Status

El garbanzo castellano cultivado en exclusiva para Cruz Blanca de Vallecas, el secreto de su cocido

  • Los agricultores lo cultivan exclusivamente para Cruz Blanca de Vallecas
  • 100% ecológico con una calidad única procedente de La Moraña
  • Alimento rico en fibra y vitaminas, ayuda al buen funcionamiento del corazón
Madrid

Los garbanzos son los protagonistas del plato estrella de Cruz Blanca de Vallecas: su galardonado cocido madrileño. Antonio Cosmen, fundador del restaurante, sigue manteniendo un alto grado de compromiso con sus proveedores, lo que le permite conservar en este material una distinguida y cuidada calidad.

La variedad que se utiliza para preparar esta receta es el castellano, cultivado en La Moraña, Ávila, comarca especialmente generosa en legumbres. También conocido como garbanza, es uno de los productos más demandados de la gastronomía abulense.

Muestran una forma esférica, tamaño de mediano a grande, color crema claro tirando a amarillento con hollejo o piel arrugada. El pico de este garbanzo es curvo aunque pronunciado, característico de esta variedad.

Los agricultores, con un largo recorrido en el abastecimiento de materia prima para Cruz Blanca de Vallecas y una amplia experiencia en el sector, cultivan el producto exclusivamente para el restaurante de Antonio Cosmen. 100% ecológico, es sembrado en terreno seco y regado en su momento con tres aguas, al nacer, al florecer y al cocer.

Esta variedad resulta de fácil cocción, siendo muy agradecida en el tradicional cocido madrileño, ya que gracias a su tamaño absorbe más cantidad de agua y más sustancia de los alimentos acompañantes. Después de su guiso ofrece una textura tierna y mantecosa con un sabor suave.

Por otro lado, sus poderosas características nutricionales le otorgan beneficiosas propiedades para la salud. Aporta una significativa cantidad de vitaminas y minerales, vitamina B1, fósforo, magnesio, potasio y hierro. Es imprescindible en la fabricación de triptófano, un aminoácido que desencadena la generación de dos moléculas responsables de regular el sueño: la melatonina y la serotonina, esta última también conocida como la hormona de la felicidad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin