Status

Lo que empezó 'Euphoria' lo rematará el coronavirus: los ojos hablarán en la era de las mascarillas

  • Doniella Davy: "Me autoimpuse que cada 'look' debía contar una historia"
  • Las mascarillas limitarán la expresión facial únicamente a los ojos
  • El maquillaje de ojos podría ser un recurso para aumentar la comunicación
Los personajes principales de 'Euphoria', en una fiesta de disfraces.

El lenguaje de las flores, el de los abanicos o el de signos son códigos alternativos de comunicación que solucionaron obstáculos de distinta naturaleza en diferentes épocas. Si las flores y los abanicos se impusieron en el siglo XIX como mensajes prohibidos socialmente entre los amantes o pretendientes, los signos contribuyeron a superar de modo universal las limitaciones lingüísticas de personas sordas o mudas. En la era de las mascarillas que impone la pandemia mundial del coronavirus, los ojos serán el único elemento de expresión facial visible en el rostro de las personas. ¿Será el celebrado y ultraexpresivo maquillaje de ojos de la serie Euphoria el arma con el que abordaremos la extraña normalidad que nos aguarda? Profesionales del maquillaje e Instagram apuntan hacia esa dirección.

En junio de 2019, la cadena por cable HBO estrenó la primera temporada de Euphoria, un drama adolescente que ha levantado controversia por presentar una versión especialmente cruda del mundo de los adolescentes, abordando el consumo de drogas, el sexo y el uso de las redes sociales. Lo explícito de sus escenas de sexo y las situaciones llevadas a sus últimas consecuencias sin pudor concedió a esta creación de Sam Levinson el halo de estreno polémico de la temporada. Pero además de una corte cada vez más numerosa dividida entre seguidores apasionados y padres escandalizados, Euphoria ha dejado algo más: un maquillaje de ojos inédito en la caracterización de este tipo de personajes que ha causado furor en las redes sociales.

Jules y Rue, las protagonistas de 'Euphoria'.

Doniella Davy, la maquilladora jefe de la serie, es la artífice detrás de la creación de unos looks que cuentan historias y que empujan la trama en cada episodio. Davy contó con total libertad por parte del equipo capitaneado por Levinson y no se quedó corta: brillantina, cristales de colores, pestañas fluorescentes, colores neón, pigmentos metalizados y purpurina al peso enmarcan no sólo los ojos, sino la personalidad y las emociones de las actrices protagonistas. "La mayor regla que me autoimpuse fue que cada look debía contar una historia. No me permití presentar un rostro solo por el hecho de ser un diseño cool o rompedor. Tenía que encajar en la historia emocional de cada personaje", relató la propia Davy en una entrevista publicada por Vogue tres meses después del estreno de Euphoria, cuando sus creaciones estéticas ya habían hechizado al público.

La que se ha convertido en joven estrella de la caracterización en Hollywood cree firmemente que el maquillaje debe ir más allá de embellecer un rostro, y que implica "contar una historia y expresarse, a través de emociones positivas y negativas". Esta función expresiva del maquillaje, que en el caso de Euphoria se ha traducido en sombras y delineadores de fantasía enmarcando los ojos, resulta interesante para abordar la manifestación del lenguaje no verbal en tiempos de pandemia.

Montaje de tres 'looks' de Euphoria en los personajes de Jules, Rue y Maddy.

La imposición del uso de mascarillas desde el 21 de mayo en lugares públicos abiertos o cerrados y donde se preste atención al público ha confinado por decreto gran parte de nuestro rostro y, por tanto, limitado la expresión facial. "Con las mascarillas, la expresión facial se verá limitada solo a los ojos; habrá gente que exprese mucho con los ojos y otra que no. La manera de transmitir a la otra persona va a suponer un cambio importante en la comunicación", explica a elEconomista la psicóloga Maribel Miñaca, especializada en el campo de la intervención social.

La psicóloga pronostica que habrá que afrontar un proceso de adaptación que llevará tiempo tras la pérdida de una parte importante del lenguaje no verbal con el que nos comunicamos las personas. De hecho, según la eminencia en comunicación no verbal Albert Mehrabian, profesor emérito en la Universidad de California, el peso de la expresión facial a la hora de transmitir un mensaje interpersonal supone un 55%, frente al 7% que configuran las palabras o el 38% de factores vocales como el tono de la voz, el ritmo o el volumen.

"Los ojos van a ser insuficientes al principio; tendremos que utilizar otras partes del cuerpo para comunicarnos, pero eso lleva un proceso de adaptación", considera Miñaca.

Esto va a ir a más con lo de las mascarillas. Como solo se nos verán los ojos, la gente va a empezar a utilizarlo. Al final, nos vamos a terminar viendo con los ojos maquillados de este modo

Pero... ¿Y si los ojos aumentan su potencial expresivo? ¿Nos atreveríamos a utilizar otros recursos para contar historias con ellos, como hace Doniella Davy con los rostros de Rue, Jules, Maddy o Kat en Euphoria? "Con las mascarillas, como solo se nos van a ver los ojos, creo que es a lo que más importancia vamos a dar", opina para este periódico la maquilladora Patricia Baos.

Desde su centro de estética Jinsei Patri Baró, en Ciudad Real, la provincia con mayor tasa de muertes por coronavirus en España según su población, esta profesional comenta que lleva un tiempo notando cambios en el maquillaje de ojos, en una tendencia que nació en Instagram al abrigo eufórico de la serie de Sam Levinson pero que ahora está conquistando la calle. "Veo mucho más colorido y brillo, difuminados, cutcrease, metalizados... Se llevan los tonos amarillo y fucsia, el rímel con brillo, con estrellas y colores", afirma.

Estilos hasta ahora impensables para una tarde de cañas como los delineados dobles con brillo o las pestañas postizas teñidas parecen haber saltado de los vídeos de las influencers más arty de las redes sociales a la realidad cotidiana. "Esto va a ir a más con lo de las mascarillas. Como solo se nos verán los ojos, la gente va a empezar a utilizarlo. Al final, nos vamos a terminar viendo con los ojos maquillados de este modo", pronostica la maquilladora ciudadrealeña.

Jules, con delineador que forma nubes alrededor de sus ojos.

En Euphoria, los personajes son capaces de hablar con los ojos. La melancolía desborda a Rue desde sus lágrimas de brillantina plateada, y las ansias de libertad y experimentación de Jules quedan grabadas como nubes delineadas sobre sus párpados. Cuando la tristeza y la decepción se apoderan de ella, metalizados azules y violáceos aparecen como escarcha alrededor de sus ojos, mientras que los de Rue se encienden en cálidos tierra en su afán maternal de consolarla. "Mi intención era trasladar, a sombras y delineadores, qué querían ser los personajes, quiénes se sentían en cada momento y quiénes eran", explicó Doniella Davy en la citada entrevista de Vogue. Más allá de la ficción, será interesante descubrir si, en la vida real, nos atreveremos a contar nuestras propias historias y a compartir emociones de la misma manera por obra y gracia de la emergencia sanitaria que nos privará de nuestro rico lenguaje facial.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin