Status

Carretera y almena: una ruta por los mejores castillos de España para recorrer este verano en coche

  • Una propuesta diferente para disfrutar de la naturaleza, la cultura y la historia
  • Nuestro país posee al menos 80 castillos visitables, un circuito de hasta 6.000 km
  • Aquí recomendamos doce fortalezas de entre las mejor conservadas
Castillo de Almodóvar del Río, en la provincia de Córdoba.
Madrid

A la hora de disfrutar de las vacaciones de verano hay opciones para todos los gustos, desde proyectar viajes al otro extremo del mundo hasta el más tradicional turismo de sol y playa.

Pero este verano va a ser especial, la crisis sanitaria y las medidas de contención impuestas no van a hacer especialmente sencillo -ni agradable- disfrutar de ese tipo de planes. Por eso han comenzado a ganar puntos alternativas que limitan considerablemente el contacto social y ofrecen otros atractivos.

Es el caso de las casas rurales o de las rutas temáticas. Y en este último caso, si no queremos salir del país, pocas opciones más seductoras como organizar una rutas de castillos y fortalezas.

La excepcional situación que vivimos puede ser la excusa perfecta para redescubrir la riqueza natural, cultural e histórica de nuestro país 'de castillo en castillo'. Desde Andalucía al País Vasco y desde Extremadura a Valencia, los siglos han sido testigos de auténticas gestas, verdaderos melodramas en los que no faltan traiciones, romances, cuitas familiares y, por supuesto, muchas batallas.

Todo ese acervo común ha llevado a que no sea solo el toro de Osborne uno de los elementos más reconocible del paisaje nacional, sino también una amplia variedad murallas, castillos y fortalezas, presentes sin excepción en todas las regiones del país, y en muchos casos, entre los mejor conservados del mundo.

En Internet abundan las rutas de fortalezas, desde las que se circunscriben a circuitos regionales hasta las que destacan lo mejor del territorio nacional. Por ejemplo, podríamos trazar más de 6.000 kilómetros de norte a sur y de este a oeste para franquear las puertas de alrededor de 80 castillos, cada cual con su propia historia, arquitectura y peculiaridades.

Claro que también podemos afinar el tiro y apostar por los más vistosos y mejor conservados, auténticos castillos 'de cuento', que no en vano han sido escenario de rodajes de un sinfín de películas y series. Y de paso, podremos también disfrutar de las poblaciones cercanas, con sus tradiciones gastronómicas, fiestas populares y entornos naturales.

Escogemos nuestra particular docena de fortalezas que nadie debería perderse a lo largo y ancho de la geografía patria, islas incluidas:

Castillo de Loarre (Huesca, Aragón)

En un enclave natural fascinante, es una fortificación románica del siglo XI que se levanta sobre un promontorio de roca caliza. Su estado de conservación es tan bueno que fue elegida por Ridley Scott para su película El reino de los cielos.

Castillo de Belmonte (Cuenca, Castilla-La Mancha)

Cuentan que su aspecto hoy difiere poco del que lucía tras su construcción, en el siglo XV. Esta fortaleza palacio, levantada por orden del primer Marqués de Villena, acoge cada año el Campeonato Mundial de Combate Medieval (foto superior), y ha servido de escenario a películas como Juana la Loca, de Vicente Aranda, o Los señores del acero, de Paul Verhoeven.

Castillo de Almodóvar del Río (Córdoba, Andalucía)

En el siglo VIII, durante la ocupación musulmana, se erigió sobre lo que antes había sido una fortaleza romana, y durante la Edad Media volvería a ver alterado su aspecto para mayor prestancia. Se trata de uno de los castillos mejor conservados del país, en el que incluso se organizan visitas teatralizadas.

Castillo de Olite (Navarra)

Este excepcional conjunto de estancias, jardines, fosos y dependencias nobles se construyó entre los siglos XIII y XIV como sede de la Corte del Reino de Navarra, y con sus majestuosas torres, fue considerada en su día como una de las fortalezas más hermosas de Europa. Como Parador Nacional, hoy podemos dormir entre sus muros.

Castillo de Coca (Segovia, Castilla y León)

Uno de los mejores exponentes de arquitectura gótico-mudéjar, procedente del siglo V, catalogado Monumento Nacional y con un sistema defensivo sorprendente.

Castillo de Bellver (Palma de Mallorca, Baleares)

Se trata de una de las escasas fortificaciones circulares europeas, levantada en el siglo XIV, rematada con cuatro torres rotundas y emplazada en un alto que le otorga las hermosas vistas que le dan nombre (en catalán antiguo, bellver significa bella vista).

Castillo de Manzanares el Real (Madrid)

La casa de los Mendoza ordenó construir este palacio-fortaleza a mediados del siglo XV, a los pies de la Sierra de Guadarrama, sobre las ruinas de una ermita románico-mudéjar, de la que conserva referencias. Es una joya arquitectónica con infinidad de matices para deleite de sus visitantes.

Castillo de Peñafiel (Valladolid, Castilla y León)

Se trata de un castillo inconfundible gracias a la singularidad de su trazado, que emula la proa de un barco. Se construyó en el siglo X y fue declarado Monumento Nacional diez siglos más tarde. Está considerado uno de los grandes prodigios de la arquitectura medieval, y de paso, acoge el Museo Provincial del Vino para combinar en un marco idílico historia y gastronomía.

Castillo de Vélez-Blanco (Almería, Andalucía)

Una antigua alcazaba islámica que controlaba el pueblo de Vélez-Blanco sirvió de base al Marqués de los Vélez para levantar esta fortaleza que, pese a sus muchos atractivos, ha perdido parte de sus encantos como consecuencia del abandono sufrido durante los pasados siglos. Una de las mayores pérdidas fue su Patio Honor, exponente brillante del Renacimiento que en su día fue vendido y hoy se expone en el MET de Nueva York.

Castillo de Ponferrada (León, Castilla y León)

Una colina en la confluencia de los ríos Boeza y Sil, en el corazón de El Bierzo, es el escenario en el que se erige esta fortificación construida por la Orden del Temple, y que a lo largo de los siglos sufrió diversas adaptaciones y ampliaciones. En el siglo XIX fue empleado como cantera y se llegaron a derribar sus muros, aunque los destrozos pudieron evitarse tras ser declarado Monumento Nacional en 1923.

Alcázar de Segovia (Castilla y León)

Levantado en 1122 en un cerro entre dos ríos, esta fortaleza hispano-árabe llegó a ser uno de los palacios más exquisitos de la España medieval, con salas como la del Trono o la Galera que conservan aquel exquisito encanto. Su aspecto es tan de cuento que se dice que el mismísimo Walt Disney se inspiró en él para dar forma al castillo de La Cenicienta.

Castillo de Cardona (Barcelona, Cataluña)

Otro Parador Nacional que nos sorprende por cuanto esconde. Románico y gótico se combinan en esta fortaleza que data del año 886, aunque vivió sus días de gloria en el siglo XV de la mano de los duques de Cardona, la familia más importante de la Corona de Aragón.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin