Status

Una mansión de 235 millones bate el récord como vivienda más cara de Londres

  • El comprador ha sido el magnate chino Cheung Chung-kiu
  • Es el mayor precio pagado hasta ahora por una vivienda en la capital británica
Dreamstime
Madrid

El magnate chino Cheung Chung-kiu ha acordado la compra de una mansión en Londres por algo más de 200 millones de libras (unos 235 millones de euros), el mayor precio pagado hasta ahora por una vivienda en la capital británica, según ha informado el diario Financial Times.

La propiedad, levantada en 1830 frente al céntrico parque Hyde Park, cuenta con 45 habitaciones y puede ser renovada como bloque de apartamentos, con lo que su precio podría elevarse hasta 700 millones de libras (820 millones de euros), según el FT, o bien mantenerse como una vivienda única.

El exclusivo inmueble está ubicado en la calle Rutland Gate, en el barrio de Knighstbridge, un distrito de lujo donde se encuentran los grandes almacenes Harrods.

Al anunciar el acuerdo para adquirir la propiedad, la oficina de la familia Cheung la ha descrito como "un gran palacio privado de estuco blanco que ofrece 5.760 metros cuadrados de un lujoso espacio para vivir, repartidos en siete plantas".

Cuenta con diversos grandes salones, varios ascensores, una piscina, un gimnasio y aparcamiento subterráneo.

"Era bien conocido que estaba a la venta desde 2012, así que no podemos decir que haya volado de la estantería", afirmó Roarie Scarisbrick, agente inmobiliario de la firma Property Vision.

El experto aseguró que el inmueble tiene "potencial" para ser dividido en viviendas más pequeñas, por lo que "no se trata solo de una casa trofeo", aseguró.

La propiedad consistía en cuatro casas separadas hasta la década de 1980, cuando se unificaron, y en ella vivió el antiguo primer ministro libanés Rafic Hariri, asesinado en 2005.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.