Status

Diseño sostenible: así son los muebles fabricados con árboles caídos de bosques del sur de América

  • Sebastian Errazuriz investigó con materiales naturales para su colección
  • Descubrió la estructura perfecta para sus muebles en el tronco y las ramas
  • Utiliza delgados paneles de vidrio para agregar la funcionalidad necesaria
Sebastian Errazuriz Studio
Madrid

Darle una segunda vida a casi todo se ha convertido en una de las máximas imprescindibles de la sostenibilidad. Y el diseño es uno de los sectores que más investiga en este sentido.

Sebastian Errazuriz, diseñador chileno afincado en Nueva York y dueño del estudio de su mismo nombre, quería investigar elementos de la naturaleza para sus diseños, convencido de que el impacto medioambiental podía y debía ser el mínimo dentro de su sector.

Un día, en mitad de la carretera, se encontró una rama caída de un árbol, y la cogió para intentar montar unas estanterías. Gratamente sorprendido con el resultado, Errazuriz se dispuso a fabricar toda una colección de muebles a base de este material. Así, comenzó a diseñar una línea de muebles marcada por las estructuras de los árboles caídos, y no al contrario: sus mesas y estantes se ajustan a las formas del tronco y de la madera, utilizando simplemente delgados paneles de vidrio para agregar la funcionalidad necesaria a los mismos. Una técnica que le ha dado como resultado muebles ecológicos, duraderos y minimalistas.

Los árboles que incorpora en sus diseños provienen de los bosques de América del Sur, readaptando sus ramas caídas y manteniendo la integridad de la forma original de la planta.

Sebastian Errazuriz Studio

Sebastian Errazuriz Studio

Sebastian Errazuriz Studio

Sebastian Errazuriz Studio

Sebastian Errazuriz Studio
WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.