Status

La regla de los 21 días (5 pautas para adaptar cuerpo y mente a la desescalada por fases)

  • Necesitamos al menos tres semanas para acostumbrarnos a un nuevo hábito
  • Después de tanto tiempo confinados, la vuelta a la rutina puede generarnos ansiedad
  • El 'coach' del sueño Gregorio de la Mora ha elaborado una lista con 5 puntos esenciales
Dreamstime
Madrid

Llevamos ya algo más de dos meses confinados en casa (en diferentes grados de 'desescalada') y nuestro cuerpo (y nuestra mente) parecen ya haberse adaptado a una situación que hace no mucho nos parecía sumamente extraña. Volver sin embargo a retomar las rutinas anteriores a la expansión del coronavirus puede provocarnos episodios de ansiedad, estrés o, incluso, simple temor.

Los especialistas aseguran que el ser humano necesita 21 días (tres semanas exactas) para acostumbrase a nuevo hábito (levantarse a una hora concreta, modificar la dieta o empezar a realizar alguna actividad deportiva), un periodo de transición que puede provocar alteraciones en nuestro estado de ánimo si no se realiza de forma inteligente y ponderada.

Gregorio de la Mora es 'coach' del sueño (una más que curiosa profesión), una de las actividades esenciales que mayor alterabilidad pueden presentar en los procesos de cambio. De la Mora ha elaborado una lista con 5 puntos primordiales (para lograr que la vuelta a la rutina sea asequible, fácil y efectiva) para HOGO, empresa -cien por cien española- fabricante de uno de los sistemas de descanso más reparadores del mundo según varios estudios.

Estos 5 puntos serían:

1. Retomar los horarios de sueño: lo primero que debemos hacer es comenzar a levantarnos a la hora que nos corresponde para ir al trabajo. Esto deberíamos hacerlo durante 10-12 días, incluidos los fines de semana, de modo que la adaptación sea lo más llevadera posible y pronto podamos recuperar nuestro horario de sueño normal.

2. Del mismo modo, debemos acostarnos a una hora prudente y no estar despiertos hasta bien entrada la madrugada. De esta forma, podremos dormir las 7-8 horas de sueño recomendado y no nos encontraremos cansados y fatigados cuando nos despertemos.

3. Caminar es una de las mejores actividades y supone un gran paso para alcanzar la nueva rutina. Es recomendable salir a andar durante 45 minutos o 1 hora, preferiblemente a horas en las que haya todavía luz para recuperar, así, la producción de vitamina D que nuestro cuerpo crea ante la exposición al sol. En líneas generales, la práctica de ejercicio físico es altamente recomendable, siempre que no se realice 3 horas antes de irse a la cama.

4. Referente a la alimentación, son muchos los que han sucumbido a la dieta libre durante el confinamiento. Recuperar hábitos de dieta saludable e ir eliminando los picoteos entre horas de alimentos no sanos es el paso principal para adaptarse a la nueva rutina y que esta sea llevadera. Un buen ejemplo que podemos adoptar es tomar agua con limón nada más levantarnos ya que se trata de una alta fuente de vitamina C y, gracias a su efecto diurético, ayudaremos a limpiar el interior de nuestro cuerpo tras las retenciones acumuladas durante el confinamiento.

5. Si el nivel de contagios continúa disminuyendo, en pocos días podremos ver a familiares, amigos y seres queridos. Organizar los encuentros debe de ser primordial, no debemos pretender ver a todas esas personas de golpe, sino que debemos organizar bien la agenda, tomárnoslo con calma ya que, si no lo hacemos, esta situación puede generar estrés. Lo recomendable es hacer quedadas de forma paulatina para poder disfrutar de todos de forma saludable y, por supuesto, seguir siempre las recomendaciones y las instrucciones de las instituciones al respecto.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin