Status

Velatorios 'en casa' y videollamadas desde el hospital: cómo afrontar la muerte de un familiar por coronavirus

  • Consejos de Juvenal Ornelas, psicólogo y colaborador de Mundopsicologos
  • "Se puede honrar a un fallecido de millones de maneras"
  • "Hay que acompañar a los pacientes hasta el último suspiro de aire"
Madrid

España, y el resto del mundo, está viviendo la crisis sanitaria más importantes del siglo XXI. La pandemia ocasionada por el coronavirus Covid-19 ha provocado miles de muertos en España. Conciudadanos que, fruto del estado de alarma declarado y las últimas decisiones tomadas en el Consejo de Ministros, no podrán celebrar velatorios al uso: el Ministerio de Sanidad ha prohibido desde este lunes la celebración de velatorios en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, así como en los domicilios particulares así como de ceremonias fúnebres para evitar el contagio del coronavirus. Juvenal Ornelas, psicólogo y colaborador del Comité de Mundopsicologos.com, ofrece una serie de claves para que la pérdida en esta situación tan excepcional sea lo más llevadera posible. Coronavirus, última hora, en directo: primer día sin actividad no esencial en España.

La edad media de los fallecidos por coronavirus en España es avanzada, lo que invita a la sociedad a afrontar con menor desasosiego esta crisis sanitaria. El psicólogo Juvenal Ornelas explica que aunque la muerte nunca es un momento llevadero, el fallecimiento de un pariente de edad avanzada puede ser de entrada más entendible. "Podemos verlo siempre como lo mucho que nuestro familiar disfrutó y vivió, y cuantos momentos maravillosos compartimos con ellos. Siempre es más sano mentalmente para ayudarnos a mitigar la pérdida, lo vivido y lo sentido más que lo perdido". Sin embargo, la situación excepcional que vive el país puede hacer más difícil ese tránsito.

Velatorios íntimos

El psicólogo explica que los procesos emocionales que se experimentan durante un velatorio sirven para aceptar el momento: "Estamos ante el punto y final de alguien relevante para nosotros, con quien vivimos, sentimos, comimos y dormimos". No obstante, Juvenal Ornelas explica que ese viaje emocional hacia la aceptación no tiene por qué hacerse, necesariamente, ante la presencia física del fallecido. Así, por muy frías y severas que parezcan las recomendaciones del ministerio de Sanidad, el experto aconseja que se puede honrar a un fallecido de millones de maneras: "Con una vela encendida, con una oración en la intimidad", aconseja. "Porque al final es un adiós individual y se puede respetar que sea eso individual, como a cada persona lo desee recordar", añade. No obstante, también recomienda que se rinda un homenaje familiar al finalizar el estado de alarma: "Nos sentiremos más arropados entre todos".

Sanitarios ante la muerte

Los velatorios reducidos a la mínima no es la única situación excepcional a la que se enfrenta la familia y el muerto. Las medidas para la prevención del contagio también están provocando situaciones dramáticas respecto al fallecimiento en soledad de los enfermos: "Ningún ser humano consciente desea vivir en soledad, y mucho menos compartir los últimos instantes de su vida en estado de soledad. Es un momento duro, terrible seguro, para todos. El no poder decir adiós y expresar por el medio que sea al ser que nos deja".

Así, Juvenal Ornelas explica que la labor de los profesionales sanitarios es dar la máxima dignidad a los pacientes agónicos, darles afecto, y la posibilidad de poder despedirse de sus familiares de la forma técnica que sea: "Dejar una llamada, o un mensaje y acompañarlos hasta el último suspiro de aire para que nunca y repito nunca nadie se muera en la extrema soledad", sentencia

Negligencia médica

Otro sentimiento que puede invadir a los parientes que han sufrido la muerte de un familiar por el virus Covid-19 es pensar que los profesionales sanitarios no han hecho lo suficiente, dada la situación de sobretrabajo o la falta de medios. El piscólogo consultado relata que en la muerte por motivos médicos siempre puede ser más fácil identificar culpables. Y en momentos de perdida, la tendencia natural es a buscarlo.

Ante este sentimiento humano, Ornelas explica que los familiares deben recordar que ningún sanitario, médico y profesional de cualquier tipo que se dedique a la curación tiene el poder de decidir quien vive o quien muere, y siempre prima el deseo y la voluntad firme de salvar vidas. "Ninguno de los casos de muerte por coranavirus puede ser explicado por error de ser humano alguno, incluido el propio fallecido", sentencia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin