Status

Cinco destinos de Italia poco masificados para visitar (cuando llegue la 'nueva normalidad')

  • Es uno de los pocos países que ha abierto sus fronteras sin restricciones
  • Italia es uno de los países más turísticos del mundo
  • Te mostramos cinco destinos ajenos a las grandes masificaciones
Panorámica de la ciudad de Matera, al sur de Italia (dreamstime)
Madrid

A día de hoy, Italia es uno de los pocos países europeos que ha abierto sus fronteras al turismo exterior sin ningún tipo de restricción (los visitantes no deben someterse a cuarentena alguna).

Aunque los españoles no podremos viajar al extranjero hasta la llegada de la denominada 'nueva normalidad', algunos ya han empezado a planificar sus vacaciones, incluyendo -junto a los destinos de playa- otros de cultura y ocio.

El mayor problema de Italia en verano es la masificación, ya que se trata de uno de los países con mayor número de visitantes del planeta (Roma, Venecia o Florencia se encuentran entre las ciudades más turísiticas del mundo), aunque nadie sabe a ciencia cierta el volumen que recibirá este año tras sus graves problemas con la gestión de la pandemia del coronavirus.

Desde Status te recomendamos cinco destinos italianos diferentes para huir de las corrientes más generalistas

1. Rávena

Aunque se encuentra a pocos kilómetros de las extensas playas del mar Adriático (unos 45 minutos en coche del gran complejo turístico que es Rimini), lo que hace realmente único a Rávena es su inmenso patrimonio de arte bizantino (no en vano, durante siglos fue la capital del Imperio Romano de Oriente, una vez que Roma ya había caído en manos de los bárbaros).

La ciudad se encuentra salpicada de numerosos edificios religiosos bellamente decorados con impresionantes mosaicos originales, un estilo ornamental que es imposible de hallar en tanta cantidad y calidad en ningún otro rincón de Italia.

Como curiosidad, también se puede visitar la tumba de Dante Alighieri, el autor de La Divina Comedia, considerada una de las obras cumbres de la literatura universal, quien fue enterrado en Rávena en el año 1321.

2. Matera

Hasta hace bien poco, era uno de los secretos mejor guardados del sur de Italia. Ubicada en la -algo a desmano- región de Basilicata, Matera se había quedado fuera de los circuitos turísticos más masificados, permaneciendo su economía principal anclada en la agricultura y la tapicería tradicional.

Sin embargo, en los últimos tiempos, este pequeño municipio de apenas 60.000 habitantes se ha convertido en uno de los destinos 'de moda' entre aquellos que buscan la cara más auténtica de la Italia meridional.

Su gran atractivo reside en su casco antiguo, muy pintoresco, ya que las casas -y también algunas iglesias ruprestres- han sido excavadas en la roca caliza original (los llamados Sassi). La propia ciudad se encuentra en lo alto de un cañón, erosionado a lo largo de los siglos por la corriente del río Gravina.

3. Módena

Situada en la línea recta que une Milán y Bolonia, Módena es mundialmente famosa por su aclamado vinagre, untuoso y aromático, considerado el mejor del mundo.

Sin embargo, los amantes de los coches y la velocidad peregrinan hasta esta ciudad de la Emilia-Romaña para conocer el Enzo Ferrari Museum, ya que fue aquí donde se fundó la legendaria escudería del Cavallino Rampante en 1929.

La ciudad, como casi todas las de la zona, posee además de una preciosa catedral y una suntuosa plaza, un conjunto histórico absolutamente recomendable (incluida una torre 'gemela' de la Giralda sevillana).

Para los amantes de la cocina, además, en Módena se encuentra la celebérrima Osteria Francescana, restaurante de tres estrellas Michelin del chef Massimo Bottura, quien ha sido considerado en varias ocasiones como el mejor cocinero del planeta.

4. Arezzo

La Toscana es una de las regiones más turísticas de Italia (incluso del mundo). Millones de personas (sobre todo norteamericanos y asiáticos) acuden cada año a esta zona del norte del país para disfrutar de su belleza natural, su patrimonio artístico, su vino Chianti y ese aire de leyenda romántica que tantas novelas, canciones y películas han ayudado a darle fama universal.

Por fortuna para Arezzo, la inmensa mayoría de este torrente turístico se centra en la zona de Florencia, Pisa o Siena, dejando a este bellísimo municipio de apenas 100.000 habitantes un tanto más liberado.

La Plaza de Arezzo está considerada como una de las más hermosas de toda Italia y fue inmortalizada por el cineasta Roberto Benigni en su premiada película La vida es bella, cinta que se rodó casi íntegramente en esta localidad.

5. Sacra di San Michele

Y continuando con los escenarios cinematográficos, terminamos con este conjunto arquitectónico erigido en la cima del monte Pirchiriano, en la zona oeste del Piamonte, muy cerca de la frontera con Suiza.

Su aspecto imponente recuerda al de otros monumentos icónicos emplazados en lugares mágicos, como el Moint Saint Michel de Normandía o el Monte Sant Angelo de Apulia, al sur de Italia.

Su aura espiritual y recogida, no exenta de cierto componente misterioso, inspiró al director francés Jean-Jacques Annaud, quien rodaría en este escenario natural parte de El nombre de la rosa, largometraje inspirado en la famosa novela de Umberto Eco.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
sinpalabras25
A Favor
En Contra

Matera y Modena sin masificar ? Jajajaja el que ha hecho el artículo lo ha hecho de oídas jajajaja para entrar en Matera hay que pedir cita

Puntuación 1
#1