Status

Así es Jimmy Lion, la marca de calcetines fundada por el hijo de Alfonso Cortina

  • Felipe Cortina es el hijo de Alberto Cortina, muerto por coronavirus
  • Fundó en el año 2012 la marca de calcetines originales Jimmy Lion
  • Es director de Desarrollo de Negocio en la bodega familiar Vallegarcía
Felipe Cortina junto a Álvaro Gomis
Madrid

Hace apenas unos días se conocía que la compañía Jimmy Lion, fundada por Felipe Cortina y Álvaro Gomis, donaría calcetines a médicos, enfermeros y personal sanitario para ayudar en su trabajo en su lucha contra el coronavirus. Una buena acción que contrasta con la noticia conocida este lunes: Alfonso Cortina, ex presidente de Repsol, ha muerto a causa del coronavirus.

Felipe Cortina es el el primogénito del matrimonio formado por Alfonso y su mujer Miriam Lapique, la hermana menos conocida de Cari. Realizó sus estudios universitarios en Cunef, Madrid, para luego cursar un grado superior en finanzas en la Universidad de Berkeley y un MBA en Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York. Precisamente, en esta ciudad fue donde en 2012 el hijo del expresidente de Repsol fundó la marca de calcetines Jimmy Lion.

Ambos fundadores cuentan que nunca habían reparado en dedicarse a la industria de la moda. Sin embargo, encontraron en los calcetines un nicho de negocio. "La mayoría de las marcas ofrecen opciones muy limitadas de calcetines en comparación con otros accesorios. Sorprendidos por la falta de calcetines bien diseñados y por los precios inaccesibles de los calcetines de buena calidad, comenzaron Jimmy Lion", explican en la página web de la firma.

El diseño

"¡Desde flamencos hasta calcetines de sirenas, diseñamos patrones únicos que no encontrarás en ningún otro lugar!". Esta exclamación es la base del negocio de Jimmy Lion. Así, su equipo de diseñadores se inspira en todo el mundo para crear diseños originales y coloridos para cada temporada. Algunos de los estampados de esta marca tienen koalas, canguros o calaveras. Su precio ronda los 10 euros. 

La fabricación de los calcetines se realiza en Portugal y están hechos con algodón peinado. "Al peinar el algodón, se eliminan las fibras de algodón cortas y quebradizas, dejando solo los hilos más finos y fuertes", explica. Además, la compañía desvela que el secreto de la calidad de su producto es que los calcetines  se fabrican con máquinas de 200 agujas, cuando la mayoría lo hacen en máquinas de entre 96 y 168 agujas. "A medida que aumenta el número de agujas, los calcetines se vuelven más suaves, más densos y más duraderos", cuenta la compañía en la página web. "Piense en las agujas como los píxeles en una cámara digital. Cuanto mayor sea el número de píxeles / agujas, mayor será la definición", añade.

Esta marca de calcetines vende en Estados Unidos y Europa. En España, en tiendas físicas, se pueden adquirir en establecimientos como son la Avinguda del Portal de l'Àngel, 7, de Barcelona y en la calle Preciados y calle Fuencarral de Madrid. Según el Registro Mercantil, cuenta con un activo total de 1,6 millones y unas ventas por encima de los 2,3 millones.

Bodega Pago Vallegarcía

Antes de fundar esta empresa, Felipe Cortina se dedicó a la banca de inversión y trabaja en la bodega Pago Vallegarcía, la última aventura empresarial de su padre que contó, además, con la ayuda del también malogrado marqués de Griñón, Carlos Falcó. Felipe aparece como director de Desarrollo de Negocio. Carlos Cortina, hermano de Felipe, es consejero Ejecutivo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0