Harry Greaves, en un clima de exclusión social por sus múltiples enfermedades. Y aunque apenas sabía leer y escribir, la fiebre del skiffle (movimiento juvenil musical precursor del rock and roll), le cautivó, y no tardó en formar parte como baterista (desde niño golpeaba con palos todo lo que veía) de varios de los grupos que se estaban formando en Liverpool a finales de los cincuenta. Y así se unió a Rory Storm & The Hurricanes.

Los años del Cavern

Con Rory Storm, una mezcla de cantante y acróbata, Ringo (apodado por los muchos anillos, "rings", que llevaba en todos sus dedos) compartió el asfixiante escenario del mítico Cavern de Liverpool con otro grupo local, formado por John Lennon, Paul McCartney, George Harrison, Stuart Sutcliffe y Pete Best, llamados The Beatles. Ambos grupos también tomaron cruzaron el Canal de La Mancha para actuar en varias ocasiones en Hamburgo, ante marineros borrachos y chicas de strep-tease, donde los Beatles se forjaron como unos "animales del directo", entre peleas, eructos y rock de Elvis, Carl Perkins, Little Richard o Chuck Berry, además de sus propias composiciones. En agosto de 1962, tras abandonar, poco antes de morir, Sutcliffe el grupo, y de expulsar por su baja calidad a Best, Lennon le pidió a Ringo unirse al grupo, justo cuando estaban a punto de grabar su primer disco, en Londres, para Parlophone, filial de EMI. Ringo accedió… y la leyenda comenzó a escribirse.

"Boys": Ringo se anima a cantar

Los Beatles eligieron este marchoso tema del grupo femenino norteamericano The Shirelles para iniciar una tradición que solo se vio interrumpida en su tercer álbum, "A hard day's night": dejar cantar a Ringo. De esta forma, la imagen de los cuatro músicos como grupo se veía reforzada, a pesar de que el baterista no tenía ni voz ni estilo. Lo mismo había sucedido con Pete Best, el anterior "baquetas" del grupo, que cantaba la canción en directo antes de ser reemplazado por Ringo, y el tema fue "la canción del baterista" en los conciertos de los Beatles hasta 1964.

"I wanna be your man": de los Beatles a los Stones

En noviembre de 1963, Lennon y McCartney escribieron una canción para los Rolling Stones, el grupo londinense con el que Decca, el estudio que rechazó a los Beatles, pretendía competir contra el fenómeno de los de Liverpool. Los líderes de los Stones, Mick Jagger y Keith Richards, no eran desde luego Lennon y McCartney a la hora de escribir sus propias canciones. Y Decca les exigía un single. Pues dicho y hecho. Una noche en la que, como colegas que eran, Jagger y Richards estaban de marcha con Lennon y McCartney, les comentaron que andaban faltos de canciones, a lo que Paul y John se metieron en un reservado... y volvieron al poco tiempo con "I wanna be your man", la canción que estaban pergeñando aquel día. Los Stones se quedaron tan asombrados como agradecidos. Y, sobre todo, picados. Fue el primer éxito de las futuras "Satánicas Majestades", llegando al número 12. Y un punto de inflexión para Jagger y Richards, que se conjuraron para, a partir de entonces, escribir su propio material y no volver a "mendigar".

Pero a los Beatles también les gustó el tema, y no dudaron en incluirlo en su segundo disco, "With the Beatles", pues era perfecto para que Ringo tuviera su cuota vocal única. Cómo sería la canción de buena, que Bob Dylan, el que faltaba, compuso en 1966 "I wanna be your lover", en clara alusión a la canción de los Beatles/Stones.

"Honey don't", clásico del rock'n'roll

Carl Perkins, uno de los ídolos de los primeros tiempos de los Beatles, es el autor de esta canción, que incluyó como cara B del sencillo de uno de sus mayores éxitos, "Blue Suede Shoes", número uno en las listas norteamericanas en 1956. Ambas canciones se convirtieron en poco tiempo en clásicos. Los Beatles incluían HONEY DON'T en su repertorio de directo de 1964, y aunque en vivo la cantaba John –a pesar de que Perkins era el artista favorito de George– terminó siendo la "cuota vocal" de una canción de Ringo por álbum. Y fue una decisión acertada, pues el tema de Perkins es muy pachanguero, muy al estilo del batería de los Beatles, que más que cantar parece estar de pintas con los amigos en el pub.

"This boy", el mundo al abordaje

Aunque todavía no lo sabían, el 17 de octubre de 1963, los Beatles hicieron historia al grabar en los estudios de Abbey Road la canción con la que conquistarían el mundo, "I want to hold your hand", su primer número uno en América. Pero ese mismo día también grabaron "This boy", una canción muy diferente, que ocupó la cara B del sencillo. Precisamente con el asalto al mercado norteamericano en mente, Lennon y McCartney intentaron hacer algo del estilo de su admirado Smokey Robinson. George Martin hizo un arreglo instrumental de esta canción para una de las escenas más recordadas de la película "Qué noche la de aquel día", centrada en Ringo, el más "actor" de los cuatro Beatles.

"Matchbox", tema "heredado" por Ringo

En plena Beatlemanía, Capitol, la discográfica subsidaria de EMI/Parlophone en Estados Unidos, no paraba de pedir nuevos sencillos de los Beatles, quizá para "recuperar el terreno" de los casi dos años en que el grupo triunfó solo en Europa. Y si esos sencillos venían con canciones típicamente americanas, mejor que mejor. Por eso, se eligió un nuevo tema de Carl Perkins, "Matchbox". Esta canción tiene su "miga", pues ya estaba en el repertorio de los Beatles en sus años en Hamburgo, y tenía a su entonces baterista, Pete Best, a la voz. Por ello fue Ringo quien "heredó" el micrófono en este tema.

"Act naturally", aires country

Escrita por Johnny Russell y Voni Morrison, "Act naturally" había alcanzado el número uno en las listas de música country en Estados Unidos en 1963 en la voz de Buck Owens. Los Beatles, que ya eran adorados en Norteamérica en 1965, no dejaron nunca de hacer guiños a sus fans de ultramar. De esta forma, una versión de esta canción, y además cantada por Ringo, el más "vaquero" de los cuatro Beatles, estaba clarísimamente destinada al mercado "gringo". Pero es que, además, tuvo la suerte de acompañar en la cara B a "Yesterday", el mayor éxito de los Beatles que, recordémoslo, nunca se editó como sencillo en Gran Bretaña. Años más tarde, el propio Ringo grabó una versión propia de la canción... acompañado del propio Buck Owens. "Act naturally" fue la aportación de Ringo a la banda sonora de "Help!", la segunda película de los Beatles, en la que el baterista era el protagonista absoluto.

"What goes on", su primer reconocimiento como compositor

El 5 de marzo de 1963, en las últimas sesiones para "Please Please Me", el primer LP de los Beatles, estaba previsto grabar una de las primeras composiciones de John Lennon, de los tiempos de los Quarrymen, el grupo juvenil precursor de los de Liverpool. Pero la sesión se alargó y no dio tiempo. Dos años y medio después se recuperó la canción para la "cuota vocal" de Ringo en el quinto álbum del grupo, "Rubber Soul". El baterista, además, contribuyó con "cinco palabras", según él mismo declaró después, en la letra, lo que le valió su primer reconocimiento en los créditos de una canción de los Beatles. Y la verdad es que "What goes on", puro country western, parecía escrita para él. Y solo necesitó una toma para grabar la canción.

"With a little help from my friends", su mejor canción Beatle

Lennon y McCartney "asignaron" esta canción a Ringo antes casi de escribirla. Paul, "creador" de todo el universo "Sergeant Pepper's Lonely Hearts Club Band", el disco de más éxito de los Beatles, ya había bautizado al baterista como el "Billy Shears" que aparece en la canción homónima del álbum. Y por ello, desde su origen se trata de un tema simple, con pocas notas, que se pudiera adaptar a los limitados registros vocales de Ringo. Y aún así, la voz solista debía llegar muy alto en la última nota, algo que asustó profundamente a Starr, que estuvo a punto de arrojar la toalla. Pero cuando, espoleado por los demás, consiguió grabar tan alta nota, Ringo se sintió tan contento y satisfecho que lo celebró a todo güisqui, aunque ese día tenían otro "trabajo": la realización de las fotografías para la mítica portada del álbum "Sgt. Pepper's Lonely...". Pero es que la canción era perfecta para Ringo. Escrita en modo "conversación", buena parte de este afable tema consiste en preguntas a coro de John, Paul y George y la contestación de Ringo, glosando en todo momento que será "capaz de todo" siempre que cuente "con una ayudita de sus amigos". Fue tan importante en el disco... que fue colocada en segunda posición.

"Don't pass me by", su primera composición

Ringo, espoleado por la creatividad de los otros tres Beatles, siempre había intentado componer una canción, pero cuando les tocaba la melodía, John, Paul y George le decían que "esto se parece a esto" o "esto se parece a aquello". Al final, en 1963 logró ir pergeñando un tema totalmente original, "Don't pass me by", pero no pareció suficientemente bueno... hasta que cinco años después, en 1968, llegó un disco doble, el gamoso Álbum Blanco, en el que a los tres Beatles "principales" les debió dar vergüenza no dejar que una de las 30 canciones del mismo fuera la ya "veterana" composición del batería.

"Yellow submarine", de juerga en el estudio a animación psicodélica

Uno de junio de 1966. Los Beatles convocan a un buen número de amigos a su habitual estudio 2 de Abbey Road para participar en el coro final de "Yellow submarine", la canción que Paul ha escrito para que la cante Ringo en el álbum de aquel año, "Revolver". Mal Evans y Neil Aspinall ("roadies" del grupo), Geoff Emerick (ingeniero de sonido), Pattie Harrison, Brian Jones (de los Rolling Stones), Marianne Faithfull (cantante y novia de Mick Jagger), Alf Bicknell (chófer de los Beatles)... envueltos en nubes "sospechosas" acompañaron al grupo, y en especial a un sobreexcitado Lennon, en los coros y gritos finales, acompañados de efectos de sonidos navales, comportándose como alumnos traviesos pues el "profesor", George Martin, estaba de baja por una intoxicación.

Tres años después, en 1969, los Beatles debían rodar su cuarta película por contrato, pero ya estaban un poco "pasados", por lo que no les hizo mucha gracia el proyecto de animación "Yellow Submarine", basado en la canción cantada por Ringo en "Revolver". Y así, se negaron siquiera a doblar a sus personajes animados. El resultado fue una fantasía psicodélica muy entretenida, con un buen puñado de canciones del grupo y una estética vanguardista. Al final, John, Paul, George y Ringo, visto el resultado, aceptaron hacer una pequeña aparición al final de la película, que tuvo un gran resultado de público y crítica.

"Octopus's garden", su canción más famosa

Lo que son las cosas. Cuando a mediados de 1968 Ringo abandonó las sesiones del Álbum Blanco, harto de la tensión y las broncas que ya eran el día a día de los Beatles, se fue con su familia de vacaciones a Cerdeña. Y allí, un pescador le explicó cómo los pulpos recolectan todo tipo de piedras y objetos brillantes para construir jardines. Y así, de un mosqueo de grandes dimensiones pasó el bueno de Ringo a escribir su canción más conocida para los Beatles (solo compuso esta y "Don't pass me by"). "Octopus's garden" es una canción muy al estilo de "Yellow submarine", con un estilo muy personal, muy directo, muy de fiesta, muy del estilo sin duda de Ringo. Además, esta fue la última vez que el baterista del grupo cantaba "su" canción en un disco de los Beatles. En 2014, el propio Ringo publicó un libro ilustrado para niños basado en su famosa canción. 

"The end", su primer solo de batería… en la última canción del grupo

Cuatro solos (uno de batería, el único de Ringo en las 214 canciones oficiales de los Beatles, y tres de guitarra –uno de Paul, otro de George y otro de John) cerrados abruptamente por el piano que acompaña a McCartney cantando el "epitafio" de los Beatles: "And in the end the love you take is equal to the love you make" ("y al final, el amor que te llevas es el mismo amor que dejas"). ¿Es o no es brillante la "despedida" de los Beatles? Porque este es el adiós que grabaron los de Liverpool, el "hasta aquí hemos llegado". Otra cosa es que el marketing y la necesidad de exprimir por última vez a la gallina de los huevos de oro hiciese que "Abbey Road", aunque fue el último disco grabado por los Beatles, apareciera el penúltimo en el mercado. El último que llegó a las listas fue "Let it be", grabado meses antes que el disco del paso de cebra, y en el que por cierto Ringo no canta ninguna canción.

"It don't come easy", nostalgia de los Beatles

Tras la separación de los Beatles en 1970, los cuatro emprendieron carreras en solitario. Tras publicar un par de álbumes sin mucho éxito, en 1971 Ringo lanzó este sencillo, escrito a medias con George Harrison, y que llegó a ser número uno en Canada´, y número cuatro tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos. La letra habla de los difíciles momentos de la separación de los Beatles (de ahí el título) y de una esperanza, que resultó ser vana, de una reunificación.

"Photograph", su mayor éxito

Dos años después, en 1973, y de nuevo con la ayuda en la composición de su mejor amigo Beatle, George Harrison, Ringo Starr logró su mayor éxito en solitario. Perteneciente a su tercer disco de estudio, "Ringo", "Photograph", que habla sobre un amor perdido del que solo le queda una fotografía, fue número uno en Australia, Canadá y Estados Unidos, y número dos en Gran Bretaña.

"Cavernícola", la fallida carrera cinematográfica de Ringo

Ringo fue sin duda el Beatles que mejor se manejó ante la cámara en las películas rodadas por el grupo, en especial en las dos primeras, "A hard day´s night" y "Help!". Por ello, cuando su carrera musical en solitario comenzó a decaer a mediados de los setenta, Starr quiso probar suerte de forma más seria en el séptimo arte… con un fracaso absoluto. Solo hay que ver el "nivel" de su película más conocida, "Cavernícola" (1981).

Ringo Starr y su "chica Bond", Barbara Bach, a punto de cumplir 40 años de feliz matrimonio

Al menos, en "Cavernícola" Ringo tuvo la oportunidad de conocer a Barbara Bach, toda una "chica Bond" (junto a Roger Moore en "La espía que me amó", en 1977), con la que terminó casándose ese mismo año 1981, formando uno de los matrimonios de famosos más felices y longevos, pues hoy, casi 40 años después, siguen felizmente juntos.

"Free as a bird" y "Real Love", ¡vuelven los Beatles!

La vida da muchas vueltas. La para muchos "culpable" de la separación de los Beatles, Yoko Ono, fue la artífice de la "reunificación" del grupo, al darle a Paul unas cintas caseras que John había grabado con proyectos de canciones poco antes de morir asesinado en 1980. A mediados de los años 90 surgió el proyecto "Anthology", con el que se pretendía "completar" el legado de los Beatles con una serie documental, un libro y tres discos que recopilaran mucho material fundamental en la historia del grupo, y así de paso combatir la creciente piratería que ya empezaba a circular en internet con las primeras grabaciones del grupo y diversas rarezas. Para acompañarlo, Paul, George y Ringo querían grabar nuevo material del grupo. Pero los Beatles eran cuatro, y solo podían hacerlo... si John estaba "presente". McCartney pidió a Yoko Ono algún material inédito grabado por Lennon, y la "viuda de los Beatles" le mandó una cinta de casete con cuatro temas: "Free as a bird", "Real Love", "Grow old with me" y "Now and then". Manos a la obra.

Aunque George Martin, el productor de los Beatles, participó en el proyecto "Anthology", no quiso producir los nuevos temas por sus problemas de audición, por lo que se contrató a Jeff Lynne, líder de la Electric Light Orchestra y amigo de George y compañero en la superbanda Traveling Wilburys. Y la magia de los Beatles volvió al estudio, en concreto al que McCartney tenía en su casa de Sussex. Sobre la grabación de John, voz y piano, Paul, George y Ringo arreglaron "Free as a bird", metieron coro e instrumentación... y firmaron los cuatro. Como en los viejos tiempos.

Si bien la grabación de "Free as a bird" vino en una cinta casera de casete, "Real Love" era una grabación de estudio, con seis tomas, y mucho más trabajada, por lo que la labor de los tres Beatles vivos fue mucho más pequeña, limitándose a agregar algún pequeño arreglo musical y los coros, por lo que al final la canción es mucho más de Lennon que de los Beatles. Aún así, "Real Love" es, hasta la fecha, y seguramente de forma definitiva, la última canción original grabada por los cuatro Beatles en un estudio. Aquí termina el camino de cuatro chicos de Liverpool. La leyenda hace décadas que vive entre nosotros.

"Grow old with me", un homenaje más a Lennon y a los Beatles

Desde "Photograph", la carrera de Ringo Starr comenzó una cuesta abajo, a años luz por ejemplo de la de Paul McCartney, que aún así no le ha impedido publicar hasta 20 discos. El último de ellos, "What's my name?", de 2019, contiene un, otro, homenaje, al Beatle asesinado en 1980, a John Lennon. "Grow old with me" es una de las demos que el chico de Yoko Ono dejó grabados de forma artesanal en una casete antes de morir asesinado en 1980. En esta versión, Paul McCartney acompaña en el bajo y en los coros a su amado compañero Beatle.

Ringo Starr y Paul McCartney: los Beatles están más "vivos" que nunca

80 años… y los que le quedan

En resumen, Ringo Starr cumple 80 años con una apariencia física impresionante, pues parece que cumpla la mitad de los años que tiene. Muy activo en campañas de sensibilización social, los beneficios de la fiesta virtual que va a montar en YouTube con motivo de su cumpleaños están destinados a la campaña de Black Lives Matter y Water Aid. Paul McCartney también estará en dicha fiesta, junto a su compañero Beatle, para demostrar al mundo que, 50 años después de su separación, los Beatles siguen estando más "unidos" que nunca.

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

En serio, jorge?
A Favor
En Contra

¿Baterista?

Puntuación 1
#1
LOS 40 PRINCIPALES
A Favor
En Contra

MENUDA BASURA LOS BEATLES

Puntuación -3
#2
Nicaso
A Favor
En Contra

Nunca entendí el éxito de este conjunto más alla de crear ídolos para tener entretenido al personal joven. La gente de mi generación estaba pirriada por este tipo de conjuntos y las emisoras de radio dándonos la vara continuamente con su " musica ". Al igual que el agua del río su momento ya pasó y de su música quedaron tres o cuatro cosas que valgan algo la pena. Un fenómeno social sin más y bien manejado comercialmente.

Puntuación -1
#3