Status

'Parásitos', el peliculón del año que dejará a Pedro Almodóvar y su 'Dolor y Gloria' sin el Oscar

  • La película 'Parásitos' está siendo la revolución del año a nivel mundial
  • Es una tragicomedia social que narra las consecuencias de la desigualdad
  • Esta obra es la que está arrebatando a Almodóvar los premios internacionales
Fotograma de a película 'Parásitos', de del cineasta Bong Joon-ho
Madrid

Este parecía ser el año de Pedro Almodóvar. El mundo cinematográfico se ha rendido a su película cuasi autobiográfica y a la gran interpretación de Antonio Banderas. La revista Time nombró Dolor y Gloria como la película del año y los Globos de Oro, los premios Bafta, por supuesto los Goya y, también los Oscar, han nominado el filme y la interpretación del actor. Sin embargo, con Corea del Sur hemos topado. La obra Parásitos, del cineasta Bong Joon-ho parece que se lo va a llevar todo. Incluso, podría recibir los galardones a mejor película fuera de la categoría de habla no inglesa. Lo cierto, credenciales tiene: la Palma de Oro al Mejor Largometraje del Festival de Cannes.

A pesar de la dilatada filmografía del cineasta manchego, se desnuda en Dolor y Gloria, en un film sincero, contenido y discreto. Un diván de consulta de psicología que da la confianza para hablar de la creatividad como forma de vida, de la familia, las adicciones, el fracaso en el amor, o el miedo a una soledad inevitable.

El cinéfilo, y sobre todo el fanático del cine con sello Almodóvar, encontrará en Dolor y Gloria una de las mejores películas del director. El resto, reconocerán la franqueza de la obra, la grandeza, por su gran respeto, de la interpretación de Banderas y la maestría en el saber cinematográfico. Sin embargo, la emoción ante la posible, que no segura, empatía hacia la historia del protagonista no llegará.

Frente a Dolor y Gloria está una película surcoreana. Una procedencia que, en principio, alejaría al espectador, pero todo lo contrario: todas las ideas preconcebidas que tenga del cine oriental (mucho y diverso) no tendrán respuesta en esta obra. Tanto la factura, como el ritmo e incluso el argumento fondean en lo universal, en lo occidental si nos ponemos etnocentristas. Así, la plataforma de streaming estadounidense HBO ha confirmado que Bong Joon-ho dirigirá una miniserie a partir de la película. Y su facturación mundial rebasa ampliamente los 120 millones de dólares: podría convertirse en la tercera película de habla no inglesa más taquillera de la historia después de Tigre y dragón (213 millones de dólares) y de La vida es bella (230 millones).

Parásitos es una tragicomedia social que, sobre todo, hace disfrutar al espectador. Durante los 132 minutos de largometraje, se ríe, se llora, se siente miedo y se experimenta la mayor de las adrenalinas ante la violencia más extrema. Y tras su visionado, genera un debate sobre cómo las desigualdades económicas transforman al ser humano en parásitos, en ambos extremos de la pirámide socioeconómica. Eso sí, lo único claro es que son los de abajo los que pierden.

Esta reflexión la realiza a través de la historia de dos familias, una rica y otra pobre. La abundancia y la posición de poder de la familia adinerada ha convertido a sus miembros en personas aletargadas, confiadas, que no tienen miedo a nada, pues piensan que su posición social superior es perpetua. Mientras, la falta de recursos de la familia pobre ha convertido a sus miembros en garrapatas que, a través del engaño, buscan mejorar su calidad de vida con el dinero de otros.

Esta doble crítica no es equidistante. La familia de pocos recursos, en realidad, no tiene escapatoria, no tiene plan. La teoría de que con trabajo y dedicación se llega hasta donde se quiera es un ideal, que se queda en eso, ideal. El objetivo de prosperar es un imposible, entonces: ¿Por qué ser un buen ciudadano?

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

train a basura
A Favor
En Contra

Y la peli está bien pero tiene lagunas como porqué mata el padre al otro en a fiesta. A partir de ah8 son chorradas coreanas y exageraciones interpretativas que hacen aguas al final de la trama. Otro rollo chinaco y pérdida de siete euros. La peli para ser coreana es Mediocre y pasable, pero en su totalidad no vale nada.

Puntuación -2
#1
lomanski
A Favor
En Contra

Sobreactuaciones como dibujos animados. Se supone que la casa del rico hay cámaras para que la poli vea lo que pasó. Luego está lo de que echen a los trabajadores sin oír sus alegaciones ni sepamos que contestaron. En un país tan pobre tú luchas porque no te echen. La película es mediocre. Un seis le pongo de nota

Puntuación 1
#2
As
A Favor
En Contra

el pestiño del drama-gay no va a ganar.... por descontado...

Puntuación 9
#3
joan
A Favor
En Contra

Pues a lo mejor os estáis precipitando ... mucho cinéfilo por aquí.

Puntuación -3
#4