Status

'La Grande Année 2012' de Bollinger o el secreto de la "burbuja cremosa"

  • La Maison francesa presenta su último lanzamiento
  • 2012 fue un añada excepcional para Bollinger
  • Destaca por ser un champán muy gastronómico
Dreamstime
Madrid

La historia de Bollinger comienza en la Francia de 1829, en los lejanos tiempos de la Restauración Borbónica, con la unión de Athanase de Villermont y Joseph Bollinger, una leyenda que continúa hoy, casi doscientos años después, con la misma fuerza que entonces en sus burbujas.

Una de las características que hace diferente a esta célebre Maison de champagne del resto es que, a contracorriente de los vaivenes del mercado, ha sabido mantenerse a flote como empresa familiar (y eso a pesar de las muchas proposiciones de matrimonio que ha recibido desde diversas multinacionales, muy interesadas en incluir el logo Bollinger en su multitudinario porfolio). Esa independencia respecto a ciertos intereses corporativos le ha permitido ser fiel a una filosofía particular a la hora de elaborar espumosos, primando el enfoque a largo plazo frente al cortoplacismo del puro beneficio.

Bollinger 'La grande année'.

En los vino Bollinger siempre ha predominado el uso de la Pinot Noir, una uva mundialmente famosa por su textura y complejidad. Por fortuna para ellos, y a diferencia de otras muchas famosas casas de champán, no han necesita comprarla fuera de sus bodegas ya que la Maison posee unas 180 hectáreas de viñedos propios, terrenos muy antiguos y valiosos, lo que le asegura un control de calidad riguroso en todo el proceso de producción de sus vinos.

Otra de sus características propias es la fermentación en barricas de madera de roble antiguo, un proceso de envejecimiento que realizan muy pocas otras marcas de la competencia (Krug, por ejemplo, también lo practica, aunque con barricas de madera nueva). El roble aporta una complejidad muy especial al espumoso, dentro del proceso de microoxidación, haciendo aflorar diversos aromas y dotándolo de un je ne sais pas que los expertos de Bollinger no han dudado en bautizar, muy en su estilo francés, como "burbuja cremosa".

El corcho es el último de sus secretos. Para evitar que el gas se escape de la botella durante el proceso de envejecimiento, la mayoría de las Maison de champagne sellan el cuello de vidrio con una chapa metálica. En Bollinger, por el contrario, utilizan corcho natural, un material que asegura un cierre más hermético y que mantiene mucho mejor el estado natural del producto. Resulta algo más caro, obvio; pero, como ya se ha comentado antes, el negocio familiar antepone en cierto modo la tradición y el valor añadido sobre la matemática de costes.

Como ejemplo de todo lo dicho hasta ahora, traemos aquí su último lanzamiento: La Grande Année 2012, una de las grandes añadas (se elaboran únicamente en los años de cosecha excepcional) de lo que va de siglo. Un champán muy gastronómico que aguanta y complementa los maridajes más exigentes y que ha sido definido por sus responsables en tan sólo dos palabras: "Textura y expresividad".

Composición y elaboración:

65% de uva Pinot Noir y 35% de Chardonnay.

Fermentación en barrica de roble y maduración con tapón de corcho, durante un tiempo de maduración más de dos veces superior a las normas de la Denominación.

Notas de cata:

Fase visual: color amarillo delicado con reflejos dorados.

Fase olfativa: fragante y expresivo. Los aromas de albaricoque, almendras y

avellanas son seguidos de sutiles notas de miel y cereales.

Fase gustativa: textura excepcional y gran estructura. Amplio y con volumen, a la par que fresco y sedoso. Con un final largo, ligeramente amargo y deliciosamente refinado.

Precio recomendado: 150 euros

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin