Status

¿Vinos eslovenos? Una moda creciente en Estados Unidos

  • Son una oportunidad para que los clientes prueben algo diferente
  • Eslovenia ha sido eclipsada por las naciones vinícolas del este de Europa
  • Este país recibirá su propia Guía Michelin el próximo año
Región vitivinicultora de Brda, en Eslovenia, cerca de la frontera de Italia
Madrid

Después de dos décadas de perseverancia y un salto de calidad, Eslovenia, está ganando reconocimiento en EE.UU., el mercado más grande del mundo. El país entra a la década de 2020 con un lugar en la lista de vinos de Hudson Yards, en Nueva York, un complejo residencial y de restaurantes de lujo donde un ático de siete habitaciones cuesta 32 millones de dólares.

Superar la competencia de botellas Chateau Margaux de 1.950 dólares y un Cabernet Sauvignon de Napa Valley de 1.150 dólares, en lo que la revista New York llamó la "ciudad fantasía del multimillonario", aumenta el prestigio de uno de los productores de vino más pequeños de Europa.

"Definitivamente hay de qué jactarse", dijo Jordan Sekler, el sumiller de Queensyard, un restaurante de Hudson Yards que sirve vinos eslovenos. Están en el extremo inferior del rango de precios, y Sekler dice que son una oportunidad para que los clientes prueben algo diferente.

Más pequeño que Nueva Jersey y vecino de productores rivales como Italia y Austria, Eslovenia es más que el lugar de nacimiento de la primera dama Melania Trump. Durante mucho tiempo ha sido eclipsado por las grandes naciones vinícolas del este de Europa, como Hungría y Bulgaria. Ahora Eslovenia también está ganando espacio como destino gastronómico y vinícola.

Ana Ros, cuyo restaurante queda en un valle alpino, fue nombrada la mejor chef del mundo en 2017, y Eslovenia recibirá su propia Guía Michelin el próximo año. Wine Spectator dijo que el país está ganando reconocimiento con una generación de productores que anteponen la calidad a la cantidad.

Al igual que muchas otras regiones vinícolas recientemente globalizadas, Eslovenia tiene siglos de tradición. Queensyard presenta un Cabernet Sauvignon rosé de 75 dólares de Batic, una propiedad donde los monjes hicieron vino por primera vez en 1592. Un shiraz de 85 dólares proviene de Vinakoper, que comenzó como una bodega colectiva bajo el socialismo en 1947.

Amantes del vino

Si escaso significa exclusivo, eso es cierto del vino esloveno: la mayor parte se consume internamente por los 2 millones de habitantes del país. La producción anual de Italia es aproximadamente 70 veces mayor, según datos de la Unión Europea. "Exportamos solo 10% de toda la producción", dijo Gaspari. un productor de vino local. "El resto lo bebemos, desde el nacimiento hasta la muerte", añade.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

BASURA NO
A Favor
En Contra

LO PRÓXIMO SERíN VINOS ALBANESES

O DE PAKISTíN

O DE CUALQUIER OTRO PAÍS-BASURA

Puntuación 2
#1