Status

Cómo nació el estilo Brooks Brothers, del polvo del salvaje Oeste a los enmoquetados despachos de las finanzas

  • La firma americana ha vestido a casi todos los presidentes de EE UU
  • Fueron los primeros en poner botones (o 'button-down') a los cuellos de las camisas
  • La marca vistió de alto ejecutivo a George Clooney en el filme 'Up in the Air'
George Clooney en 'Up in the air'.
Madrid

Para todos los hombres que disfrutan vistiendo con estilo pero no quieren pasar por el sastre para cada prenda de su fondo de armario, sin duda fue un motivo de celebración el bicentenario, en 2018, de la creación de Brooks Brothers.

Con alrededor de 300 tiendas en todo el mundo, algunas tan emblemáticas como la del 346 de Madison Avenue, en Nueva York, o la de Union Square en San Francisco (además de la abierta en 2013 en el 14 de la madrileña calle Serrano), esta marca, pionera en ofrecer prendas pret-à-porter, constituye un referente ineludible tanto en lo que se refiere a tendencias de moda masculina como a planteamientos empresariales. Frente a otros cortes y modas, sus diseños han sido siempre el mejor exponente del genuino estilo americano.

Fue el 7 de abril de 1818 cuando el neoyorquino de 45 años Henry Sands Brooks se aventuró a abrir en su ciudad la tienda H. & D.H. Brooks & Co., con el propósito de "crear diseños de la más fina calidad, venderla a un precio justo y tratar con gente que busca y aprecia ese tipo de mercancía". El negocio no marchó mal, y tras su muerte, en 1833, su hijo mayor, Henry Jr., se hizo cargo de la tienda familiar. Fue él quien lanzó, en 1845, el producto que habría de revolucionar la forma de entender la moda masculina: los trajes listos para usar (ready-to-wear). Según desembarcaban en Nueva York, los aventureros llegados de todas partes del mundo se aprovisionaban en la ciudad antes de partir hacia el salvaje Oeste en busca de fortuna y aventuras. Y puestos a ahorrar tiempo y dinero, aquella idea de comprar un traje sin tener que pasar por los trámites de la sastrería no tardó en hacerse popular.

Película El Grand Gatsby, con Leonardo Di Caprio

Cuando en 1850 los hijos de Henry Jr. -Daniel, John y Elisha- recogieron el testigo empresarial, la tienda familiar, en la esquina de las calles Catherine y Cherry, ya era una de las más conocidas de Nueva York. Y dado que ahora estaba a cargo de los tres, los hermanos Brooks decidieron cambiarle el nombre: a partir de entonces pasaría a llamarse Brooks Brothers. Junto al nombre, también establecieron ese año el sello de la marca, el símbolo The Golden Fleece, o Vellocino de Oro, bebiendo de la tradición de los mercaderes de lana ingleses.

Corbata con líneas diagonales.

La esquina de las calles Broadway y Grand vio nacer en 1858 la segunda sede de Brooks Brothers, que en su momento fue descrita como "la más grande y magnífica tienda de ropa de todos los continentes". A estas alturas, los hermanos habían observado que el ser fabricantes y comerciantes les permitía gozar de control absoluto sobre sus productos, lo que a su vez hacía que los clientes confiaran en la prometida calidad de los mismos. Y por si no tuvieran ya suficiente popularidad, contaron con un agente promocional de primer nivel: el presidente de aquellos aún jóvenes Estados Unidos, Abraham Lincoln. Uno de los abrigos que usaba habitualmente el mandatario era de Brooks Brothers, personalizado con un águila y la inscripción "Un país, un destino" cosidos a mano en el forro. De hecho, Lincoln portó aquel abrigo en dos ocasiones que han pasado a la historia del país: en la toma de posesión de su segundo mandato presidencial y la noche del 15 de abril de 1865, cuando fue asesinado.

El famoso cuello abotonado de Brooks Brothers.

Pero lejos de limitarse a producir trajes sin más, en Brooks Brothers nunca dejaron de intentar buscar nuevos caminos en el mundo de los patrones. En 1896, por ejemplo, John Brooks, bisnieto del fundador, inspirándose en las camisas de los jugadores de polo, cuyos cuellos estaban asegurados con botones para que no se movieran con el viento, decidió aventurarse a probar este detalle en las camisas de vestir (el denominado button-down) y fue todo un éxito.

Un par de décadas después, la marca lanzó la corbata con líneas diagonales, en dirección opuesta a las del regimiento militar británico y los refinados clubs de caballeros. Aquella versión americana de la corbata se convertiría con el paso de los años en una de las marcas de estilo del look Ivy League, tan popular en la primera mitad de los años sesenta (también conocido como estilo preppy). Más adelante, en 1949, llegarían, entre otras propuestas, los calcetines de rombos, tomando como referencia los empleados por los jugadores de golf.

Promoción de Harvard 1965, puro estilo 'Ivy League'.

Es tan complejo enumerar todos los hitos de la marca como listar a sus clientes más destacados, entre los que se cuentan líderes políticos, leyendas de Hollywood, grandes del deporte o héroes militares. Sirva de ejemplo el caso de la Lincoln Center Jazz Orchestra y su actual director artístico, Wynton Marsalis, que lucen en sus giras internacionales trajes de tres botones, camisas coloridas y corbatas a rayas de Brooks Brothers como 'uniformes' oficiales. Recientemente, el cine ha popularizado algunas de sus propuestas, ya que la firma se encargó del diseño de vestuario de dos famosas superproducciones de Hollywood: la sofisticada El Gran Gatsby, con Leonardo Di Caprio en su papel principal, y Up in the Air, con la presencia del siempre elegante George Clooney.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0