Status

Los 800 hipopótamos de Pablo Escobar: la invasión que acecha a Colombia

  • El narco compró en los ochenta cuatro hipopótamos para su Hacienda
  • Estos ejemplares han ido reproduciéndose sin control en los últimos años
  • Cambridge prevé que en 2050 haya una población de hasta 800 animales
Madrid icon-related

La sombra de Pablo Escobar es alargada. Murió en el año 1993, pero su imagen está más viva que nunca, gracias a una ingente producción audiovisual y literaria sobre su vida, incluidos, los libros escritos por su hijo Juan Pablo. Un legado que no solo es doloroso para las victimas de su violencia, sino para todo un país marcado por su narcotráfico. A esta herencia hay que añadir ahora los hipopótamos que importó en 1981 del África subsahariana para su Hacienda de Nápoles: se están reproduciendo y están invadiendo parte del territorio colombiano.

Uno de los pasajes más destacados del libro Pablo Escobar, mi padre, escrito por Juan Pablo Escobar, narra la excéntrica relación que existía entre el narcotraficante y su familia con el dinero. "La vida era una fantasía de tentaciones, mundo de excesos, de lujos, de viajes, teníamos más dinero que cosas para comprar. Parecíamos dueños de todo pero no éramos dueños de nada", señaló su hijo a Status durante la presentación del libro.

Una muestra de esta opulencia es la 'Hacienda de Nápoles', la finca familiar y centro de operaciones de Escobar durante mucho tiempo. Un terreno que tenía su propia gasolinera y taller de mecánica, 27 lagos artificiales, la pista de motocross más grande de América Latina, un parque jurásico con dinosaurios a escala real, dos helipuertos y pista de aterrizaje, y hasta tres zoológicos, donde llegaron los hipopótamos que ahora ocupan parte del territorio colombiano.

El estudio de la Universidad de Cambridge

El estudio Potential ecological and socio-economic effects of a novel megaherbivore introduction: the hippopotamus in Colombia (del inglés Posibles efectos ecológicos y socioeconómicos de una nueva introducción de megaherbívoros: el hipopótamo en Colombia), publicado el 20 de diciembre de 2019 por la Universidad de Cambridge, revela que los hipopótamos que introdujo Pablo Escobar (un macho y tres hembras) se han reproducido y podrían alcanzar una población de entre 400 y 800 ejemplares para 2050.

Este trabajo, realizado por Amanda L. Subalusky, Elizabeth P. Anderson, Germán Jiménez y David M. Post; recuerda que en 2006 la finca ya tenía 16 ejemplares, que se extendieron por la zona. Así, se han ido avistando hipopótamos en los últimos años cerca del pueblo de Puerto Berrío (a unos 75 km al norte de Hacienda Nápoles) y en otras localizaciones en torno al río Magdalena como son Puerto Perales (17 km al norte), Estación Cocorná (16 km al norte) y Ciénaga Barbacoas (105 km al norte).

El trabajo de la Universidad de Cambridge pone de relieve la falta de datos sobre el número real de hipopótamos. Sin embargo, los cálculos de este estudio, realizados teniendo en cuenta la tasa de reproducción de la especie y su esperanza de vida, estiman que en Colombia podría haber entre 400 y 800 hipopótamos para 2050. Sin embargo, en la horquilla más alta de sus cálculos, la cifra asciende a 5.000. Además, estos animales no se pueden matar desde 2010 a raíz de una sentencia de la justicia colombiana que estableció la esterilización quirúrgica como la estrategia de gestión oficial.

Las consecuencias de la invasión

El río Magdalena es el sistema fluvial más grande de Colombia y junto al Cauca conforman una cuenca que contiene el 80% de la población de Colombia. Así, el estudio apunta que los hipopótamos de Pablo Escobar podrían tener efectos ecológicos potencialmente significativos de una manera que altere el hábitat y la disponibilidad de recursos para una variedad de otras especies. Incluso, los expertos apuntan que los movimientos de hipopótamo podrían tener efectos significativos en la geomorfología e hidrología del río. Y en los sistemas terrestres, pues estos animales alteran la biodiversidad a través de patrones de pastoreo.

Además del valor ecológico, este agente fluvial es vital para el transporte y el comercio de una gran franja de Colombia. Produce el 95% de la energía térmica total y el 70% de la energía hidroeléctrica generada en el país. También, el Magdalena medio fue históricamente importante para la navegación comercial, y la mayoría de la pesca artesanal del país se encuentra en su cuenca del Magdalena, con cerca de 8.000 pescadores.

Las conclusiones del estudio

El trabajo científico indica que es vital que se contabilice la población real de hipopótamos y que se analice su comportamiento de reproducción y movimiento para prever la tasa de crecimiento y de expansión hacia otras regiones y países.

También, se necesita un estudio de los efectos ecológicos y socioeconómicos que la especie ya está teniendo y que puede tener en el futuro. Así como los beneficios que podría tener la introducción de un animal de estas característica en Colombia, un país que carece de megahervivoros desde su extinción hace más de 10.000 años . "Los costos y beneficios potenciales de esta introducción deben sopesarse cuidadosamente para determinar la respuesta más adecuada", explica el trabajo.

Asimismo, apunta que "la erradicación de una especie introducida después de haberse establecido puede ser difícil y costosa, y es imperativo decidir al inicio de la introducción cómo se manejará la especie y luego financiar adecuadamente el enfoque deseado".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud