Status

¿Qué imagen ofrece María Jesús Montero? Un debate entre el acento andaluz, lo estrafalario y la experiencia

  • La ministra destaca por su estilo pintoresco y su marcado acento
  • Es habitual verla con colores llamativos, tejidos fluidos y animal print
  • Una forma de vestir poco habitual entre las políticas de la Unión Europea
Madrid

María Jesús Montero está siendo una de las caras más visibles del Ejecutivo de Pedro Sánchez en esta crisis del coronavirus. Como ministra Portavoz, cada semana lidera la rueda de prensa del Consejo de Ministros. Una gran exposición que no ha comprometido su imagen, pues la militante socialista defiende con éxito un amplio fondo de armario y una forma de vestir estrafalaria y demasiado llamativa que, en cambio, no compromete la imagen seria que destila. Ni siquiera su marcado acento andaluz, que fue objeto de polémica a raíz de un tuit malentendido de Arturo Pérez-Reverte.

La forma de vestir de Nadia Calviño, un buen referente del power dressing que nació en los ochenta, es el uniforme habitual de la mujer en política, que se resume en traje chaqueta y blusa. Es la opción más correcta, cómoda y fácil, y, también, la más versátil: permite apostar por la sobriedad, como refleja la canciller de Alemania, Angela Merkel; o la directora general del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Gueorguieva. Pero también, permite una mayor dosis de personalización y feminidad, como revela el estilo de la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, o la propia Nadia Calviño. Sin embargo, la ministra portavoz del Gobierno y de la cartera de Hacienda está cómoda en un estilo mucho más femenino, colorido, vistoso y sofisticado. Y, sobre todo, una forma de vestir poco común entr la clase política femenina.

María Jesús Montero, una imagen correcta hasta de mostaza

El traje femenino ha sido una constate en el vestuario femenino desde finales del siglo XIX. Sin embargo, anotó un matiz más político entre los años setenta y ochenta del siglo pasado, la época en que las mujeres comenzaron a incorporarse a puestos de trabajo de poder y propios del sexo masculino, como el terreno de las finanzas, la banca o la política. Así, este atuendo sirvió para restar feminidad a la mujer para amoldarse al imaginario masculino que dominaba las esferas de poder de entonces (quizá también de ahora). Es decir, una forma de utilizar el vestuario para ganar en poder, respeto e imagen profesional. Unas cualidades que consigue la ministra portavoz, incluso, con ese estilo tan pintoresco y colorido.

Así, a María Jesús Montero la hemos visto de verde, de mostaza, de rojo o de morado. Y, quizá, con todos esos colores en un mismo estilismo. A la ministra le gustan los complementos, la bisutería y las gafas y medias de colores. Además, no está abonada a la blazer, acostumbra a ir con vestido, le gusta el animal print y está cómoda con tejidos fluidos y con caída. Para muchos, esta forma de vestir resulta demasiado extravagante, quizá hortera. Sin embargo, la manera en que defiende sus estilismos y el dominio de los datos que sobresale en su discurso provocan que su extravagante forma de vestir no comprometa su imagen política.

Los errores en comunicación de la ministra médico 

Este estilo y capacidad discursiva, llena de recovecos, no ha evitado que María Jesús Montero haya sido una de las últimas protagonistas de los problemas comunicativos del Gobierno de Pedro Sánchez. Aquello de que los niños podrían ir a pasear al supermercado provocó una polémica que terminó en una rectificación del Ejecutivo.  Además, la ministra es la autora de frases tan contundentes y estrafalarias como "Estamos mal, pero menos mal que estamos" o el aquel "Lo he dicho siempre chiqui, eso son 1.200 millones, eso es poco, eso es poco, eso quitas o pones en una parte del presupuesto".

Esta forma de expresarse ha sido motivo de mofa por parte de la oposición: recuerden el "parece usted que está dando un mitín en las 3.000 viviendas de Sevilla"; que le espetó la líder de Coalición Canaria, Ana Oramas. Sin embargo, Montero consigue superar ese estilo llamativo y dialéctica próxima con una formación licenciada y experiencia en el ramo.

Médica de profesión, se incorporó de manera muy visible a la política en 2004 cuando entró como consejera de Sanidad y Hacienda en la Junta de Andalucía con Manuel Chaves, condenado por corrupción. Con fama de buena negociadora, fue capaz de sacar adelante varios presupuestos en la región y defender la financiación autonómica ante el entonces ministro Cristóbal Montoro. Sin embargo, la verdadera carta de presentación de Montero en Madrid llegó con la defensa del fracasado proyecto presupuestario de 2019, un agrio debate de dos días en el que la enérgica ministra rebatió los argumentos de la oposición a sabiendas de que las cuentas y la legislatura estaban condenadas. Además, fue en ese debate donde nació otra de sus famosas frases: "¿Sabe donde está el milagro económico del Partido Popular señor Casado? En la cárcel, el milagro económico está en la cárcel"

Pese al fracaso, la combinación de discurso duro con la capacidad negociadora y facilidad de trato de Montero -reconocida incluso por sus adversarios- le permitieron salir reforzada del debate y ganó peso en las dos campañas electorales del año siguiente, donde ha representado al PSOE en debates televisados. Ahora, lidera la comunicación del Ejecutivo y es el gran apoyo de Salvador Illa, el ministro de Sanidad. 

comentariosforum25WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 25

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

jose manuel
A Favor
En Contra

En una sola palabra: Ortera.

Puntuación 49
#1
ASCO
A Favor
En Contra

OFRECE LA IMíGEN TÍPICA DE MIEMBRA DEL PESOE DE ANDALUCÍA:

PREPOTENTE, SOBERBIA, INCULTA, INEPTA E INCONPETENTE

ADEMíS DE ASQUEROSA

Puntuación 71
#2
miguel
A Favor
En Contra

Parece que habla con un calcetín metido en la boca.Yo vengo de familia andaluza y yo hablo normal y el resto de andaluces y de españoles lo mismo.

Puntuación 60
#3
Usuario validado en elEconomista.es
Pepe Leches
A Favor
En Contra

La verdad es que habla siempre en singular, no pronuncia los plurales y es bastante molesto oírla mucho rato.

Puntuación 62
#4
O no ?
A Favor
En Contra

Como buena choni, venida a más, farruquita se viste como eso. Eso sí, lo pagan todos los que votan y los que no.

La tontocracia es lo que tiene, que los pollinos/borregos votantes, dan carta blanca a una serie de ineptas en la mayoría de los casos, para que les peguen, les insulten, y les quiten el dinero "legalmente".

Puntuación 59
#5
forrest gump
A Favor
En Contra

Lo definen como lenguaje no verbal, dice mucho de los personos y personas, de médicos o "médicas"

Puntuación 45
#6
Jaime
A Favor
En Contra

El de una funcionaria subidita de humos y como todo funcionario un fanfarron sobre su inmunidad de intocabilidad, y como jefa funcionaria intocable hacer mas grande la administración para pagos de favores así como meter a dedo a más de tres mil funcionarios en sanidad de Andalucía.

Puntuación 51
#7
pedro
A Favor
En Contra

Mas fea que un pié! como la Marlasko

Puntuación 38
#8
enserio
A Favor
En Contra

Imagen horrorosa. Pero lo peor es su ineficacia acorde con un Gobierno inútil e indecente.

Puntuación 47
#9
Ricardo
A Favor
En Contra

Excelente artículo, comparando vestimenta, acento, elegancia, feminismo, etc. Saltan las alarmas por todos lados. No creo que sea digno de Status sinó de la futura nueva sección "Salvame" o similar, en ese sentido prefiero que sigan hablando de barcos, aviones y coches, la verdad.

Status: una revista para los pobres que quieren asemejarse a ricos.

Puntuación 28
#10
Soldadito Pepe
A Favor
En Contra

https://twitter.com/perezreverte/status/1255493094402854922?s=20

Puntuación 5
#11
DE PROSTITUTA
A Favor
En Contra

Con la blusa de leopardo parece una prostituta.

Puntuación 33
#12
Pascual
A Favor
En Contra

Tiene cara de madamme de putiferio antiguo.

Puntuación 33
#13
Usuario validado en Google+
Jose Diaz
A Favor
En Contra

La "menistra-pantoja", tien mucho arte, ¡tan flamenca ella, tan pizpireta, ese orgasmo andante!, parece que está en Feria, con su vestido de faralaes y su rebujito, ¡que arte!, es capaz de gablar durante dos horas y no decir nada, se "aturulla" un poco con su verborrea, porque.... yo le pongo interés, pero no hay cristiano que la entienda......¡que arte y tronío tiene la "menistra-pantoja".

Puntuación 29
#14
sutii
A Favor
En Contra

La imagen de esta sra es de una verdulera,con perdón para este gremio,una desahogada que no sabe hablar y que jamas pensó que llegaria a un gobierno en cualquier pais serio.

Puntuación 32
#15
Luis T.
A Favor
En Contra

El 2 ha dado con la tecla, si a ello le añadimos como la llaman en Andalucía, pues ya rematamos. CHIQUICHONI la llaman.-....

Puntuación 27
#16
Abundando en boutades
A Favor
En Contra

12.- Sí, pero baratita.

Puntuación 17
#17
man
A Favor
En Contra

La chiqui...

Puntuación 19
#18
Antonia
A Favor
En Contra

perdona, no entiendo el sentido de este articulo

Puntuación -6
#19
Pedro
A Favor
En Contra

Para empezar, más que mandarle a un logopeda, haría asignatura obligatoria a los futuros logopedas durante muchos muchos años. Madre mía que mal pronuncia y habla esta mujer, tendría que hacérselo mirar.

Un vez hable bien, creo en 20 o 30 años, empezaremos con lo siguiente, pero que serán otros tantos años y así sucesivamente.

Madre mía!!!!!, es que tiene mucho que corregir.

Puntuación 8
#20
X
A Favor
En Contra

Esto está mal: "Ni siquiera su marcado acento andaluz, criticado por el siempre polémico Arturo Pérez-Reverte.", Reverte no criticó el acento andaluz de la ministra. Un poquito de rigor no vendría mal, que sois periodistas se supone.

Puntuación 3
#21
Apaleado
A Favor
En Contra

La misma imagen que dan el resto de miembros y miembras del Gobierno. Entre todos ellos y ellas nos llevarán a la ruina o ruino.

Puntuación 5
#22
JJAD
A Favor
En Contra

No tiene elegancia alguna ni sabe vestir. Tiene pinta de estar no estar muy bien de la cabeza.

Puntuación 4
#23
Usuario validado en Google+
Moritz Menendez
A Favor
En Contra

Entre Montero y Montoro me quedo con la primera para amiga porque parece divertida y desenfadada, pero para dirigir el Ministerio de Hacienda prefiero al segundo, me parece mucho más riguroso y de contrastada solvencia. Solo hay que ver los números que dejó de uno y los que está dejando la otra, y lo que le queda todavía por destrozar.

Puntuación 0
#24
Usuario validado en elEconomista.es
mikelar05
A Favor
En Contra

Dónde están los dos millones de vacunas que desaparecieron cuándo era consejera de sanidad en la Junta de Andalucía? Nunca más se supo, pero está claro que algunos se forraron.Impresentable!

Puntuación 1
#25