Status

Nueva vida para la torre-ovni de Barcelona tras una remodelación de 10 millones

  • Hyatt ha remodelado el mítico hotel Hesperia Tower de Barcelona
  • Una torre de 29 plantas y 105 metros de altura proyectada en 2006
  • Un trabajo de Richard Rogers, autor del Centro Georges Pompidou
Fachada del Hyatt Regency Barcelona Tower.
Madrid

La enseña Hyatt Regency, marca premium de la cadena hotelera estadounidense Hyatt, desembarcó por primera vez en España el pasado octubre, con la integración a sus filas del hotel Hesperia del paseo de la Castellana de Madrid. Ahora, el mítico hotel Hesperia Tower de Barcelona reabre convertido en el segundo establecimiento Hyatt Regency en nuestro país, tras una gran remodelación en la que se ha invertido cerca de 10 millones de euros.

Hyatt Regency Barcelona Tower ocupa uno de los edificios más emblemáticos de la capital catalana: la torre de 29 plantas y 105 metros de altura proyectada en 2006 por el prestigioso arquitecto británico Richard Rogers (autor del célebre Centro Georges Pompidou en París o de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas). Coronada por una impresionante cúpula acristalada ovoide –un dome que ofrece unas vistas de 360o únicas–, representa uno de los iconos del paisaje urbano barcelonés. Su silueta futurista, así como su ubicación privilegiada en la Gran Vía, hacen que sea el primer rascacielos que el visitante divisa desde el aeropuerto.

El Hyatt Regency Barcelona Tower ofrece 280 habitaciones exclusivas que incluyen 42 suites, una suite presidencial y 12 dúplex, todas con impresionantes vistas del horizonte de la ciudad y, las de categoría más alta, con baño de hidromasaje y amplios vestidores. La suite presidencial, sobre el piso 26 de la torre, consta de dos habitaciones separadas, oficina privada y dos grandes terrazas. Todas las habitaciones han sido redecoradas en un estilo moderno, con colores más suaves y luminosos, sustituyendo moquetas por tarima, renovando mobiliario y complementos (televisores de 65 pulgadas, camas king size, carta de almohadas, espejos de pared a pared, amenities exclusivas, servicio de café y té, etc.) y reduciendo el espacio del escritorio en la zona de descanso, que se aligera bastante respecto a la etapa anterior.

En paralelo, hay habitaciones diseñadas ex profeso para estancias de negocios, con el espacio necesario para trabajar confortablemente e incluso con zonas independientes para este fin. Todos los huéspedes tienen acceso, además, mediante un pase especial, al club deportivo Metropolitan Gran Vía, anexo al hotel. Cuenta con piscina climatizada, spa, dos pistas de pádel, solárium y salas de entrenamiento.

Igualmente, el hotel pone a disposición de los clientes un espacio vip denominado Regency Club, ubicado en la quinta planta del edificio, con salas de reunión y zona de desayuno privadas, atendido por un equipo de concierges y guest relations que prestan al huésped una atención completamente personalizada.

Área de negocios

Una de las apuestas más destacadas de Hyatt Regency Barcelona Tower es su oferta de espacios para reuniones, la mayor de Barcelona dentro de un hotel. Sede habitual de relevantes congresos internacionales, dispone de un total de 5.000 m2 de espacios polivalentes entre los que destacan las 24 salas de reuniones panelables, el Auditorium con capacidad para 500 personas y el gran salón Cosmos (con techo de ocho metros de altura), que ofrecen una capacidad máxima simultánea de 2.300 personas.

Gastronomía

La oferta gastronómica del Hyatt Regency Barcelona Tower cuenta con nuevos espacios gastronómicos, tanto para huéspedes como para no alojados. El principal es el restaurante Terrum, en la segunda planta, rendido a la cocina tradicional y al producto de cercanía y de temporada, bajo el asesoramiento del equipo de Santceloni. Así, la carta, que cambia tres veces al año, está protagonizada por la materia prima local. Verduras, frutas y hortalizas proceden, en su mayoría, del Parc Agrari del Baix Llobregat, situado a pocos minutos del hotel. También la carta de vinos propone un recorrido por las D.O. de la región, con una estudiada selección de vinos (incluyendo etiquetas de pequeño productor), cava y vermú artesano.

Una carta ligera e internacional se encuentra en Axis, un espacio desenfadado que propone sushi, tacos, las mejores conservas (berberechos, navajas, mejillones, etc.), paninis y hamburguesas, incluyendo varias opciones veganas. Sin salir del lobby, el cliente puede disfrutar de showcooking, música, cócteles y las primeras copas de la noche.

La oferta gastronómica se completa con Azimut, en la cuarta planta, donde se sirve un variado y selecto desayuno buffet. La cúpula acristalada acoge eventos de empresa y funciona también como un moderno bar de copas para el público general

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin