Status

El primer negocio del Airlander 10, la aeronave más grande del mundo, es un viaje al Polo Norte

  • La compañía sueca OceanSky organiza expediciones al Polo Norte
  • Están previstas para 2023 a bordo de la aeronave Airlander 10
  • Se estima que el precio del billete cueste unos 60.000 euros
Madrid

Fue en el año 2016 cuando la imagen del Airlander 10, una especie de avión, helicóptero y dirigible, se viralizó en el sector de la aeronáutica. Bautizado como la aeronave más grande del mundo, se presentó como una alternativa más ecológica y efectiva para el transporte de mercancías y de pasajeros. Tres años después, Hybrid Air Vehicles (HAV), la compañía productora del Airlander, no solo ha anunciado que la entrada en producción de la aeronave es inminente, sino que la compañía sueca OceanSky ofrece viajes al Polo Norte. El precio de la expedición ronda los 60.000 euros por pareja.

La compañía sueca OceanSky da la posibilidad de realizar una expedición al Polo Norte en un Airlander 10, la que ha sido catalogada como la aeronave más grande del mundo. Se trata de un viaje que comienza en Longyearbyen, Svalbard, lugar donde tomaran el dirigible para alcanzar el destino. Se prevé que los vuelos iniciales comiencen a partir de 2023."La expedición al Polo Norte es para el viajero que quiere experimentar el Ártico de una manera única y, al mismo tiempo, contribuir al desarrollo de viajes sostenibles", dice Carl-Oscar Lawaczeck, CEO y fundador de OceanSky.

La compañía sueca explica que el Airlander 10 es un avión híbrido que combina la elevación flotante del helio con la elevación aerodinámica creada por la forma de su casco. Es un vehículo de casi 100 metros de largo que está impulsado por cuatro hélices y puede volar continuamente durante días. "El Airlander es ultraeficiente y no necesita aeropuertos para despegar y aterrizar. La tecnología más liviana que el aire ha evolucionado mucho en los últimos años y existen aplicaciones adecuadas tanto para vuelos de carga como de pasajeros", explica la compañía en comunicado. 

El interior del Airlander

La cabina está amueblada como un hotel volador de cinco estrellas, con grandes ventanas panorámicas y amplias suites. La cabina no está presurizada, lo que proporciona un ambiente tranquilo a bordo con aire agradable y vuelos bajos y lentos. En el vuelo hacia el Polo Norte, los 16 pasajeros recibirán un menú inspirado en el Ártico preparado a bordo por un galardonado chef.

Después del aterrizaje, los pasajeros experimentarán una excursión de un día en las llanuras árticas. Algunas de las expediciones de la primera temporada serán guiadas por el aclamado experto en el Ártico y activista climático Robert Swan.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin