Status

¿Realmente es posible dirigir una empresa desde casa? los expertos dicen que sí y explican cómo

  • La inédita situación que vivimos ha cambiado todas nuestras rutinas
  • Dos expertos en RRHH y psicología explican cómo sobrellevar mejor el teletrabajo
  • Entre las claves importantes destacan la comunicación y la confianza
Istock
Madrid

Decía Charles Darwin que las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes, sino aquellas que se adapten mejor al cambio. Y esta premisa no ha dejado de manifestarse a lo largo de la historia. La actual crisis sanitaria que sufre el mundo entero por el coronavirus ha obligado al ser humano a sacar todo su arsenal emocional a batallar y, sobre todo, a cambiar por completo sus costumbres. El animal social que somos ha tenido que poner una pantalla de por medio con sus seres queridos, pero también con su ámbito laboral.

Todas las empresas españolas que no entran en el grupo de primera necesidad, han tenido que cerrar sus puertas. Y aquellas que han podido, y que contaban con recursos y provisiones tecnológicas para ello, están continuando con sus tareas a través del teletrabajo; una actividad que ya hace mucho tiempo amenazaba con llegar, pero que nadie imaginó que fuera a implantarse de tal manera.

Ahora, cada uno de los trabajadores tiene que reconfigurar su modus operandi y adaptarse a las circunstancias. Y el jefe, también. Pero, ¿es posible liderar una empresa desde el sofá de casa? ¿Se pueden gestionar grandes equipos de manera virtual? Para Javier L. Crespo, director de programas de RRHH de EAE Business School, la respuesta es sí: "No solo es posible, sino que es absolutamente necesario, y no solo por la situación del coronavirus, que nos está confinando en casa y nos obliga a dirigir operaciones y coordinarnos online con nuestros equipos, sino por el devenir digital y la transnacionalidad de organizaciones, equipos y personas", explica.

El profesor detalla cómo, a día de hoy, existe tecnología de información y comunicación (TIC) que nos permite, casi al 100%, comunicarnos y liderar equipos casi como si estuviéramos en la oficina con nuestros colegas y clientes. "Pensemos que en esta cuarta revolución industrial, la de la digitalización de la economía, se precisa que desde el salón de casa o desde cualquier lugar, podamos operar con cualquier persona en cualquier parte del mundo, con individuos, sistemas y organizaciones", completa L.Crespo. Sin embargo, para llevar a cabo de forma satisfactoria esta función (y no nos por sorpresa, como en ésta, si hay una próxima) precisamos un liderazgo que incorpore lo digital a su gestión. Es decir, que los directivos desplieguen sus competencias directivas y habilidades por el canal digital con el mismo, o mejor, nivel de influencia que en el vivo y en directo.

"los directivos deben desplegar sus competencias directivas y habilidades por el canal digital con el mismo, o mejor, nivel de influencia que en el vivo y en directo"

En cuanto a la pregunta, ¿qué podemos hacer para ser más eficaces gestionando equipos virtuales? El experto en RRHH nos especifica los puntos imprescindibles para ello: "Establecer objetivos desde el principio; planificar y coordinar las tareas con el equipo de una manera participativa; empoderar y otorgar responsabilidades a los diferentes miembros; apoyar al equipo y estar disponible a las buenas y a las malas; dar feedback virtual y, por último, empatizar con los trabajadores y mantener una comunicación fluida".

Las reuniones de trabajo y las vías de comunicación también sobresalen como puntos importantes en esta coyuntura. "La soledad del despacho de casa a veces puede pesar. Por ello, en el entorno digital, es muy necesario estar presente y si cabe, mantener algún contacto diario, aunque sea para darnos los buenos días, ver la agenda y resultados esperados del día", argumenta el experto. No obstante, L.Crespo remarca que estas reuniones solo serán fructíferas si están bien organizadas y planificadas y todos los participantes saben bien qué temas se van a tratar, "exactamente igual que en el entorno real". Así, para que la comunicación entre miembros de los equipos no se distorsione y pueda ser malinterpretada, el profesor destaca como mejores dispositivos "aquellos que nos permiten vernos y oírnos en tiempo real, en los que podamos compartir datos, archivos, etc".

Si existe una máxima en gestión de personas es que el reconocimiento se hace en público y la correción en privado. Y ahora, más que nunca, hay que respetarla. "Si tuviese que corregir a un miembro de mi equipo haría una videoconferencia solo con él, para escuchar lo que me tenga que decir y para hacerle entender que un comportamiento concreto no es positivo", expresa. Y es que, ahora, la tensión puede estar más a flor de piel que en cualquier otro momento. Lo más difícil de la cuarentena es manejar situaciones complejas o de crisis desde casa. "Tengamos en cuenta que nuestra cultura del trabajo es muy presentista y que las situaciones dificultosas, por su propia naturaleza, nos sacan de nuestra zona de confort. Tenemos la sensación de que estar con nuestras personas de confianza para buscar soluciones a las situaciones de crisis nos permite reducir en parte la tensión y el entorno digital no es del todo personal, lo que hace que la comunicación sea más compleja. Es lo más complicado de abordar en el mundo virtual", completa.

Cómo mantener el bienestar emocional

No solo lo meramente pragmático es importante en esta circunstancia excepcional, la parte psicológica y emocional también juega una amplia partida para llegar a buen puerto. La idea de mandar a distancia, ¿genera más estrés que hacerlo in situ? ¿puede frustrar a un jefe no tener el control presencial de la situación? Dolores Ruiz, profesora de RRHH y psicóloga, lo explica en una entrevista con Status. "En principio, no debería generar más estrés, aunque entiendo que quizá no estemos muy acostumbrados a esta situación. Si un directivo tiene a su cargo un buen equipo de profesionales, comprometidos con su trabajo y con el propósito de cumplir sus objetivos, mandar a distancia no ha de generar estrés. Quizás el quid de la cuestión es tener confianza en tus empleados y saber comunicar en todo momento los objetivos a cumplir", argumenta la experta.

"Si un directivo tiene a su cargo un buen equipo de profesionales, comprometidos con su trabajo y con el propósito de cumplir sus objetivos, mandar a distancia no ha de generar estrés"

No obstante, para asegurar un buen estado de ánimo y sobrellevar la situación de la mejor manera posible, la psicóloga destaca como básico y fundamental tres claves: cumplir unos horarios marcados, cuidar la alimentación y programar actividades que permitan entretener la mente y alejar la ansiedad: "Por ejemplo, hacer deporte en casa, leer un buen libro, llamar a un amigo, dedicar tiempo a un hobby o simplemente escuchar nuestra canción favorita". Con todo, Ruiz hace hincapié en que "esto no consiste en ignorar problemas, sino en afrontarlos en el momento y tiempo adecuados. No darles más tiempo del que se merecen". Y para sacarlo de la teoría, facilita un consejo: "Después de cinco minutos para preocuparnos, usaremos diez para pensamientos y acciones positivas".

Síndrome del despacho vacío

Del síndrome del nido vacío ya hemos oído hablar, y seguramente tenga mucho que ver con lo que muchos jefes y directivos de empresas sienten en este momento. Se trata de una sensación general de soledad que los padres u otros tutores pueden sentir cuando uno o más de sus hijos abandonan el hogar. Es decir, que aquello para lo que se han preparado a lo largo de su vida y, probablemente, anhelado en más de alguna ocasión, se les hace más cuesta arriba de lo previsto. En cuanto a los jefes, ¿cuántas veces habrán soñado con poder gestionar y llevar a cabo sus funciones sin salir de casa, sin necesidad de tener que enfundarse el traje y andar de allá para acá la jornada entera?. Sin embargo, ahora, que tienen que hacerlo sin opción, puede causarles cierto estrés y preocupación. ¿Será que no tener el control presencial de la situación genera más inseguridad? O, tal vez, que aquel despacho, en el que pasaban más horas que en su casa, no era tan malo como entonces pensaban.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Google+
jose manuel Revuelta
A Favor
En Contra

No es del todo verdad, yo llevo 12 años llevando mi compañia desde casa y se tarda mucho mas en arrancar un proyecto nuevo, o el explicar algo que si estas en la oficina, con el tele trabajo se pierde mucho tiempo explicando lo obvio, las horas cunden menos y se trabaja mucho mas

Puntuación 3
#1